Gora

Turó de Morou (1.308 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2017/06/05
Aldatze data
2017/06/06
1

Desgajado a oriente de la cuerda principal de Montseny (Turó de l'Home - Les Agudes), el Turó de Morou (1308 m) es una de las cimas relevantes de este emblemático macizo, el más elevado de la Cordillera Prelitoral Catalana, compartido por Girona y Barcelona.

El Massís de Montseny es el Parque Natural más antiguo de Catalunya (1977-1978); en las mismas fechas fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Gestionado por las Diputaciones de Barcelona y Girona (incluye terrenos de las comarcas de Vallès Oriental, Selva y Osona), se trata de un impresionante espacio natural donde el principal protagonista es el bosque, desde los encinares, pinares y alcornocales que cubren los niveles inferiores de la montaña, pasando por los robledales y castañares del piso medio, hasta los inmensos hayedos, con manchas de abetal, que revisten las laderas situadas a mayor altura. Situado a escasa distancia de Barcelona y de su populosa zona de influencia, Montseny se convierte en el auténtico pulmón de la gran metrópoli catalana y en una importante área de esparcimiento para sus habitantes.

Uno de los itinerarios clásicos desde Santa Fe de Montseny, balizado en color naranja, permite el ascenso relajado al Turó de Morou (1308 m) por excelentes caminos y sendas de montaña, envueltos en la fresca penumbra del hayedo; la ruta se remansa a la orilla del estany que embalsa las aguas del arroyo de Santa Fe, recorre el singular Empedrat de Morou (que da nombre a la senda) y, tras tocar la cima, tienta a los más intrépidos a trepar al Esquei de Morou (1290 m), una aérea aguja pétrea que se cierne vertiginosa sobre los inmensos bosques de las vertientes septentrional y oriental del macizo.

Desde Santa Fe de Montseny

En este apartado rincón de Montseny se ubica Can Casades, el centro de información del parque natural, además de un par de hostales y restaurantes, y varios aparcamientos que se quedan pequeños los fines de semana, cuando el macizo llega a soportar cierta masificación. Se alcanza Santa Fe de Montseny desde Sant Celoni (Ap-7/C-35), vía Campins, por la BV-5114, tras recorrer 21 km de curvas endiabladas que precisan especial precaución los días de mayor afluencia; desde la vertiente contraria, la salida 202 de la carretera C-25 conduce a Viladrau y, tras 14 km de revueltas por la GIV-5201, llega a Santa Fe por el coll de Sant Marçal.

Desde Can Casades (1135 m), tomar el itinerario adaptado de la Fuente del Frare y, dejando a la derecha las instalaciones del Hotel Santa Fe, cruzar la riera por el puente de madera. Vamos a seguir las balizas del sendero naranja (L'Empedrat de Morou), que propone un itinerario circular en sentido horario con ascenso opcional al Turó de Morou, pero realizando la marcha en sentido contrario (giro a izquierdas), para no finalizar el paseo en ascenso. Dejando pues la senda naranja que se dirige a Can Lleonart, tomamos a la derecha la ruta azul hacia el Pantà de Santa Fe, que desciende en paralelo a la riera de Santa Fe hasta el embalse del mismo nombre (0,10).

El estany de Santa Fe fue construido entre 1920 y 1935 para abastecer de energía eléctrica al hotel; en todo este tiempo, su entorno se ha naturalizado de tal manera que, salvo por la presa que lo cierra, semeja totalmente un plácido lago de montaña. Con aguas altas, las hayas hunden sus pies en la superficie anegada; al lado opuesto, un tupido bosque trepa y se sumerge a la vez hasta alcanzar las cumbres más elevadas y las reflejadas en la quieta lámina de agua.

Las sendas se separan junto a la presa. Seguimos el señalado con cuadrados naranja, que inicia un largo y cómodo ascenso por el sombrío hayedo, de escaso sotobosque y con tramos rocosos algo caóticos. Un intenso repecho nos sitúa en el Empedrat de Morou (0,40), un extenso afloramiento de granito en el que los árboles no han conseguido arraigar, lo que permite una fugaz contemplación del paisaje que nos rodea, con la cresta de Les Agudes (1705 m) presidiendo la escena.

Superado el claro rocoso, la senda se sumerge otra vez en el hayedo, donde inmediatamente se bifurca. Hay que tomar a la derecha el sendero señalizado, con hitos y punteado en rojo, que asciende en breve entre arbolado hasta unos bloques de granito rosáceo, donde ya no se puede subir más arriba. Es la cima del Turó de Morou (1308 m)(1,00), sin visibilidad y sin ninguna señal que la identifique, pero inconfundible; el límite entre Barcelona y Girona está trazado a escasos metros al SW, aunque la cumbre se incluye exclusivamente en esta última.

La senda balizada prosigue en descenso al N y, enseguida, sale del bosque frente a una pequeña aguja rectangular, coronada por un artefacto rojo algo estridente, que resulta ser un belén de montaña con un buzón de firmas. Se trata del Esquei de Morou (1290 m); apenas 3 metros de trepada algo expuesta, pero de excelentes agarres (F), permite afianzarse en la reducida cima y contemplar el inmenso paisaje de bosque que el Turó, inmerso en él, nos negó.

Recuperada la senda, todo consiste en dejarse llevar por ella, entre hayas, acebos y castaños en macolla, hasta completar el circuito junto a la Escola de Natura Can Lleonart; el puente de tablas sobre la riera de Santa Fe nos devuelve al punto de inicio en Can Casades (1,45).

Acceso: Santa Fe de Montseny (1 h)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak