Gora

Castell de Begur (261 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2017/06/11
Aldatze data
2017/06/11
4

El Castell de Begur (261 m) se alza en la cima de un cerro que emerge directamente sobre los tejados de la histórica villa ampurdanesa de Begur, dominando su núcleo antiguo y una amplísima extensión de la Plana de l'Empordà y de la línea costera hasta el Cap de Creus. El vistoso cerro que alberga los restos del castillo constituye el final por el N del denominado Massís de Begur, cuya cima más destacada, el Puig de Son Ric (322 m), ubicada al S de la villa, sucumbió a la voraz especulación urbanística que ha llenado la Costa Brava de hormigón y asfalto. El macizo se resuelve, al N y al E, sobre las preciosas (y urbanizadas) calas y playas que han dado fama a este sector de la costa gerundense, enlazadas por sugerentes caminos de ronda: Racó, Illa Roja, Sa Riera, Aiguafreda, Sa Tuna, Fonda, Fornells y Aiguablava.

Merece la pena reseñar el promontorio del Castell de Begur por sus connotaciones históricas, desde su primitiva ocupación por un poblado ibero (s.VI A.N.E.) hasta su casi total destrucción en las guerras napoleónicas, pasando por la construcción del viejo castillo feudal (s.XI) y su significación a lo largo de la historia catalana. Alrededor del cerro se conservan algunas hermosas torres cilíndricas, edificadas en el siglo XVI para defender Begur ante las frecuentes incursiones piratas de la época, que se incorporaron posteriormente a la estructura constructiva de las masías o al propio entramado urbano de la localidad.

La explanada cimera, que conserva una ruinosa torre cilíndrica del primitivo castillo, ha sido acondicionada como espléndido mirador hacia los terrenos circundantes; aparte de la propia estructura del casco medieval de Begur, contemplado a vuelo de pájaro, la vista se recrea especialmente al N, hacia la línea azul del Mediterráneo, con la larga curva de las playas de Pals y L'Estartit, las islas Medes, el Massis de Montgrí, el Golfo de Roses y las oscuras montañas del Cap de Creus cerrando el horizonte.

Desde Begur

Situados en el centro de Begur (200 m), junto a la Plaça de la Vila y la monumental iglesia gótica de Sant Pere, todo consiste en callejear en dirección al inconfundible cerro del castillo. Recorrido más turístico que montañero, el ascenso hasta la cima del Castell de Begur transcurre a través de las tortuosas calles del cuidado casco antiguo de la villa, donde se mezclan en curiosa armonía construcciones medievales con edificios de aire decimonónico y decadente, muchos de ellos casas de indianos que hicieron fortuna en Cuba.

Por las escaleras del Carrer del Castell o, más relajadamente, por el Carrer Sant Ramón, se alcanza el Passeig del Doctor Pericot, donde dejamos atrás las viviendas que trepan por la ladera del promontorio; una pista hormigonada, con algún senderillo alternativo que a duras penas consigue hacernos olvidar el ambiente urbano que nos envuelve, supera la pendiente hasta la explanada cimera del castillo.

Un remedo de muralla cerca el recinto, donde alternaremos la contemplación panorámica, rosa de los vientos incluida, con las diferentes propuestas culturales que alberga (paneles, esculturas, ruta poética de Joan Vinyolí...). La Ruta poética de Joan Vinyolí i Pladevall (1914-1984), poeta barcelonés enamorado de Begur, reproduce varios de sus poemas en algunos rincones escogidos de la villa. En la cima del Castell de Begur, casi borrado por el tiempo, se puede leer un fragmento del poema "Sacrifici", de su obra "Cercles" (1979):

"Palpo la pell d’un bou acoltellat
sobre un penyal altíssim contrariat pels vents,
desemparat entre núvols.
Tinc les mans tenyides de vermell i de púrpura.
Del pujar i del baixar en dic sempre una mateixa cosa,
i sempre repeteixo la mateixa cosa:
en el botó de la roda
no hi ha moviment."

Acceso: Begur (15 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak