Gora

Xemeneies, Pic de (2.827 m)

remove-icon
Josep Pérez Tomás
Sarrera data
2016/12/05
Aldatze data
2016/12/05
1

Si queda algún pequeño valle-circo en Lleida, digámosle casi virgen, no es otro que el rocoso valle-circo de Cabanes. Su entorno bien protegido por altos murallones graníticos, fuera de rutas o circuitos convencionales y bastante apartado de la civilización, se ha mantenido y se mantiene en su estado más puro. Su estany más visitado (verano) el Negre de Cabanes (2175m), requiere de un esfuerzo considerable (más de 600m), por lo que nunca se masifica ya que su dura senda hace que solo suba gente acostumbrada a patear. A partir de esta cota, el montañero que se interna por sus laberintos abruptos y plagados de inmensos bloques, sus sentidos solo percibirán y vivirán la más absoluta soledad, el entorno más caótico y salvaje por el que nos moveremos nos dará esta y otras satisfacciones, sus numerosos estanys o recortadas cimas; Agudes, Montsaliente, Bassiero Oriental, Tres Puis, Pui de la Bonaigua o la cima que vamos a describir, el Pic de Xemeneies un 2800 casi olvidado y con una caótica cima a los pies de numerosos estanys, Bassiero por Cabanes, Redo y Gerber por el valle contiguo de mismo nombre.

Desde el refugio Gerdar/Curva del Callau

El inicio de esta actividad no es otro que desde el refugio del Gerdar o la curva del Callau (1515m) en el magnifico abetal del Gerdar donde existe un pequeño parking y un panel informativo.

La amplia senda nace desde el mismo aparcamiento (curva de Callau), la cual ya sube sin cuartel desde el primer metro, internándose entre el maravilloso bosque de abetos y el rumor del caudaloso río de Cabanes. El sol le cuesta penetrar entre la espesura de los grandes abetos, más arriba salimos a un prado alpino donde la verde hierba y las flores floreciendo de los rododendros ponen la nota de color a tan ardua ascensión. Tras dejar atrás un corto tramo de bloques avanzamos casi llaneando entre una frondosa vegetación tipo verdura al encuentro del puente de troncos que nos deposita en la otra vertiente, cota (1800 m)(0,30). Nos elevamos por la dura senda, entre un bosque de ribera y ejemplares de pino negro, poco a poco ellos y el granito van dominando el entorno asolador que nos espera. Pasamos cercanos de una helada y caudalosa fuente, luego en otro corto pero empinado tramo entre pinos damos vista del objetivo y el primer estany, el cual cruzamos su salida de aguas, lo bordeamos, y así damos vista del gran estany, Negre de Cabanes (2175m)(1,00). Hasta aquí sin problemas, la senda es bien definida y al retorno lo más transitado que encontraremos (hoy solo 5 personas).

En el gran estany se reflejan las más altas cimas del circo, Montsaliente y el objetivo, la continuación es, bordear la orilla izquierda del estany de Cabanes, al principio por algo de senda la cual se ira difuminando y solo algún esporádico hito nos ira afirmando que vamos hacia algún punto. La cima la vemos y esto también ayuda un poco a determinar el itinerario. Al poco de remontarnos casi entre los últimos pinos, un hito a la izquierda y otro a la derecha hacen que dudes, tomamos el de la izquierda ya que el de la derecha se dirige al Pui de la Bonaigua, otra bonita cima. Lo más duro son los falsos montículos (2) que una vez arriba hay que volverlos a bajar, el agua la oímos pero no la vemos, al fondo visualizamos una empinada pala herbada, que remontándola alcanzaríamos la cresta oriental (recomiendo su ascenso y descenso por ella) pero me atrae una canal que esta en su vertiente sur y, hacia ella dirijo mis esfuerzos. Después de dejar atrás los siempre cansinos bloques, vamos girando a la izquierda para remontar la dura pendiente (W) algo herbada y alcanzar un falso collado.

Llegamos a la Cota (2560 m)(2,15), un falso collado desde el que vemos el imponente Montsaliente y el Bassiero Oriental, con el estany de mismo nombre aún helado (todos los demás ya no) también observamos que la canal que pretendíamos ascender es más dura de pelar de lo que se preveía desde allá abajo. Seguimos ascendiendo (W) la continuación de esta fuerte pala y valorando otras canales que puedo visualizar ahora desde esta posición. Una canal un poco a la derecha de la vertical de la cima según la miramos parece factible, dirigimos los pasos y esfuerzos hacia su comienzo.

Si, parece que podré ascender por ella sin mucha dificultad en apariencia desde aquí, la canal empieza por terreno escalonado entre roca, hierba y tierra, las manos las usaremos constantemente (I). Sobre su mitad una laja granítica nos corta el paso (I+/II-) una vez superada seguimos por la canal con tendencia a la derecha, donde otro paso (I+) nos deposita en la arista sur que precede a la cima. Desde esta arista visualizamos la salida de la canal que pretendía ascender en primera instancia, la cual también conecta con está arista. La continuación es entre los bloques caóticos de todos los tamaños, los cuales hay que tentar con cariño antes de agarrarse, ya que alguno seguro que nos daría un buen susto (I/I+) ambiente aéreo. Cercanos a la cima un gran nevero nos corta el paso, clavando la puntera de la bota logramos pasarlo sin menester de los crampones y con un poco más de remontar unos cuantos bloques más alcanzamos la cima de Pic de Xemeneies (2827 m) (2,45) que no es otra que un sinfín de bloques puestos caprichosamente por la madre naturaleza. Al norte existe otra cota de similar altura con un hito también (de aquí suponemos el nombre de Xemeneies); a simple vista son idénticas. Lo único es que desde la cota norte visualizamos mucho mejor el estany Gerber y el puerto de la Bonaigua por ejemplo, en cambio de la sur mejor la otra vertiente, como Bassieros, Amitges, Montsaliente y a lo lejos las Maladetas bien cargadas de nieve. También bien cercano tenemos el Pui de la Bonaigua, Tésol, etc. y el valle de Áneu presidido por la gran mole de Mont Roig, más al norte (Valle de Aran) otra gran montaña el Mauberme y al NE el gran Mont Valier.

Iniciamos el descenso de esta caótica cima, soslayamos la punta N entre bloques de todos los tamaños y prestando atención a cual se puede mover, usando las manos en más de tres ocasiones para poder descenderlos. Descendidos unos 60-70 m penosamente alcanzo la arista oriental por la cual se progresa mejor, un empinado nevero desde la misma arista desciende al fondo de la fuerte pala, pero mejor no tentar la suerte y avanzó un poco más por la arista. Alcanzamos otra pequeña pala herbada y sin nevero, esta si parece más factible, mirando bien donde apoyamos el pie descendemos los metros más verticales, allá abajo se ve otro largo nevero y hacia el dirigimos nuestros pasos. Este se desciende bien ya que no es tan vertical como el comentado anteriormente y de esta manera avanzamos un buen tramo sin pisar ningún bloque. Lo bueno dura poco, ahora toca afrontar el duro bloque, cruzando toda la caótica morrena y contactar con lo conocido, la loma que pasáramos hace unas horas. Así le ganamos metros a este circo esplendido donde después de una hora y poco que dejara la cima nos reencontramos con el estany Negre de Cabanes. La senda bien definida me retorna a la pradería y el agradable abetal, por el cual se relaja uno con los sentidos bien despiertos, ver, oír y percibir la magia que desprenden los grandes bosques así alcanzamos el inicio de esta actividad nuevamente.

Accesos: Refugio Gerdar ( 3h ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak