Gora

Forno de Martín, Pico do (892 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2018/02/01
Aldatze data
2018/02/01
1

El Pico do Forno de Martín (892 m) es la máxima altura de la Serra de Meira, una corta alineación montañosa (10 km de longitud) del norte de Lugo, de perfil chato y alargado, compuesta por pizarras paleozoicas. Las sierras lucenses presentan una orientación general S-N, y la de Meira no es una excepción. La uniformidad de su línea cumbrera y su fácil acceso han propiciado la implantación en 2004 de un Parque Eólico integrado por 58 aerogeneradores de 850 KW, con 49,3 MW de potencia total instalada, que condicionan visualmente este alterado espacio natural.

La Serra de Meira actúa como divisoria de aguas entre las cuencas de los ríos Eo y Miño; precisamente en su ladera occidental, bajo los cantos del Pedregal de Irimia, tiene su nacimiento el Miño, el curso de agua más importante de Galicia. Meira marca el límite oriental de la Reserva de la Biosfera "Terras do Miño" (declarada como tal en 2002), que abarca 364.000 ha de la cuenca alta del río, lo que supone casi el 40% del territorio lucense; la sierra separa la Terra Chá, la comarca más extensa de Galicia, de A Fonsagrada, comarca colindante ya con el occidente asturiano.

A pesar de todos estos atributos y de su notable prominencia, a esta vertiente de la serra de Meira no le sobran atractivos montañeros, por lo que conviene completar la sencilla ruta de ascenso propuesta con la visita a alguno de los lugares de interés del entorno próximo. Además del curioso Pedregal de Irimia, al NW de Santa María de Meira se encuentra la Lagoa de Fonmiñá, ya en el Concello de Pastoriza, lugar donde nace "oficialmente" el Miño.

En Meira, capital del concello homónimo, se alza el grandioso monasterio de Santa María de Meira (Monumento Nacional), fundado a mediados del siglo XII por monjes de la orden del Císter, aunque hay constancia de la existencia de un cenobio benedictino anterior (s.X). Construido en granito, tras su monumental fachada románica se esconde una iglesia de tres naves de bóvedas apuntadas y otros tantos ábsides, todo ello con la austeridad y la sencillez ornamental propia de la arquitectura cisterciense; los sofisticados herrajes de su puerta de acceso gozan de merecida fama. Finalmente, en el vecino Concello de Castro de Rei se puede visitar el importante Castro de Viladonga (declarado BIC), con museo anexo, un ejemplo de poblado castreño tardío (s.II-V), habitado durante la época de dominación romana.

Desde el Pedregal de Irimia (Meira)

Meira se encuentra a 34 km al NE de Lugo por la N-640. Una carreterilla señalizada al E conduce en menos de 3 km al área recreativa del Pedregal de Irimia. Una alargada lengua de bloques de cuarcita, al parecer de origen glaciar, que recuerda vagamente a los ríos de piedra de la sierra turolense del Tremedal, se descuelga flanqueada de salgueiros desde las alturas de Meira; el recién nacido río Miño es un regatillo de limpias aguas que mana al pie del canchal. Como no podía ser menos tratándose de Galicia, el Pedregal de Irimia cuenta con una leyenda propia para explicar su origen, que reproducimos de la página web del Concello de Meira:

"Cuentan las leyendas acerca del nacimiento del Miño, que en aquellas tierras vivía una vieja maga llamada Irimia que se llevaba mal con los monjes del convento. Un día, mientras vigilaba su ganado, fueron los monjes a cobrarle los impuestos que nunca pagaba, y ella para defenderse comenzó a tirarles piedras para echarlos de sus fincas, por lo que los monjes decidieron quedarse con sus tierras ricas en fuentes para mantener a su ganado.La hechicera les echó una conjuro y cubrió el nacimiento del Miño con piedras muy grandes hasta el fondo de su finca, para que no pudiesen ir al agua. “Nunca podréis probar la primera agua de este río porque es miño”. Es por eso que el Pedregal le da el nombre al nacimiento del Miño."

Unos metros más adelante del Pedregal y del área recreativa (625 m) nace a la izquierda de la carretera una pista que enfila ladera arriba, con pendiente sostenida, en dirección a los generadores eólicos que asoman en el cordal. El camino está señalizado con flechas de madera de las rutas senderistas "O Pedregal-Corno da Órrea" y "Miño-Eo", que nos van a acompañar hasta la propia cima.

Una vez alcanzado en la Cruz de Meira el carretil que recorre la lomada, seguimos al N enlazando los aerogeneradores del parque eólico con suave desnivel hasta el punto más elevado de la sierra de Meira, llamado Pico do Forno de Martín (892 m), ocupado por una caseta de vigilancia de incendios, varias antenas y un elevado vértice geodésico. El panorama, amplio en todas las direcciones, no resulta demasiado espectacular; los montañeros más habituados al paisaje lucense sabrán reconocer los valles y los suaves perfiles montañosos que cierran el horizonte.

Acceso: Pedregal de Irimia (40 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak