Gora

Chasna, Montaña de Chasna (2.407 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2017/05/02
Aldatze data
2017/05/12
1

Los mapas del IGN lo denominan Sombrero de Chasna. El primer término evoca, sin lugar a dudas a su fisonomía, mientras que el segundo responde a la antigua denominación de la zona. En el año 2014, el ayuntamiento de Vilaflor ( 1.414 m ), la localidad más elevada del archipiélago canario, optó por cambiar su denominación a Vilaflor de Chasna. En su escudo aparece la montaña más característica del municipio, llamada El Sombrero de Chasna, pero que no es la aquí se reseña sino otra más visible y más singularizada. En ese mismo escudo se hace constar la famosa frase "Vi la flor de Chasna", que según la leyenda trasmitida por el naturalista e historiador Sabin Berthelot, tiene origen en las palabras que mencionó un conquistador español al enamorarse de una joven guanche.

El nombre El Sombrero se aplica, en la actualidad a tres cumbres del cordal que domina los llanos de Ucanca: La denominada Sombrero de Chasna por el IGN ( 2.407 m ), la más elevada y característica ( 2.532 m ), que es la que figura en el escudo municipal y que es bien visible desde el turístico litoral de Costa Adeje, y el Sombrerito ( 2.326 m ), la más cercana a la Boca del Tauce ( 2.048 m ), punto de entrada a las Cañadas del Teide ( Llano de Ucanca ). Nosotros, tal y como hace el sistema de información territorial de Canarias, llamamos a la cumbre "Montaña de Chasna", sin incorporar ningún apelativo "Sombrero", que no le corresponde salvo en su fisonomía.  

El sendero del parque nacional núm.31 denominado "Cumbres de Ucanca" facilita el acceso a la cumbre desde cualquiera de las dos vertientes, bien partiendo del Parador, bien de la carretera TF-21 de acceso al espacio protegido desde Vilaflor.

El pueblo más alto de España. El pueblo más elevado del archipiélago Canario.

Sé tiene a Vilaflor de Chasna como el pueblo o municipio más elevado de España. Ninguna de las dos atribuciones es, sin embargo, cierta. Hay bastantes pueblos por encima de los 1.400 metros en Teruel, entre ellos Valdelinares, que roza los 1.700 metros de altitud. De este último se dice que es el municipio más alto de España, y así reza en una placa en aquella población. Tampoco es cierto, ya que el municipio de La Oratava, al incluir en su término al Teide es, con diferencia, más elevado ( 3.715 m ). Vilaflor de Chasna sí que ostenta un título importante aunque más modesto que los anteriores, y es ser el núcleo de población más elevado en las islas canarias.

La luz de Vilaflor

Como, casi no puede ser de otra manera, los paisajes lunares del Teide han sido escenario de presuntos avistamientos de objetos volantes no identificados. El firmamento que se muestra en las noches estrelladas de las cañadas no dejará impasible a aquél que tenga la oportunidad de contemplarlo, cuando las oleadas de turistas abandonan el lugar y la soledad de las enormes escombreras de lava rasgan el horizonte al transitar los silenciosos senderos del parque nacional.

Tal vez, en ese momento, tengamos la oportunidad de presenciar la llamada Luz de Vilaflor, una solitaria luminaria que los más ancianos dicen haber perseguido en la juventud con objeto de desvelar su misterio. Obviamente que estas luces errantes se han tenido, en la cultura popular, como almas en pena, brujas u otros entes del universo mágico. Algunos autores, comprobando que se dan con frecuencia en zonas donde la tierra demuestra su potencial tectónico, han sugerido relación con esta manifestación geológica.

Dejando también a un lado los innumerables relatos de avistamientos y que incluso alguno haya propuesto que los "marcianos" esconden bases en las apartadas zonas volcánicas de la isla, lo cierto es que los cielos de Vilaflor son codiciados por los aficionados a la astronomía. La bóveda celesta exenta de fuentes de contaminación lumínica nos permite, por ejemplo, contemplar Acrux, una de las estrellas que forman la "Cruz del Sur", que orienta a los navegantes en el hemisferio austral.   

Desde la TF-21 (T2)

En el Km.59,700 de la TF-21, a 8 Km. de Vilaflor, parte un camino señalizado como la ruta núm.31 del parque nacional.

La senda discurre, al principio entre pinos canarios. Luego, tras elevarse ligeramente, rodea un espolón y gira a la izquierda para seguir ganando altura por el barranco de La Magdalena. Poco después se entra en el parque nacional y se acomete una subida más fuerte antes de desembocar en un rellano al pie de la Montaña de Chasna( 2.260 m ), que se alza ya muy cerca, al NE, rodeado perimetralmente por un muro rocoso. Siguiendo la senda balizada, vamos dejando a la derecha la Montaña de Chasna hasta llegar al collado ( 2.375 m ) que lo entronca con la divisoria principal de las cumbre de Ucanca y que culminan más al E, en la montaña de Guajara ( 2.712 m ).

El sendero núm.31 que nos ha guiado hasta aquí, sigue por esta vistosa y panorámica divisoria montañosa, por lo que para llegar al Sombrero deberemos girar al S y seguir una senda que bordea una primera prominencia ( 2.395 m ) para situarnos al pie de una pequeña chimenea rocoso, sin dificultad y señalizada con abundantes marcas de pintura. Superado este paraje, atravesando un gran llano cubierto de brezos llegamos a la cima, en lo alto del afloramiento volcánico.

Desde el Parador Nacional (T2)

Desde el Parador (2.120 m) salir por el sendero balizado núm.4 y al contactar con el núm.31 seguir por el mismo, ganando altura hasta un collado ( 2.189 m )(0,20) en la zona de los Azulejos. Se trata de un paraje de colores deslavados donde se han dado procesos de flujo hidrotermales que ha generado depósitos minerales y metamorfismo de contacto tiñendo de colorido el terreno. Un empinado sendero nos guiará hasta la degollada de Ucanca ( 2.412 m )(0,55).

Dando la espalda a la montaña de Guajara ( 2.712 m ), seguimos la línea de cumbres sobre los llanos de Ucanca, con pequeños altibajos durante algo más de 3 Km. Tras pasar por encima del Hoyo del Gato, nos separarnos de la divisoria para iniciar el descenso hacia la carretera TF-21. Al llegar al collado ( 2.375 m ) junto a la Montaña de Chasna ( 2.407 m ), tomar el sendero que conduce a la pequeña chimenea rocosa que da acceso a la cumbre.

Paisaje Lunar PR-TF-72 (T2)

Tras dejar atrás el pueblo de Vilaflor de Chasna ( 1.395 m ), comienza el camino del Atajo, que forma parte del antiguo Camino Real de Chasna, antigua vía de comunicación entre el norte y el sur de la isla. Una vez dentro del pinar, pasará junto a Casa Galindo, a la vera del barranco de Las Mesas. Cruzarlo para seguir ascendiendo por el Camino de Chasna. Ya en el descenso, se encontrará el mirador de Los Escurriales (Paisaje Lunar) hasta conectar con un camino, que pasa junto a la casa de Los Llanitos y le devuelve al camino empleado en el ascenso, por el que se retorna a Vilaflor de Chasna.

Accesos: TF-21 ( 1h 15 min ); Parador ( 2h 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak