Gora

Izaro (45 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2018/08/07
Aldatze data
2018/08/07
1

La isla de Izaro se sitúa frente a Mundaka, a la desembocadura del río Oka o Urdaibai en su salida hacia el mar. Se ubica a tan sólo 1,28 Km de la línea costera, constituyendo una prominencia sobre la protección hacia el mar de la punta Antsora. Posee una forma de “chuletilla” características y una extensión es muy limitada, de tan sólo 7,59 Ha, con una longitud de 760 m y una anchura máxima de 290 m. Su núcleo principal se ubica en el extremo SE del islote, donde alcanza una altitud máxima de 45 m. Luego se prolonga hacia el NW decayendo regularmente de altitud, salvo en la pequeña prominencia de Artxikote ( 28 m ), formado un brazo cada más estrecho hasta fundirse con el oleaje. Al NE de la isla, a unos 200 m emerge un pequeño escollo llamado Potorro harri o Harri ederra ( el nombre Potorro se usa, en general para designar, cualquier roca que emerge sobre la superficie del agua ), mientras que el borde SE se ubica el llamado Puerto de Izaro, una ensenada donde se suele efectuar el desembarco.

La costa cantábrica no ofrece apenas islas. En las primeras millas, la plataforma continental mantiene profundidades pequeñas, del orden de 100-200 m ( 200 m a 4 millas del Cabo Matxitxako ). Luego el fondo marino se derrumba ante el hundimiento de la fosa de Capbretón, donde se superan los 2000 m de profundidad a 17 millas de Matxitxako.

La historia nos dice que en el año 1422  llegan cuatro monjes con objeto de levantar un asentamiento franciscano en la explanada  del islote, que debió ser visitado por los reyes Enrique IV de Castilla en 1457, Fernando el Católico en 1476 e Isabel La Católica en 1483, interesados, seguramente por el curioso emplazamiento del convento. Probablemente saqueada por los corsarios ( los relatos insisten en darle protagonismo en estos ataques al mismísimo y temible pirata Drake ) el convento terminó desapareciendo en 1719, y con ello la única población permanente sobre una isla de la costa vasca. Algunas leyendas, más o menos fantasiosas, nos hablan de aquellos episodios de asedios y saqueos.

Pertenece a Bermeo, pero su titularidad se ha disputado con Mundaka.  De ello quedan leyendas y la famosa regata en la que Bermeo toma posesión de la isla. La regata se conmemora actualmente el 22 de julio, día de Santa María Magdalena, con una fiesta ( conocida popularmente como las Madelenas ) que lejos de ser competitivo tiene carácter de hermanamiento entre Mundaka, Bermeo y Elantxobe. En el cenit del evento, el alcalde de Bermeo, que lo será ese día también de Elantxobe y Mundaka, en presencia de los otros dos, lanza una teja al mar junto a la costa deIzaro, diciendo "Honaino heltzen dira Bermeoko itxuginak" (hasta aquí llegan las goteras de Bermeo). Con este pronunciamiento tiene lugar al renovación anual de la posesión del islote. Entonces, se asciende al punto culminante de la ínsula y se alza la ikurriña junto con la bandera la bandera de Bermeo. Fuera de este acto, la isla no recibe visitas.

La leyenda que se atribuye al origen de  la regata tiene similitud con otros contenciosos bien conocidos como el que se ha mantenido entre el valle de Aramaio/Aramayona (Araba) y Otxandio/Otxandiano, pero añadiendo el componente marítimo como seña identitaria. Para resolver la posesión de la isla, se determinó que sería mediante el desarrollo de una carrera que tendría lugar al amanecer del día, lo que sería indicado mediante el canto de un gallo. Dicen que los de Bermeo encendieron hogueras para provocar un canto anticipado del gallo, de tal modo que los remeros de la trainera de Bermeo salieron victoriosos a pesar de perder a uno de sus hombres que cayó al mar y pereció ahogado.

No está permitido el acceso libre a la isla y es imprescindible el permiso del Ayuntamiento de Bermeo.

Desde Bermeo (T5)

El punto de desembarco habitual en la isla es el “puerto de Izaro”. Se trata de una pequeña cala rocosa natural ubica en el flanco SE del islote. Se trata de una pequeña ensenada de unos 5 m de profundidad, a la cual, los barcos no se pueden aproximar demasiado al existir barias puntas rocosas diseminadas que se aproximan mucho a la superficie poniendo en peligro la navegación. Un bote es la alternativa para alcanzar tierra. En caso contrario se deberá cruzar esa ensenada a nado ( unos 150 m ).

Sobre las rocas existen los muros de un muro en cuya base se mantienen algunos peldaños. Sin embargo, por encima de ese muro, elevado algunos metros sobre el mar, desaparecen los vestigios incluso de sendero. Se debe remontar entonces un talud muy pronunciado, donde la escasa vegetación rala es la única ayuda. La ascensión es corta, penosa y no exenta de riesgos sobre todo en descenso, por lo que una cuerda de unos 60 m será de ayuda. La dificultad desaparece cuando nos situamos a 5 metros por debajo de la cima. En ella se alza la ikurriña y la bandera de Bermeo. La inmediata punta NE parece ser ligeramente más elevada ( 45 m )(T5).

Agradecimientos: Rober Etxaburu ( Patrón de la embarcación que nos guió hasta el punto de desembarco en la isla ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Bermeo - Izaro calendar-icon2018/09/09
distance-icon9,320 Km duration-icon02:11 elevation-gain-icon170 m elevation-loss-icon170 m calendar-icon2018/08/06
user-imageJavier Urrutia 6,38 Kb.

Iruzkinak