Gora

Águila, Cerro del (1.446 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2017/10/09
Aldatze data
2017/10/09
1

El Cerro del Águila (1446 m) es la cumbre más occidental de la Sierra de Caldereros, territorio declarado Monumento Natural de la Red de espacios naturales de Castilla-La Mancha, y LIC y ZEC de la Red Natura 2000 de la Unión Europea, abarcando una extensión de 2368 ha. Curiosamente, todos los documentos oficiales referidos a este espacio natural insisten en considerar al Cerro del Águila como la máxima cota de Caldereros, ignorando de manera supina el pico Lituero (1457 m), que es sin duda la cumbre más elevada y destacada de este sistema montañoso, dotada incluso de vértice geodésico.

Sea como fuere, Águila (1446 m) es una montaña importante que eleva su mole redondeada, oscura de pinos, encinas, marojos y jarales, sobre las tierras de cultivo de los pueblos situados en el altiplano del Señorío de Molina, territorio de extrema continentalidad desde el punto de vista climatológico, que suele registrar las temperaturas absolutas más bajas de la Península.

Desde Cubillejo de la Sierra

Cubillejo de la Sierra es un pueblo serrano situado al N del Águila, distante 12 km por la GU-418 de Molina de Aragón, cabecera administrativa y de servicios de la comarca del Señorío de Molina, y la única localidad de cierta entidad en una zona inmersa en lo que se ha venido en llamar "La España vacía" (Sergio del Molino. Ed.Turner. Madrid, 2016) o la "Laponia española" (Paco Cerdà: "Los últimos. Voces de la Laponia española". Ed.Pepitas de calabaza. Logroño, 2017), por su despoblación extrema y su bajísima densidad demográfica, comparable a la de esta remota región ártica.

Desde Cubillejo de la Sierra (1155 m), que mantiene aún cierta actividad ganadera (ovejas y cabras, casi exclusivamente), hay que seguir la carretera en dirección a La Yunta durante menos de 1 km. Un pairón de piedra a la izquierda (Pairón de las Ánimas Benditas, s.XVII) anticipa el nacimiento a la mano contraria de una pedregosa pista pecuaria, que se orienta hacia la sierra entre naves de ganado. Seguimos al SE, siempre por el ramal principal, dejando enseguida un par de balsas a la derecha, hasta una inconfundible encrucijada con un abrevadero metálico entre encinas (0,15 desde el pairón de la carretera).

Sin desviarse de la pista, señalada con un cartel de "Prohibido hacer fuego" y otro, más precario, indicando la entrada en terrenos del Monumento Natural "Sierra de Caldereros", seguimos al S el arenoso carretil hasta un primer ramal secundario a la derecha (0,25), que ignoramos, y posteriormente hasta otro de similares características (0,30), que nos decidimos a tantear. El viejo carretil forestal, invadido a tramos por la vegetación pero transitable, se va orientando al W hacia los farallones de roja arenisca que emergen directamente sobre el pinar. Hay que alcanzar el punto más elevado del camino (0,38), coincidente con un marcado quiebro a la derecha (N), a partir del cual aumenta la cerrazón vegetal; en el ángulo que realiza el camino, se inicia a la izquierda una disimulada vaguadilla con difusos rastros de paso entre el joven marojal, que intentaremos no perder mientras ascendemos fuertemente, enlazando antiguos bancales de repoblación forestal, siempre hacia la izquierda de los rojizos escarpes del Águila.

Cerca de la línea de loma se define un sendero que corre a la derecha marcado con cintas blancas prendidas en las ramas de los pinos. El alto vértice geodésico que señala la cima del Cerro del Águila (1446 m) se encuentra algo alejado del borde del cortado, dominado por las copas de los árboles, que prácticamente le privan de visibilidad (0,55); algunos hitos por la planicie cimera, al E-NE, permiten asomarse al acantilado para ensanchar sensiblemente la panorámica.

Si se quiere variar el descenso, a costa de alargarlo de manera notable, se puede seguir desde el vértice al S, pasando junto a un caprichoso tormo trabajado por la erosión, las roderas que enlazan más abajo con la amplia pista que recorre la sierra; hacia la izquierda, contemplando algunos torreones de conglomerado característicos de Caldereros, reseguimos la ancha y suave lomada hasta la encrucijada del collado de Peñalarga (1367 m), abierto con el Alto de la Muela (1428 m). Pista abajo, en un recorrido algo tedioso, atenuado apenas por los numerosos y pintorescos cantos punteados, típicos de la sierra, que se acumulan en depósitos en los márgenes de la estrada, regresamos a las tenadas y al pairón de las Ánimas Benditas, junto a la carretera, ya en Cubillejo de la Sierra (2,10).

Acceso: Cubillejo de la Sierra (55 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak