Gora

Peñas Blancas (1.772 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2018/11/24
Aldatze data
2019/03/24
1

A partir de la voluminosa mole caliza de Peña Lampa (1804) se desarrollan hacia el W algunos cordales poco conocidos con varias cotas destacadas. En el extremo occidental de la cresta de Peña Lampa, un espinazo rocoso se descuelga a poniente, a caballo entre Palencia y León, hasta el Collado Lampa o de los Senderos (1581 m). Un ancho cortafuego hiende la loma, entre escobas y brezos, hasta el centenario hito de Torre Magalana (1711 m), encrucijada de cordales de antigua tradición pastoril; desde el ancestral mojón del Tío Pinao, la suave loma desciende, totalmente leonesa, al Collado de Henal (1588 m), donde vuelve a elevarse de manera airosa hasta las crestas calizas de Peñas Blancas (1772 m).

Por el Collado Fuente Bendiga (1625 m), curioso topónimo, la cuerda enlazará luego con la desolación minera del Kado (1752 m), donde cambia bruscamente de sentido al W. Con idéntica rudeza las blancas calizas se oscurecen en los ásperos conglomerados de Cuetos Negros (1697 m); por la Collada de la Estrella (1565 m), siempre a poniente y definitivamente tiznado con los tonos ferruginosos del conglomerado, el cordal se encarama al extenso y llano calvero del Cueto Prioro (1720 m).

Peñas Blancas (1772 m), situada en el centro de esta importante estribación septentrional, es la cima más destacada del sector, excepción hecha de la propia Peña Lampa (1804 m).

Desde el Puerto de Monteviejo

Junto al cartel del puerto de Monteviejo (1433 m), en la carretera C-615 entre Besande y Boca de Huérgano, se inicia una pista polvorienta que planea con orientación S en dirección al pinar que tapiza la parte baja de la umbría del Cueto Prioro. Un poste de señales del GR 1 "Sendero Histórico" indica la bifurcación a la derecha hacia la localidad de Prioro; nuestro camino, con una baliza de senda errónea del propio GR, continúa al frente en ascenso, con algún tramo acarcavado por las fuertes tormentas de principio del verano, hasta el desmonte que traspone el paso; estamos en la Collada de la Estrella (1565 m), entre Cueto Prioro (1720 m) al W y Cuetos Negros (1697 m) al E.

Superados los elevados taludes de la zanja artificial (un senderillo a la derecha trepa con decisión hacia la cima de Cueto Prioro), la vieja pista minera cambia de vertiente y continúa con suave desnivel por la cabecera del arroyo del Busto, sobre los prados y bosques donde se cobija la aldea de Caminayo. Por la solana al pie de los violentos conglomerados rojizos de Cuetos Negros (1697 m), y con señales aún visibles del reciente pasado minero de la zona, el camino permite una cómoda aproximación hasta el desolado collado de Fuente Bendiga (1625 m), una negra explanada de polvo de carbón entre el Alto del Kado (1752 m), al N, y Peñas Blancas (1772 m), al S.

Es preciso localizar un esquivo sendero al fondo del rellano para superar el talud enmarañado de altas escobas que nos separa de las despejadas laderas de la montaña. Al otro lado, sobre las praderas salpicadas de brezos de la fachada occidental, se alza un potente crestón rocoso que permite, con precaución y buscando los mejores pasos entre la resquebrajada superficie caliza, tapizada de enebros rastreros, encaramarse hasta la cima central de Peñas Blancas (1772 m), la más elevada de las tres que componen la cumbrera de este airoso y poco concurrido macizo.

Impresionan las caídas orientales del pico (las "Agrias") sobre el valle del río Grande, que se remansa a nuestros pies en el embalse de Besandino, invisible desde la altura. Magníficas panorámicas abiertas en todas las direcciones, donde destacan con fuerza las siluetas lejanas de Espigüete y Curavacas; la mole oscura del Peñón de Arbillos (1978 m); la alargada umbría de Peña Lampa (1804 m); Peña Corada (1832 m), avanzadilla al SW sobre la llanura castellana; y el telón de fondo de los Picos de Europa y de la alta montaña leonesa. Los broncos ladridos de los mastines de Caminayo rompen el silencio de la tarde estival.

Para el descenso desde la cima resulta más cómodo deslizarse por las vaguadillas y los canchales de la vertiente occidental (hitos aislados), hasta alcanzar, al pie de la ladera, el senderillo que nos devuelve a la explanada de Fuente Bendiga; un pequeño esfuerzo extra entre los desmontes de la extinta actividad minera nos llevará sin dificultades hasta la cumbrera de Kado (1752 m), más panorámica si cabe que su vecina Peñas Blancas (1772 m).

Acceso: Puerto de Monteviejo (2 h)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak