Gora

Plandeoliva (503 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé Resano
Sarrera data
2017/11/15
Aldatze data
2019/11/28
3

Es curioso que las cumbres del pequeño macizo de los Caneluches (593 m), situado al sur de San Pedro (889 m), sean tan diferenciadas a pesar de su cercanía, con una prominencia que supera los 40m tanto en Caneluche Redondo (578 m), como Centenales (537 m), Alto de la Gudilla (532 m) y este Plandeoliva o Pan de Oliva (503 m). Teniendo en cuenta que además la cima principal de Caneluche Pelado (593 m) supera la prominencia de 125 m, podremos coleccionar un conjunto de cumbres en poco tiempo, siempre que no tengamos reparos en ascender montes de difícil acceso y raramente visitados, y que por tanto obliguen a intuir sendas entre la vegetación, cada vez más profusa.

El monte se combina obviamente con la visita al Alto de la Gudilla (532 m), dado que entre ambas cimas hay pistas y campos que no poseen mayores obstáculos.

Desde la pista de San Isidro del Pinar

Hay dos pistas que llevan a la zona que nos interesa. Si no ha llovido es factible entrar con el coche a la que está junto al poblado (436 m). Al W junto a una casa se puede recorrer en coche la pista con buen firme que pasa junto al corral de Larraz y llega hasta las ruinas del corral de Rada (405 m), donde se recomienda aparcar. A la derecha la pista es algo peor y por tanto recorrer estos 800m en coche solo se recomienda con un coche alto y si no hay barro.

Por la pista de la derecha (N) se alcanza un pequeño aparcamiento (415 m). Lo más sencillo es recorrer la curva de la derecha por el huerto, pero es más corto seguir de frente las rodadas y pasar el campo, saliendo detrás de la conducción de agua a la misma pista. Por la izquierda (NW) se alcanza el Portillo de los Lobos (452 m) donde hay otro aparcamiento de cazadores. La cumbre es visible justo enfrente, claramente destacada en medio del campo donde está el corral de Nicolás Arbeloa.

Vamos a seguir el camino por la derecha, bordeando el campo, hasta que sobrepasado el corral apreciamos las rodadas que lo atraviesan y nos sitúan en la base del monte. La verdad es que no se aprecian muchas sendas y no son fáciles de encontrar las existentes dado que no están señalizadas y solo las conocen los cazadores. Describiremos las dos más razonables.

La opción menos empinada es rodear la cumbre por la derecha y situarnos al norte, donde hay un campo. Por la izquierda lo recorremos unos 100m antes de buscar el paso entre la vegetación. Hay que tener suerte e intuición y seguramente fallar alguna vez, pero la clave es no descender por el campo porque después es mucho peor. Si localizamos la senda veremos que hay algunos cartuchos y que se sigue mejor de lo que parecía, llevando a la ante-cima y posteriormente a la cima, en una pequeña repisa rocosa (503 m).

La segunda opción es entrar a la cara sur por el campo tras el corral de Arbeloa y localizar la entrada a la única zona que vimos de color diferente por estar erosionada y haber perdido los árboles. El paso es mucho más empinado aunque presenta menos ramas que esquivar para ganar la loma cimera.

Accesos: Corral de Rada (55 min).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak