Gora

Corisa (1.484 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2017/05/24
Aldatze data
2017/05/24
1

Del nudo orográfico que establece el cordal Valdecebollas (2143 m) - Cueto de Comunales (2084 m), se desprende al SW un ramal que culmina en la Sierra Corisa (1484 m), singular afloramiento calizo en una región donde predominan las cuarcitas. A partir del collado de Vergaño (1328 m), la alineación se prolonga a poniente de Corisa por Alto Sierra (1366 m) y el cerro San Cristóbal (1352 m), hasta hundir los pies en el cauce del Pisuerga, represado en el embalse de Requejada.

A caballo del valle de Mudá, de extinta vocación minera, y del valle de Castillería, cuyas praderas mantienen aún cierta carga ganadera, vastas extensiones de robledal trepan hasta muy arriba por sus laderas; por encima del bosque, donde busca refugio el oso pardo, jugosas camperas flanquean un vistoso crestón calcáreo de no excesiva potencia, que se estira de NE a SW a lo largo de tres kilómetros. Bosques, praderas y roquedos se alternan en una ruta de suaves desniveles, con todos los ingredientes que caracterizan los recorridos de media montaña por el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre - Montaña Palentina.

Remotas y apacibles aldeas salpican los valles a uno y otro lado del cordal: Verdeña, Estalaya, Celada de Roblecedo, San Felices y Herreruela de Castillería (integradas en el término municipal de Cervera de Pisuerga); Perapertú, San Martín de Perapertú, Vergaño, Valle de Santulán y San Cebrián de Mudá, cabeza administrativa del municipio de su nombre; y la localidad de Mudá; algunas de sus iglesias, de puntiagudas espadañas, son hermosas muestras del peculiar románico del norte palentino, mientras que sus caseríos exhiben nobles casonas solariegas y rincones casi intactos de simple rusticidad.

Desde Herreruela de Castillería

Llegamos a Herreruela de Castillería por la PP-2173, tras un recorrido de 6,5 km desde el cruce situado después de Vañes, en la carretera CL-627 (Cervera de Pisuerga-Potes), al otro lado del estrecho puente de paso alternativo para vehículos que salva un brazo del embalse de Requejada (65 hm3 de capacidad, construido en 1940 sobre el cauce del Pisuerga).

Frente al aspecto impoluto de su vecino, San Felices de Castillería, con su deliciosa iglesia románica de curiosa advocación (San Pedro ad Vinculam) y sus casas cuidadosamente rehabilitadas y casi siempre vacías, Herreruela de Castillería mantiene su actividad rural y los olores y colores de antaño. Los perros, tumbados al sol, ignoran al visitante, y las vacas comparten aún las calles con los lugareños; este inusitado derroche de rusticidad se traduce en cierto desaliño y no poca suciedad, que se ven compensados con la bizarra sensación de viaje al pasado que transmite el lugar.

La propuesta para ascender a Corisa (1484 m) consiste en un itinerario circular en sentido horario, con inicio y final junto al poste de señales del GR 1 "Sendero Histórico" (etapa Estalaya-Brañosera) situado en el centro de Herreruela de Castillería (1210 m). Tomamos la dirección a Barruelo de Santullán que señala la flecha del GR y abandonamos el pueblo al NE, junto a una soberbia casona reconvertida en alojamiento rural. El voluminoso cabezo del Cueto de Comunales (2089 m), aquí denominado Cueto de Herreruela, impone su presencia en la misma dirección.

La ruta asciende suavemente por una buena pista ganadera, deja a un lado los recios muros de la ermita de la Virgen del Monte y, poco más adelante, algunos vestigios del pasado minero del valle. Sin alcanzar El Portillo (1320 m), punto de unión de la Sierra Corisa con las lomas del Cueto y encrucijada de pistas (hay señalización diversa y un panel informativo del "Camino Natural del Románico Palentino"), un paso canadiense (0,30) corta nuestro camino; sin trasponerlo, buscamos a nuestra derecha una débil huella que retrocede primero en paralelo a la pista para rodear un espinazo calizo y trepa luego junto a él en exigente repecho. Arriba espera una alambrada, que cruzamos sin dificultad al otro lado, y excelentes vistas sobre las extensas frondas del valle de Mudá, con el ilusorio perfil del Alto de los Castillos (1392 m) acotándolo al SE.

Una senda recorre junto a la alambrada el bosque, donde algunos venerables robles (Quercus robur) se empeñan en mantenerse en pie. Al final del robledal (0,50), tras un breve interludio de brezos y piornos, se abren las verdes camperas que preceden al penacho calcáreo que corona la Sierra Corisa. La cota más elevada se encuentra al S, en el extremo de la cresta más lejano a nosotros; salvo que apetezca recorrerla expresamente, se puede posponer su ascenso y avanzar en cómodo paseo por cualquiera de las vallinas que la flanquean por uno u otro lado. La pradera situada a poniente, que deja el roquedo a la izquierda, asciende de manera más progresiva y resulta más aconsejable; después de trasponer por una portela habilitada el vallado de alambre con el que tropezamos al final, se gana enseguida a la izquierda la doble cota de Corisa (1484 m)(1,15). La cartografía parece señalar la cima en la situada en posición más meridional, coronada por dos pequeños mojones, aunque cuesta poco ascender ambas para asegurarnos; las dos se ubican en terrenos de San Cebrián de Mudá, desde donde también es posible ganar la cima en una ruta más larga y compleja que la reseñada.

La panorámica es amplísima y, aunque repite los mismos patrones que otras montañas cercanas, siempre resulta grata: la sierra de Peña, desde Horacada a Peña Redonda; las alturas de la sierra del Brezo; Peña Escrita y Santa Lucía; el sector Espigüete-Curavacas; los perfiles en torno a Lebanza, desde Lezna a Bistruey y Corcina, con las crestas de Picos de Europa asomando por detrás; mucho más cercano, al N, el imponente Cueto y el ramal calizo que se desprende hacia poniente por los Redondos, Verdiana y Peña del Sol; en el entorno inmediato, el Alto de los Castillos y las pequeñas peñas que salpican el valle de Mudá a nuestros pies: Peñalada, Mayor, Cotorrón...

Para el descenso, retrocedemos hasta la alambrada que corta la pradera, divisoria de pastos y de términos municipales (San Cebrián de Mudá al S, Cervera de Pisuerga al N); el cercado nos va a servir de guía (sin llegar a cruzarlo y siempre por el lado de Mudá, desbrozado recientemente) para descender directamente entre matorral de roble hasta el amplio collado de Vergaño (1315 m) (1,40), una llana campera que separa Corisa del largo ramal Alto Sierra-San Cristóbal. Una portela en el collado nos permite el paso a la vertiente de Castillería (N), a donde llega una pista que seguimos en descenso, con un tramo por el fresco robledal, hasta el puente de vigas de madera sobre el arroyo de Herreruela, que nos devuelve al punto de inicio (2,00).

Acceso: Herreruela de Castillería (1h 15min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak