Gora

Redondilla (1.154 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2018/04/16
Aldatze data
2018/04/16

Como su propio nombre indica, la peña Redondilla (1154 m) presenta un perfil suave y redondeado, con sus tendidas laderas revestidas por un hermoso carrascal de Quercus rotundifolia en proceso de maduración; el encinar autóctono, no demasiado extendido en la comarca de las Loras, progresa lentamente, favorecido por el despoblamiento de las aldeas asentadas a sus pies (Cuevas de Amaya y Rebolledillo de la Orden) y por la consiguiente disminución de la presión sobre el bosque como suministro de combustible. En el tupido encinar encuentran refugio el corzo y el jabalí, el zorro y el tejón. La comarca de la Lora y los Páramos mantiene también una densa población de lobo ibérico; en el solitario paseo entre los carrascales de Redondilla, aunque no lleguemos a verlo, sentiremos su presencia.

A pesar de que, en este caso, no resultan muy evidentes los cortados perimetrales que caracterizan la parte superior de estas singulares estructuras orográficas, Redondilla es la cota culminante de la "Lora de Cuevas de Amaya", una de las doce que integran la unidad geomorfológica denominada "Las Loras", que se extiende por el extremo NW de Burgos y el NE de Palencia. En 2017, el espacio geográfico de Las Loras fue declarado Geoparque Mundial de la Unesco, elevando también a doce el número de geoparques existentes a lo largo de la geografía española, junto a los de Cabo de Gata-Níjar, Sobrarbe, Sierras Subbéticas, Costa Vasca, Sierra Norte de Sevilla, Villuercas-Ibores-Jara, Cataluña Central, Molina-Alto Tajo, Isla del Hierro y Lanzarote-Archipiélago Chinijo.

La figura de "geoparque" supone el reconocimiento internacional de una determinada comarca por la importancia y singularidad de su patrimonio geológico, y su puesta en valor junto al resto de aspectos del patrimonio natural y cultural presentes en la zona; como en las otras dos figuras internacionales promovidas por la UNESCO (los Sitios del Patrimonio y las Reservas de la Biosfera), los principios fundamentales que rigen los Geoparques son la protección del propio espacio, la educación y el desarrollo sostenible.

La peña Redondilla se sitúa además en el límite occidental del ZEC y ZEPA "Humada-Peña Amaya", un extenso territorio (casi 40.000 ha) propuesto como Zona Especial de Conservación y Zona de Especial Protección para las Aves dentro de la Red Natura 2000 de la UE.

Desde Cuevas de Amaya

Recorrido circular desde la remota aldea de Cuevas de Amaya, pedanía dependiente del Ayuntamiento de Sotresgudo, en la comarca burgalesa de Odra-Pisuerga, y casi en los límites con tierras palentinas; Cuevas dista 63 km de Burgos, por la A-231 hasta Sasamón y la BU-610 por Sotresgudo, y una distancia similar por la C-627, por Villadiego y Sotresgudo.

Desde el solitario caserío de Cuevas de Amaya (975 m) podemos realizar la ruta circular indistintamente en uno u otro sentido; la presencia de la Ermita de la Virgen de Camporredondo, en un alto cercano a las casas, nos decide a comenzar visitando sus viejas piedras (s.XVIII, pero con restos románicos y góticos) y efectuar la ruta en sentido antihorario. Hay que tomar el camino de tractor que abandona el pueblo hacia el W, dejando la ermita a la izquierda. La orientación es sencilla y las instrucciones a seguir, claras: en las tres bifurcaciones evidentes que encontraremos, elegimos siempre el ramal izquierdo. De esta manera, el camino va efectuando un giro hacia la izquierda, mientras rodea por la derecha la vaguada que desciende a Cuevas; la vegetación en el fondo del valle muestra señales de haber sufrido recientemente un pequeño incendio.

A partir de la segunda bifurcación, el carrascal gana presencia; desde la tercera, el camino, algo ondulante, se orienta ya de frente a la loma de Redondilla. No tomaremos más desvíos, que se dirigen a los terrenos de cultivo que rodean casi por completo las terrazas en torno a la cumbrera, sino que ganaremos altura hacia el W por la desvaída senda, evitando si es posible atravesar los campos sembrados. La cima de Redondilla (1154 m) es evidente, coronada además por el pilón geodésico, que alcanzamos por terreno herboso rematando el corto y grato paseo. A pesar de los grupos de carrascas que adornan la cumbre, presenta sugestivas panorámicas hacia las loras gemelas de Amaya (1370 m) y Peña Castro (1370 m), cercanas al E; hacia el NW, más lejanos, destacan los familiares perfiles, nevados hasta bien entrada la primavera, de la alta montaña palentina: sierras del Brezo y de la Peña, Espigüete, Curavacas, Peña Prieta, Valdecebollas...

Abandonamos la cima hacia el NW por la limpia lomada, pero no conviene entregarse a la engañosa placidez del ancho pasillo herboso abierto entre las carrascas, que nos alejaría demasiado, si nos confiamos, de la ruta propuesta. Recorridos alrededor de 300 pasos por la loma desde la cima, debemos descolgarnos a la izquierda y buscar un paso entre los cultivos que defienden la solana de la montaña, hasta alcanzar bajo los sembrados el ancho camino utilizado por los tractores para efectuar las faenas agrícolas en las parcelas. Siguiendo el rojizo carretil siempre en descenso, al principio con orientación general hacia poniente, no tardaremos en conectar, en un altillo bajo un tendido eléctrico, con la amplia parcelaria que, en suave descenso al SE, nos devuelve a Cuevas de Amaya (1,30).

Acceso: Cuevas de Amaya (40 min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak