Gora

Lituero (1.457 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2017/10/05
Aldatze data
2017/10/06
1

El pico Lituero (1457 m) es el techo de la sierra de Caldereros, alineación montañosa que se extiende en dirección SE-NW a lo largo de 17 km en los confines nororientales de Guadalajara, donde el histórico Señorío de Molina limita con la comarca turolense del Jiloca y con la zaragozana del Campo de Daroca. El sistema se prolonga en la misma dirección NW durante 26 km más a través de la sierra de Selas (Aragoncillo/La Señorita - 1518 m), constituyendo un vasto territorio con importantes connotaciones ecológicas, que ejerce un papel moderador de las condiciones climáticas en una comarca caracterizada por su extrema continentalidad; Molina de Aragón registra una media anual de 125 días de helada, diferencias térmicas diarias cercanas a los 30º en verano y registros de temperaturas mínimas propias de otras latitudes (mínima absoluta de -28,2º en enero de 1952).

Caldereros es un Espacio Natural Protegido por la Junta de Castilla-La Mancha con la categoría de Monumento Natural (Decreto 187/2005, de 5-12-2005, publicado en el DOCM, número 248, de 9 de diciembre de 2005); el decreto justifica la declaración por "la singularidad, representatividad y belleza de los hábitats y especies protegidas que alberga la zona, así como la singularidad de sus formaciones geológicas y geomorfológicas...". La especie vegetal predominante es el pino resinero (Pinus pinaster), con dehesas mixtas de quejigos, encinas y marojos en el piedemonte septentrional y verdes praderas en el meridional; es posible observar algunas de las rapaces que surcan los cielos de este espacio natural, como águila real, alimoche, halcón peregrino y buitre.

Probablemente la mayor singularidad de esta sierra tenga que ver con aspectos geológicos. Bloques, lajas, crestas y torreones (tormagales) de arenisca o de conglomerado, de tonos vinosos en ambos casos por la presencia de óxidos de hierro, conforman un paisaje pintoresco, colorido y extraordinariamente gratificante para los sentidos.

Además de Lituero (1457 m), el cordal principal de Caldereros presenta una serie de cumbres más o menos interesantes para el montañero: Cerro del Águila (1446 m), Alto de la Muela (1428 m), Peña Blanca (1399 m), Castillejos de Zafra (1424 m), Peña del Vaquero (1386 m) y San Segundo (1353 m). Las localidades de referencia para conocer esta sierra son Molina de Aragón, cabeza de la comarca del Señorío de Molina, Castellar de la Muela, Hombrados y Campillo de Dueñas.

Sobre el Castillo de Zafra

Sin menospreciar otros argumentos patrimoniales o etnográficos del entorno de la sierra de Caldereros, resulta incuestionable que el impresionante Castillo de Zafra, que exhibe su magnífico perfil en la proximidad del pico Lituero, añade un plus histórico y estético al lugar. Conocido y admirado, hasta hace poco, exclusivamente por un puñado de curiosos amantes de las piedras viejas, su utilización como escenario en una mediática y exitosa serie televisiva lo ha convertido de la noche a la mañana, como ha ocurrido con otros lugares de la geografía peninsular, en destino turístico de primer orden y en objeto de culto por parte de sus numerosos seguidores; el desmesurado incremento del número de visitantes, además de las habituales secuelas de suciedad, contaminación acústica y aumento del tráfico de vehículos por las pistas del espacio natural, ha contribuido a vulgarizar, sin ninguna duda, el sugerente enclave.

Muchos de los turistas, por su actitud, parecen visitar un simple decorado cinematográfico donde se han desarrollado las aventuras de ficción conocidas por ellos, en lugar de un lugar excepcional desde el punto de vista histórico, arquitectónico y patrimonial, dotado por ende de una belleza casi dolorosa; que cada uno ponga los afectos culturales donde le alcance. Merece la pena elegir para la visita algún momento libre del alboroto inherente al turismo de pose y foto, para disfrutar sin trabas del inmenso placer estético que desprende el castillo roquero de Zafra y del silencio sutil de la paramera molinesa.

Circular a Lituero desde el Castillo de Zafra

Hombrados dista 20 km de Molina de Aragón y está unido a la N-211 por un corto ramal. Desde esta localidad, una pista señalizada de gravilla, en aceptable estado, alcanza tras 6 km de recorrido la llana pradera al pie del Castillo de Zafra, encaramado de manera insólita en una roca de aspecto inexpugnable; en este punto (1285 m) suelen concentrarse los vehículos, aunque la pista continúa, dejando la fortaleza a la derecha, hasta un pequeño aparcamiento habilitado en un rellano al NW de la misma. Hasta este lugar llega también desde Campillo de Dueñas una pista de similares características y longitud a través del collado de la Mata.

La forma más sencilla de alcanzar la cumbre de Lituero (1457 m) pasa por seguir al NW las roderas que recorren la extensa vega por la solana de la sierra, hasta una alambrada con portela metálica que la corta perpendicularmente. Traspasado el vallado, se desgaja a la derecha una pista arenosa que serpentea por la insulsa ladera meridional, hasta alcanzar el lomo de la sierra al W de la cima, junto a unos grandes mojones divisorios arrancados de su emplazamiento. Los últimos metros, más empinados, se salvan utilizando un senderillo que trepa hasta el aéreo vértice del Lituero (1457 m)(0,50).

Resulta mucho más entretenido, sin embargo, reservar esta opción para el regreso y ascender a la cumbre desde el castillo de Zafra a través de Peña Blanca (1399 m) por la cresta suroriental. Para ello, desde el aparcamiento superior (1325 m), provisto de un interesante panel interpretativo sobre el Castillo de Zafra, de la geo-ruta 10 del Geoparque Molina-Alto Tajo (que los ruidosos visitantes del "decorado televisivo", salvo honrosas excepciones, tienden a ignorar por completo), ascendemos por la pista de Campillo de Dueñas hasta el collado de la Mata (1353 m).

Algo más elevado, a la izquierda, se vislumbra otro punto informativo de la geo-ruta, al que llegamos sin dificultad. Por la inestable ladera NE corre entre jaras una desdibujada trocha que acaba trepando al lomo de la sierra al tropezar con el farallón rocoso que le cierra el paso. Unos bloques rosados asomados al vacío septentrional marcan la discreta cima de Peña Blanca (1399 m), mirador excepcional hacia los caprichosos Castillejos de Zafra (1424 m) y hacia el puntiagudo Lituero (1457 m). Un sencillo paseo por la lomada nos sitúa al pie de este afilado pico, que se corona con cierto esfuerzo, pero sin dificultad, eligiendo los mejores pasos entre las rocas (0,40).

Abandonamos la cima a esa hora de luz vacilante en que los corzos terminan la siesta en el marojal y anuncian a voces que comienza su paseo. El retorno al castillo de Zafra por la ladera S y a través de la serena vega supone poco más de media hora (1,15 el recorrido completo, sin paradas).

Accesos: Castillo de Zafra (40-50 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak