Gora

Tossal de Cal Pons (937 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2017/06/01
Aldatze data
2017/06/02
1

El Tossal de Cal Pons (937 m) es el techo de la Serra de Castelltallat; nos encontramos quizás ante una de las sierras menos conocidas de Catalunya y, sin duda, ante una de sus montañas más olvidadas, no solo desde una perspectiva estrictamente montañera.

La Serra de Castelltallat se sitúa en la Catalunya Central, relativamente cerca del centro geográfico de la comunidad, establecido de manera convencional junto al Santuario y la cima de Pinós (931 m). La sierra está declarada Espai Natural Protegit (PEIN) desde 1992, en virtud sobre todo de sus importantes extensiones de pinar de pino negro o pinassa (Pinus nigra,ssp. Salzmanii); no faltan manchas de roure de fulla petita o quejigo (Quercus faginea), pi roig o pino albar (Pinus sylvestris) y pi blanc o pino carrasco (Pinus halepensis). Con los mismos argumentos, desde 2014 las 4.961 ha de la Serra de Castelltallat están también inscritas como ZEC (Zona de Especial Conservación), dentro de la red europea Natura 2000. La sierra aún recuerda los dos pavorosos incendios que destruyeron 4500 ha de vegetación en las comarcas del Bages y del Berguedà (1994) y otras 2700 en el Bages y el Solsonès (1998); la superficie afectada entre ambos en Castelltallat superó las 6200 ha.

La casi totalidad del espacio protegido pertenece al ayuntamiento de Sant Mateu del Bages, que con sus 103 km2 es el término municipal más extenso de la comarca del Bages y de la provincia de Barcelona; también, probablemente, uno de los menos poblados (6,5 hab/km2). El municipio, formado por las localidades de Sant Mateu, Castelltallat, Salo, Coaner y Valls de Torroella, tiene una dedicación eminentemente forestal y ganadera, con buena parte de la población diseminada por el territorio, conformando un típico paisaje en mosaico con bosques, pastos y cultivos de secano en torno a grandes masías, no siempre habitadas.

Desde el punto de vista orográfico, hay que poner en relación la sierra de Castelltallat con las de Rubiò (Cogullò de Cal Torre - 854 m) y Pinós (931 m), paralelas entre sí con una orientación general NE-SW; el conjunto de las tres alineaciones montañosas forma un extenso altiplano de relieves poco acusados, con la sierra de Castelltallat en posición central, cuyo techo se sitúa precisamente en el ignorado Tossal de Cal Pons (937 m). No deja de sorprender la práctica invisibilidad a todos los efectos de esta montaña (El Tossal, a secas, según algunas fuentes) a pesar de ser la máxima cota del conjunto y de su aislamiento respecto a puntos más elevados. Es necesario volar en línea recta durante 24 km al SE para tropezar, entre las afiladas agujas de Montserrat, con una cota de mayor altitud; y la distancia se amplía hasta los 25,5 km para localizar al NW, en el vértice de Torregasa (939 m), junto a Solsona, la referencia altimétrica utilizada para determinar la notable prominencia (259 m) del Tossal.

Señalar por último que la propia FEEC, que incluye en su catálogo de Cent Cims más de una cima al menos tan anodina como la reseñada, ignora por completo El Tossal y la propia sierra en la que se inscribe, donde habría que destacar además los vértices de Goberna (922 m) y de Puigdellívol (904 m), o el propio turó de Castelltallat (888 m), referencia histórica y paisajística de la zona, donde se alzan la iglesia de Sant Miquel y el Observatorio Astronómico construido sobre los restos del antiguo castillo de Montedono.

Desde el Casal de Castelltallat

Ante la casi nula información montañera en torno a la Serra de Castelltallat (o Serra de Sala), planteamos una ruta básica de ascenso al techo del sistema, el Tossal de Cal Pons (937 m), aprovechando la nutrida red de carreteras y pistas que trepan hasta lo más alto del cordal. El Casal de Castelltallat, con restaurante anexo y zona de aparcamiento, se sitúa en un collado al pie del turó ocupado por el castillo, la iglesia de Sant Miquel y el observatorio astronómico. Se puede alcanzar desde la C-55 en Callús, por la carretera BV-3003, que pasa por la capital del término municipal, Sant Mateu de Bages, y cabalga luego el cordal en un recorrido aproximado de 18 km; desde la C-25 (Eix Transversal), hay que tomar la salida 114 en dirección a Fonollosa y desviarse en el col de Cal Pallares por la pista asfaltada señalizada al observatorio astronómico (unos 12 km en total).

El Casal viene a ser el centro social de los vecinos de Castelltallat, que vivían (y viven) dispersos por las masías. Un panel explica la historia de la Casa Nova, sede del Casal, construida entre 1915 y 1920 por los vecinos en terrenos cedidos por la masía Soldevila. Era a la vez tienda, bar, escuela y punto de encuentro, y hoy sigue siendo el lugar donde se celebran las fiestas del pueblo; merece la pena leer el texto del panel para rememorar los modos de vida de un lugar tan apartado durante la primera mitad del siglo XX.

Desde el aparcamiento de la Casa Nova (854 m) hay que retroceder 300 metros por la carretera de acceso hasta el cruce de entrada y tomar el ramal de la izquierda (W), que es por donde se ha llegado desde la C-25; en poco más de 400 metros, nace a la izquierda una pista señalizada a Pons, Can Jordi, Vinyes y Selves, algunas de las masías dispersas por la vertiente sur de Castelltallat. En otros 350 metros de recorrido llano por la pista se alcanza la masía de Cal Pons, con un gran arco de entrada y múltiples dependencias añadidas al cuerpo principal a lo largo del tiempo; la masía, aparentemente sin uso en la actualidad, se ubica en un collado al pie de la ladera N del Tossal.

Frente a la fachada de la casa se atisba un borroso sendero que trepa por la línea de máxima pendiente del cono herboso que presenta la montaña por esta cara. El trayecto, forzosamente breve, supera una corta barrera de vegetación y se encarama a la cresta cimera del Tossal, donde una enmarañada y punzante garriga, terreno privativo del jabalí, impide alcanzar el punto más elevado de esta decepcionante cumbre. Ante las previsibles dificultades para completar sin contratiempos algún itinerario alternativo, se impone regresar a Cal Pons por la misma ruta. Para variar la vuelta al Casal de Castelltallat, se puede optar por seguir la pista que rodea el Tossal por el E y descender en un par de revueltas junto a Can Jordi hasta las proximidades de Cal Vinyes Vel; aquí se toma un camino que varía el rumbo 180º, pierde metros hasta el cauce del Torrent de Fonollosa y asciende luego al N por la vaguada hasta el aparcamiento del Casal(1,10).

Se impone visitar en el cercano cerro el núcleo histórico de Castelltallat, compuesto por la iglesia de Sant Miquel, de origen románico, con el cementerio anexo, y por los restos del Castell de Montedono, Montdó o Castelltallat. Un panel junto a sus monumentales ruinas consolidadas remonta su origen al año 948, en el proceso de conquista y repoblamiento de las llanuras centrales de Catalunya, en la frontera entre la llamada Catalunya Vella y los territorios ocupados por los árabes; parece que la fortaleza se levantó en el emplazamiento de un antiguo castro ibero. En un extremo de la muralla se alza la cúpula esférica del Observatorio Astronómico, construido a finales de los 90 con fines divulgativos y de dinamización de la comarca tras los incendios que la asolaron. Desde este cerro de Castelltallat (888 m) podremos disfrutar de la panorámica que nos negó el Tossal de Cal Pons.

Otros senderos en la zona

Quien lo desee puede rastrear cualquiera de los dos senderos señalizados que registramos en el sector. El PR-C 77 "Prades-Fonollosa" es un sendero aparentemente deshomologado que enlaza Fonollosa, municipio de la comarca de Bages, en la solana de la sierra, con Prades de la Molsosa, en la comarca del Solsonès leridano, al otro lado de la alineación montañosa, a través del conjunto histórico de Castelltallat; ignoramos el estado actual del sendero, del que únicamente hemos localizado una baliza en la pista que se dirige al vértice de Goberna (922 m).

Por su parte, el GR 3 "Sender Central de Catalunya" es un ambicioso proyecto, quizás en lenta fase de ejecución, que aspira a enlazar Lleida con el Pirineo gerundense a través de las comarcas de la Catalunya Central; en el tramo que afecta a esta sierra, cruza de una vertiente a otra, entre Fals y Salo, pasando también por Castelltallat. La escasa señalización del GR que hemos localizado en la zona (apenas un viejo poste de señales metálico, de diseño obsoleto y literalmente engullido por las zarzas) no hace abrigar demasiadas esperanzas sobre su estado de mantenimiento.

Acceso: Casal de Castelltallat (25 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak