Gora

Muela del Conde (1.454 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2018/07/07
Aldatze data
2018/07/07

La Muela del Conde (1454 m) exhibe uno de los relieves más vigorosos y espectaculares del Parque Natural del Alto Tajo. Situada en la margen derecha del río, en el entorno de la Laguna de Taravilla y de la cascada del Salto de Poveda, dos de los enclaves más populares de este extraordinario espacio natural, la montaña es escasamente visitada; una cima solitaria y tranquila, refugio de cabras monteses, al margen del bullicio propio de las zonas de baño acondicionadas junto al río durante los meses de estío.

Los farallones de su fachada de poniente cuentan con varias vías de escalada, sujetas a la regulación de actividades deportivas en el Parque Natural, que permite expresamente la escalada en las Agujas de la Muela del Conde "fuera del periodo de nidificación de aves rapaces comprendido entre el 1 de enero y el 15 de agosto". Atendiendo a sus especiales valores geológicos y culturales, toda esta zona forma parte también del Geoparque de la Comarca de Molina de Aragón-Alto Tajo, de la Red Mundial de Geoparques de la Unesco.

El personaje al que hace referencia el topónimo resulta ser el Conde Don Julián, noble visigodo a quien la tradición achaca la entrega de Ceuta a los árabes, que facilitaría la posterior invasión musulmana del territorio peninsular y el final de la dinastía visigoda; aquí entra en juego la leyenda recurrente que alude a la deshonra sufrida por Florinda, hija de Don Julián (apodada por los árabes "La Cava", "mala mujer o prostituta") a manos de Don Rodrigo, el último rey visigodo. La Muela del Conde sería el refugio elegido por Don Julián y su hija después de la supuesta traición, que habría sido fruto del despecho; y la Laguna de Taravilla, el lugar donde arrojaron sus tesoros para evitar que fuesen requisados por los árabes. Se dice que en la cima de la Muela subsisten ruinas del castillo del Conde Don Julián, además de restos de un poblado celtíbero anterior; en nuestra visita al lugar no encontramos ningún indicio razonable que confirme esa hipótesis.

Circular a la Muela del Conde desde la Fuente del Berro

En el km 70,5 de la carretera CM-210, entre Poveda de la Sierra y Taravilla, junto al Puente de Poveda sobre el Tajo, donde existe una de las casetas de información del Parque Natural del Alto Tajo, se inicia la pista de tierra que conduce a las Casas del Salto, transitable para toda clase de vehículos. Recorridos aproximadamente 3,5 km, pasados el Campamento y la Fuente del Berro, existe un pequeño espacio para aparcar, con varios postes de señales del GR 113 "Camino Natural del Tajo".

Uno de ellos, junto a un poste de madera con la testa pintada de violeta, señala la dirección a seguir a Peralejos de las Truchas por El Salto (17,5 km); en este punto (1070 m), inicio del recorrido a pie, un sendero desciende al Tajo y lo cruza por la Pasarela de los Pescadores, en una zona elegida por los bañistas por sus espléndidas pozas de aguas verde esmeralda. La senda, coincidente con la Ruta 8 "Salto de Poveda" de las señalizadas en el Parque Natural, transita entre los pinos de la margen derecha del río, bajo los paredones del extremo meridional de la Muela del Conde (1454 m), denominado Cerro Moreno en la cartografía. Algunos paneles de la Geo-ruta 7 "Laguna de Taravilla-Salto de Poveda-Peralejos de las Truchas" nos ilustran sobre pliegues, meandros y procesos litogénicos, lo que contribuye a amenizar la, ya de por sí, interesante ruta.

El estruendo del agua desbocada nos alertará sobre la proximidad del mirador del Salto de Poveda, que rompe en blanca espuma al otro lado de la gran poza del Tajo. Merece la pena desviarse ligeramente del camino y encaramarse sobre el muro de piedra del dique levantado en 1947 para el aprovechamiento hidroeléctrico del río, que no llegó a entrar en funcionamiento por problemas de filtraciones; desde este lugar, con las aguas hirvientes del Salto de Poveda a nuestros pies, se obtienen las mejores perspectivas de la altiva Muela del Conde (1454 m). A partir de este punto, la senda asciende de manera abrupta, con algunos pasos tallados en la roca y protegidos con balaustradas de madera, hasta la pista entre Peralejos de las Truchas y Taravilla, a la altura de un buen mirador sobre las quietas aguas de la laguna travertínica de Taravilla (0,45).

Dejando la visita de la laguna para el regreso, toca ascender a la izquierda por el polvoriento carretil durante un par de kilómetros, hasta alcanzar el Collado Somero (1279 m)(1,15), al pie de la boscosa y empinada ladera oriental de la Muela del Conde; hasta este lugar se puede llegar con vehículo, por la pista turística y forestal en regular estado que enlaza Taravilla (6 km) con el Puente del Martinete, cercano a Peralejos de las Truchas (13 km).

Un hito de piedras intenta orientarnos por la pradera hasta el linde del pinar, pero a partir de aquí comienza la brega con la pendiente y con el sotobosque de boj, sin más empeño que ganar altura buscando los espacios más limpios entre la vegetación. Las sendas trazadas por la fauna silvestre que puebla la montaña, probablemente cabras monteses, permite progresar entre los pinos y superar alguna barrera rocosa, sin más dificultad que la acusada pendiente. Bastante arriba, surge de improviso un marcado y viejo camino que, en un cómodo y prolongado zigzag, se encarama al canto oriental de la Muela, donde vuelve a aparecer algún hito para marcar este paso estratégico; una pequeña gruta junto al sendero, con señales de uso ancestral, nos hace recordar la leyenda de Don Julián y de su hija Florinda, antiguos moradores de la montaña.

La extensa meseta cimera de la muela, cubierta de pinos, encinas y boj, carece de puntos de referencia reseñables para progresar hacia la cima, situada en su extremo NW. Lo más recomendable es circunvalar en sentido antihorario la altiplanicie, lo más cercanos a su reborde externo, con algunas asomadas al N, donde se levanta la silueta característica de Cabeza Machorra (1426 m), hasta localizar el calvero, sesteadero de cabras monteses, donde se ubica el punto más elevado de la montaña; un pequeño cerco desmoronado de piedras, única evidencia humana que conseguimos localizar, señala la solitaria cima de la Muela del Conde (1454 m)(1,50).

Para la vuelta, regresamos por el mismo camino al covacho del portillo, descendemos por el sendero hasta que se diluye y nos obliga a deslizarnos por la pendiente, tocamos el collado Somero y desandamos la pista hasta la Laguna de Taravilla, donde existe un panel de la Ruta Salto de Poveda (2,45). Poco más abajo, un poste del GR 113 "Camino Natural del Tajo" nos hace descender por un carretil acarcavado, cerrado al tráfico no autorizado, que vuelve a cruzar el Tajo por una pasarela peatonal colgada sobre las verdes aguas del río. Siguiendo las balizas del GR y de la ruta 8, alcanzamos en agradable paseo las Casas del Salto, donde podemos acercarnos junto a la rugiente cascada. Luego, pista abajo en dirección al Puente de Poveda, en algo más de 1 km regresamos al punto de inicio junto a la Pasarela de Pescadores sobre el Tajo (3,30/3,45 el recorrido completo, sin incluir paradas).

Acceso: Pista forestal del Puente de Poveda a Casas del Salto, Pasarela de Pescadores (1h 50min); Pista Taravilla-Peralejos de las Truchas, Collado Somero (35 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak