Gora

Moleta Redona (691 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2018/03/28
Aldatze data
2018/04/09
1

La Moleta Redona (691 m) es una montañita de fisonomia sorprendente y caprichosa, un cono casi perfecto de formas orondas, rematado por un mamelón cilíndrico de sólida roca caliza. Desde el punto de vista geomorfológico, las Molas de Xert, de las que forma parte la Moleta Redona, son una forma particular de relieve, denominado inverso, que se caracteriza por un plegamiento "anormal" de los estratos, en virtud del cual los materiales que debieran ocupar el fondo de los valles acaban formando la cresta de la montaña (sinclinal colgado).

Estas características estructuras de cimas amesetadas de superficie variable, defendidas por escarpes rocosos en todo o en la mayor parte de su perímetro, reciben de manera genérica el nombre de molas, muelas, loras, castillos..., dependiendo de la región donde se presentan.

El topónimo genérico "moleta", relativamente abundante en la orla catalanoparlante, que en otros casos aparece transmutado en "molella" o "morella", hace referencia al pétreo penacho que corona la montaña, un remedo de muela de aspecto inaccesible, perfil apuntado y reducida superficie cimera. En la Moleta Redona, se ha equipado un vertical diedro de su pared occidental con unas cuantas grapas metálicas ancladas a la roca y un cable de acero, que facilitan enormemente la ascensión a la cima (F+) y minimizan, con unos pertrechos básicos para asegurarse, el riesgo de caída.

Desde la ermita de Sant Marc de la Barcella

Sant Marc de la Barcella es una ermita fortificada perteneciente a la localidad de Xert, situada en la amplia barrancada que se forma entre las Molas de Xert y la Serra de Turmell. La remozada ermita es el recuerdo de un antiguo despoblado medieval que sucumbió a las epidemias de peste que asolaron Europa en la segunda mitad del siglo XIV. El edificio actual es barroco (s.XVIII) y está adosado a una pequeña torre almenada de factura más añeja, con un interesante aljibe abovedado para la recogida de pluviales. Desde Xert, por el Camí del Turmell, hay 5 km de carretera asfaltada hasta Sant Marc de la Barcella.

En el cruce de la ermita, sin necesidad de subir al cerro donde se asienta, dejamos la pista del Turmell y tomamos el ramal de la derecha, que se desliza entre campos de almendros por la margen derecha del barranc de la Barcella, tributario del río Cèrvol, hasta sobrepasar una airosa peña señalada como La Tossa o Roca Mercadera (591 m). Al pie de su espinazo NE, tomamos la pista de tierra (el Assagador de la Roca de Cocoms, según la cartografía del IGN) que serpentea por una ladera de cultivos y praderíos abancalados. Una caseta de piedra junto a la font del Gravet señala una bifurcación que seguimos en ascenso a la derecha, en dirección al collado abierto entre la Mola Murada (759 m) y la Moleta Redona (691 m). Rodeamos la base de esta última por el flanco W, por el carretil o por un sendero paralelo algo más elevado, hasta el cuello formado con la Mola Llarga (688 m).

Desde este collado, un repentino sendero trepa sin concesiones por la empinada ladera de la cónica colina hasta la base del baluarte rocoso que la culmina. Circunvalando la peña por la derecha, pronto se localiza el diedro equipado con grapas de varilla corrugada y con un cable de acero como línea de vida, que permite salvar, con precaución y mejor con medidas básicas de seguridad (F+), los 5 o 6 metros del tieso peldaño hasta la cumbre de la Moleta Redona (691 m); un sencillo belén de montaña señala la cima de esta exigua y aérea plataforma rocosa.

Los itinerarios desde Xert, por las pistas que faldean la ladera oriental de la Mola Gran (807 m), o desde Canet lo Roig, por el Mas d'en Coll, resultan mucho más largos y tediosos que el descrito.

Acceso: Ermita de Sant Marc de la Barcella (1 h)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak