Gora

Castillo (1.100 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2018/03/01
Aldatze data
2018/03/06
2

Por razones obvias, la cota más popular de la meseta de Las Tuerces, aunque no sea ni mucho menos el punto más elevado, es la cima de Peña Mesa (1071 m), situada sobre un caprichoso tolmo calizo consagrado como emblema de este sugerente espacio natural; en realidad, el techo de Las Tuerces se alza en el extremo más oriental de esta lora palentina frontera con Burgos, sobre una chata loma coronada por el vértice geodésico denominado Castillo (1100 m). La cima recibe el nombre del histórico castillo de Gama, que exhibe su venerable ruina al NW, encaramada al final de un afilado crestón calizo.

El castillo roquero de Gama

Esta fortaleza aparece documentada desde el siglo XI, como señala la ficha del Catálogo de Bienes Protegidos de la Junta de Castilla y León: "Hay documentación de su uso, ya en el año 1096, cuando Alfonso VI concede a Don Nuño Pérez de Lara esta fortaleza y su valle, por lo que la construcción habría que llevarla a momentos anteriores del siglo XI. Hasta esta concesión, la villa y el Castillo pertenecían a Fernán Roiz, más tarde pasó al señorío de la Casa de la Vega, para en 1513 pasar a propiedad de Conde de Osorno, Don Pedro Manrique y finalmente pasará a ser propiedad de la Duquesa de Alba."

El castillo de Gama formaría parte de la ingente nómina de baluartes defensivos construidos durante el medievo a lo largo de la fluctuante y conflictiva frontera entre los antiguos reinos de Castilla y Navarra. A pesar de su estado ruinoso, sigue presentando un aspecto imponente; conserva la torre del homenaje y varios lienzos de muralla, dos arcos adovelados de medio punto y una sencilla ventana con remate lobulado. En el antiguo patio de armas se alza la Ermita de Nuestra Señora del Castillo, construcción rústica y algo tosca fechada probablemente entre los siglos XVII y XVIII.

A caballo de una cresta entre dos valles, el castillo domina visualmente una amplia extensión de la comarca palentina-burgalesa de Las Loras, el legendario Monte Bernorio (1178 m) y su castro prerromano, y la Lora de Valdivia, con el espléndido telón de fondo de toda la alta montaña palentina: sierras de Peña y Brezo, Espigüete, Curavacas, Peña Prieta, Valdecebollas...

Monumento Natural de Las Tuerces

La lora de Las Tuerces es un pintoresco enclave de naturaleza calcárea situado en el término municipal de Aguilar de Campoo; un singular paisaje kárstico modelado por el agua, caracterizado por las caprichosas formas de relieve que adoptan las peñas por procesos de disolución química de la roca caliza. Tolmos, arcos, callejones, puentes de roca..., configuran un espacio natural atractivo y muy sugerente, apto para disfrutar incluso con los más pequeños por su fácil acceso.

Las Tuerces están incluidas desde 1991 en el Plan de Espacios Naturales Protegidos de Castilla y León con la categoría de Monumento Natural, aunque desde tan lejana fecha sigue pendiente de publicarse el correspondiente Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), que es el documento que debe regular la gestión de los recursos en los espacios naturales, preceptivo para asegurar su adecuada protección. El LIC "Las Tuerces" está declarado desde 2015 como Zona Especial de Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000, atendiendo a sus valores geológicos y geomorfológicos y a la flora y fauna asociada al paisaje kárstico; la ficha LIC nombra las principales comunidades vegetales presentes, en algunos casos de forma relicta y testimonial, en el espacio natural:

"Con un uso hasta un pasado reciente mayoritariamente ganadero (hoy día prácticamente desaparecido) y en menor medida agrícola, en la actualidad el Espacio mantiene extensas plantaciones de pinos negrales y albares en la plataforma de culminación del páramo, que se alternan con encinares. En las zonas más abruptas (colapso de dolinas, escarpes y otros afloramientos calizos y kársticos) se desarrollan densas y diversas formaciones arbustivas y arbóreas. Son también destacables los quejigares 'de cabecera' que se mantienen en los tramos más pronunciados de las laderas de este páramo. En el caso de las exposiciones más netamente umbrías, quedan algunos pies dispersos de hayas, fresnos, tejos y acebos que testimonian la dominancia de estos bosques en estas laderas, que actualmente se encuentran en un estadio arbustivo de regeneración vegetal".

El documento destaca además algunas especies singulares de flora y fauna cuya presencia en Las Tuerces otorga un especial interés a este espacio natural: ciervo volante (Lucanus cervus), citas antiguas de la presencia del desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) en el río Pisuerga a su paso por el cañón de la Horadada, lagartija roquera (Podarcis muralis), lagarto verde (Lacerta bilineata) y la mariposa apolo (Parnassius apollo), entre las especies de fauna; y entre las de flora, variedad de helechos rupícolas y de orquideas, belladona (Atropa bella-donna), nenúfar (Nuphar luteum), Pulsatilla rubra o Sedum nevadense, planta endémica de algunas montañas ibéricas.

Al Castillo de Gama y a la cima del Castillo, desde Gama

Gama es una recóndita aldea de cuidadas casas, dependiente administrativamente del ayuntamiento de Aguilar de Campoo, ubicada al pie de la fachada septentrional de Las Tuerces, en su extremo más oriental; dista 6 km de la villa galletera, por un ramal que atraviesa Villallano y finaliza en el pueblo. Su parroquial de San Andrés (s.XII), restaurada por la Fundación Santa María la Real, es una hermosa muestra del exquisito románico del norte de Palencia.

Iniciamos este sencillo recorrido circular junto a la antigua "escuela nacional", al final de la aldea de Gama (950 m), donde existe un desvaído panel de la vieja red de senderos del Monumento Natural de Las Tuerces, cinco sendas señalizadas tiempo ha por el ayuntamiento de Aguilar de Campoo, diferenciadas por el color de la pintura utilizada en su trazado (Ruta roja: "De Mave a Las Tuerces por La Horadada y Villaescusa de las Torres". Ruta amarilla: "De Mave a Las Tuerces por Olleros, el Monte Cildá y Villaescusa de las Torres". Ruta verde: "De Aguilar de Campoo a Las Tuerces por Villaescusa". Ruta rosa: "De Gama a Las Tuerces por el Castillo". Ruta azul: "De Mave a Gama por la ermita de San Pelayo y el Camino Viejo"). La ruta a seguir en este caso es la rosa, aunque difícilmente localizaremos en el paseo restos de pintura, innecesaria en cualquier caso dada la sencillez del itinerario.

Junto al panel, un poste de madera señala de manera inequívoca la dirección a seguir al Castillo de Gama, a través de un agradable sendero que serpentea primero por la ladera arbolada y luego por terreno abierto a los pies del castillo; una singular formación rocosa, que luego visitaremos, llama especialmente la atención por su silueta fantástica y por su difícil equilibrio. El sendero trepa sin excesivas dudas hasta el filo de la cresta y penetra en el recinto del castillo por su flanco NW. El único edificio que se mantiene en pie es la ermita, aunque en los restos conservados de la fortaleza perdura el encanto de las piedras viejas.

Abandonamos el espacio amurallado por un arco de aspecto frágil en el extremo oriental y visitamos brevemente la roca de curioso perfil, horadada en su base, que ofrece perspectivas insólitas del castillo de Gama. En el rellano inmediato, damos la espalda a un poste de madera que indica la dirección hacia Recuevas y reseguimos al E la pista, que efectúa un amplio rodeo en sentido horario mientras asciende suavemente hacia la aplanada cima de Castillo (1100 m), señalada por el pilón geodésico en medio de una plantación de pinos que se niegan a medrar en estas soledades.

Si se desea, se puede continuar por la desolada meseta al W, siguiendo la hipotética ruta rosa, para alcanzar, tras sobrepasar una oscura repoblación de coníferas y enlazar con el trazado de las rutas azul y verde, el sector más entretenido de Las Tuerces y la propia cima de Peña Mesa (1071 m); son más de 7 km de recorrido (alrededor de 2 horas), solo ida.

La opción de retorno más sencilla desde la cima pasa por regresar al rellano junto al castillo y descender, por un marcado sendero al pie de la cresta, al vallejo occidental; en las paredes bajo el castillo brillan los clavos y las chapas de las rutas de escalada que la surcan, sucursal del vecino valle de Recuevas, donde se encuentran las paredes más frecuentadas por los pies de gato palentinos. Un pequeño riachuelo se escapa del valle, entre verticales peñascos, por el fondo de la vaguada (el Paso de la Fuente); el camino traspone a su lado el imponente pórtico rocoso, deja a un lado una exangüe fuente fechada en 1897 y regresa de inmediato al grato núcleo rural de Gama (1,00).

Acceso: Gama (30 min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak