Gora

Labrouche, Torre (2514 m)

remove-icon
David Atela
Sarrera data
2019/03/03
Aldatze data
2020/08/13
1

Prolongada y expuesta ladera de roca rota en la vertiente Sur de la Torre Labrouche, que nos permite la ascensión por una línea de acanaladuras poco evidentes.

La torre fue bautizada por el mismo conde Saint Saud en consideración a su compañero de ascensiones Paul Labrouche. Ambos ascendieron el 30 de junio de 1892 al Torre Cerredo acompañados por los guías  Luis Suárez, de Espinama, y Francois Salles, de Gavarnie.

Desde el collado Pandébano (PD)

Al poco de cruzar una portilla, la pista alcanza su punto más elevado y comienza a descender suavemente para cruzar el torrente a nuestra izquierda. Es la zona de habitual aparcamiento para vehículos. Dos itinerarios llevan ahora hacia las majadas de la Terenosa: el camino más cómodo parte a nuestra derecha desde el punto más elevado en la pista (WNW, margen izquierda, carteles) y sube entre campas hacia una cabaña, a la vez que deja a la izquierda un abrevadero. Por esta primera opción avanzamos luego a la izquierda (W, camino entre matorral) en muy suave ascenso por toda esta falda de la montaña y hasta coronar hacia la izquierda la espectacular campera del collado de Pandébano (1220 m).

Dejamos a la derecha (cartel) una traza que gana un poco antes el collado y va a marchar (W) hacia Bulnes, y seguimos el camino hacia el extremo opuesto del collado (S), donde se bifurca justo al pie de la siguiente rampa: la traza de la derecha (sendero, balizas PR) entra ya decididamente en la vertiente de Bulnes y enfila una vaguada lateral que baja de la montaña de las Moñas (SSW, suave ascenso) para salir a la derecha sobre las majadas de la Terenosa (1315 m)(0,30). La otra ruta que sube desde Pandébano a la Terenosa se inicia ya sobre la margen derecha del torrente de Pandébano, donde tomaremos a nuestra derecha una traza de todoterreno que remonta un lomo de hierba y matorral bajo en dirección (WSW, dejamos a la izquierda una mata de bosque) a un punto en la divisoria algo por encima del collado de Pandébano. Se sube con rapidez por esta monótona rampa hasta ganar el quicio de la divisoria Sotres-Bulnes, donde entroncamos con otra traza que sube desde Pandébano y nos invita a torcer a la izquierda para ganar un collado justo al pie de la montaña de las Moñas (1295 m; 20 min). Un sendero horizontal entra ahora a nuestra derecha por una cuenca herbosa que cruzaremos rumbo a su otra margen, emplazamiento de las majadas de la Terenosa (1315 m)(0,30).

Hay un buen camino que enlaza los dos grupos de majadas de la Terenosa y luego sigue en travesía ascendente por toda la ladera de la montaña en dirección (SW) al Collado Vallejo. Se deja a la derecha una masa boscosa y luego subimos entre campas y roquedo, con pendiente siempre suave, hasta la sucesión de brechitas que advierte nuestra localización en el Collado Vallejo (1560 m)(1,15). La vertiente Norte del Pico Urriellu, erguida sobre el abismo de canales y roquedo que conforma la caída sobre la canal de Baldosín, ofrece un paraje único de tintes andinos. Descendemos por el camino tallado en la otra vertiente (un poco expuesto si hay mucha nieve, riesgo de avalanchas sobre las siguientes canales que surcan la ladera) y hasta que la pendiente se iguala en una travesía lateral que pasa un pretil entre dos simas y afronta ya la subida sobre la margen derecha de esta ingente rampa denominada Jou Lluengu.

El camino está muy bien mantenido y describe numerosas lazadas con idea de ir ganando inclinación a la vez que nos aproximamos al pie del Picu Urriellu. Hay una traza secundaria que pasa, un poco más a la izquierda, por la boca que da acceso a la canal de la Celada, pero lo más habitual es subir un poco más a la derecha sobre el camino principal, que suaviza su pendiente y ofrece alguna mínima campera contigua a algunos grandes bloques que resultan útiles para vivaquear. Refugio de la Vega Urriellu (1950 m)(2,30).

Frente a la puerta del refugio y justo en el otro extremo de la pequeña hoyada que se emplaza frente al edificio, surge una senda en ascenso (hitos y balizas verdes) que pronto abandona esa cuenca por una discreta callada en la que se avanza a nuestra izquierda sobre la rampa quebrada a los pies de la montaña del Neverón. Cruzamos hacia la derecha y en suave ascenso una zona de llambrias (NW, hitos y balizas, traza de paso), hasta emplazarnos frente al contrafuerte NE del Neverón, donde más a la derecha de los pináculos conocidos como Diente de Urriellu se atisba ya el escarpado pasaje de la Corona del Raso.

La senda asciende con dureza y hacia la derecha la gravera que es base de ese roquedo (traza de paso, hitos y balizas), para luego ascender sobre una diagonal de roca suelta y firme que despega ya sobre la base y nos sitúa muy arriba y al pie del roquedo final de la Corona del Raso atención en el descenso de tomar esta diagonal y no continuar hacia abajo al pie de la canal que ahora abordaremos. Doblamos hacia la derecha el final de esta rampa, y justo antes del murallón se hiende a la izquierda una canaleta estrecha (veta de dolomía, roca quebrada, I) que trepamos sobre su fondo y con ayuda de algunas presas en el espolón a nuestra izquierda. La canaleta concluye sobre una vira a nuestra izquierda que así corona el paso de la Corona del Raso (2250)(3,15).

Seguimos unos metros la arista en ascenso (un poco a la derecha, luego un paso a la izquierda y nuevamente a la derecha del filo, balizas), y luego hay ya una traza evidente que escapa hacia la derecha en la ladera que es base del Diente de Urriellu. 

Perdemos unos metros en la vertiente W y, tras dos breves revueltas, se inicia una bajada hacia la derecha donde aparece una importante bifurcación. Dejaremos a la derecha y en línea recta la traza que conduce al Hou del Agua y tomamos una curva a la izquierda sobre otra traza que desciende en diagonal hacia el lado contrario de la ladera (SSW, hitos y balizas de spray).

Se alcanza así la porción más meridional del hoyo que teníamos al pie de la horcada Arenera, y lo seguimos en esa dirección (S, traza de paso, neveros hasta mitad de verano) rumbo a su cabecera, que nos abrirá a la derecha una evidente collada que alcanzaremos de inmediato (2290 m)(4,00). Detrás se nos abre una hoyada que es lugar de múltiples bifurcaciones. Nuestra ruta cruza al extremo opuesto de la hoyada, sobre su boca de salida rumbo a una meseta algo inferior que alberga un hoyo muy extenso y profundo.

Como deseamos acceder directamente al Hou de Cerredo, desde la collada antes mencionada (2290 m) cruzaremos igualmente la hoyada rumbo a su extremo opuesto, pero entonces saldremos a la otra vertiente para ceñirnos de inmediato a la izquierda y así evitar perder altura. Encontraremos, sobre el roquedo a nuestra izquierda, una línea practicable para encaramarnos (pequeña trepada, hitos) y de inmediato cruzar a la derecha (SW, tramo confuso) a media ladera. Luego ganaremos un poco de altura para emplazarnos sobre la loma en las inmediaciones de un primer collado que da entrada al Hou de Cerrado. A partir de ahora resulta más fácil la orientación, asomados va al circo de cumbres que cierran este Hou. Continuamos a la derecha sobre la divisoria (WSW, hitos) y esquivamos algunos resaltes para asomar-nos finalmente a la derecha en un elevado punto de visión sobre el Hou Negro y el Pico de los Cabrones. En unión con las trazas que proceden de este lado, avanzamos a la izquierda sobre un nuevo paso que da entrada al Hou de Cerrado, justo al pie de los bastiones de la Torre Labrouche (2300 m)(4,30)(1,55 desde Vega Urriellu).

Ahora, al igual que para Torre Cerredo, avanzamos hasta el comienzo de la terraza de roca rota que habría de ayudarnos a ganar el pie de la rampa oriental de la Torre Cerrado. Sin llegar allí, nos desviaremos a la derecha por el corredor que acabamos de cruzar y que baja desde el collado entre Torre Labrouche y el Risco Saint Saud.

No debemos remontar el corredor (más arriba es difícil subir sobre el contrafuerte a nuestra derecha) y lo cruzamos aquí mismo para encaramarnos por un mínimo hombro que vemos a modo de reborde del corredor en su margen izquierda. Iniciamos así la trepada hacia la Torre Labrouche, en diagonal hacia la izquierda sobre una serie de canaletas poco destacadas II+, roca pobre) que iremos encontrando en las inmediaciones del resalte que domina el corredor. Una vez que éstas desaparecen en el borde del resalte, y sin tratar de avanzar más a la izquierda sobre otras canaletas que ya apa-recen en la vertical del collado con el Risco Saint Saud, encontraremos una estrecha canal-chimenea que sube recta hacia la cumbre y por la que debemos encaramarnos (II). Aparece un descanso previo a un estrechamiento, que, a pesar de ofrecer una repisa hacia la izquierda, vamos a afrontar por su fondo (murito, III-, roca rota).

La canaleta tuerce un poco a la derecha en la parte superior y nos encamina sobre una diagonal oblicua (hito), que avanza hacia la izquierda por una zona menos inclinada y anterior al bloque cimero. Ahora nos encaramamos un poco a la derecha sobre una serie de repisas (II-, roca rota, precaución) que finalmente dibujan una especie de canal rumbo a la cumbre. Aparece algún paso más vertical (II) y salimos algo a la derecha sobre la exigua repisa de la cumbre de la Torre Labrouche (2524 m)(PD)(5,20)(2,45 desde Vega Urriellu). Abismos hacia el norte. 

Continuación a Torre Cerredo (PD-)

Coronada la Torre Labrouche podemos seguir al Torre Cerredo por su vía normal. Esta asciende sobre una diagonal expuesta de roca firme que ofrece una trepada sencilla (II), pero mucho más impresionante en el descenso: muy compleja (40-45°, mixto) si aparece nevada. El nevero base presenta cierto peligro en primavera y hasta comienzos de verano. 

Desde la base de la Torre Labrouche (2300 m)(4,30)(1,55 desde Vega Urriellu), avanzamos por el Hou de Cerreado a la vez que transitamos por la base del roquedo (S, huella de paso, horizontal), y cruzamos una primera canaleta tras la que ya decidimos elevarnos sobre una zona rocosa muy erosionada (hitos, pequeños muros, I) con tendencia a la izquierda en la ladera.

Remontamos así el contrafuerte que limita en su margen derecha la canaleta que antes hemos atravesado y que baja desde el collado entre la Torre Labrouche y el Risco Saint Saud. El terreno pierde inclinación y se avanza con comodidad hacia la izquierda (SW, hitos y traza de paso), sobre una terraza de roca rota que nos ayuda a ganar el pie de la rampa oriental del Torre Cerredo. La terraza se amplía y enfrente ofrece una perspectiva sobre la horcada entre Torre Bermeja y Torre Cerrado, a la vez que a nuestra derecha se contempla la pared que complica el acceso a nuestra montaña, y más a la derecha, la afilada silueta del Risco Saint Saud. Es entre esa pared y el risco donde se marca una canal de derrubios que da la impresión de desaparecer sobre el murallón a la derecha de Torre Cerredo.

Nos elevamos por esa canal (WNW, 30-35° si hay nieve y algo expuesto) y, a su término, observamos a la izquierda cómo sube en diagonal una rampa colgada por encima de la pared que complica nuestro acceso. Trepamos por el canalón de roca firme que nos lleva a ella, o bien por su margen izquierda (II, buenas repisas), e iniciamos la diagonal pedregosa que, hacia nuestra izquierda, conduce a la cumbre. Se sube un poco en la margen derecha, por unas acanaladuras pisadas que enlazan sucesivas repisas separadas por pasos de roca firme (II-, 45º) y muy expuesto si hay nieve en la rampa). Poco a poco aumenta nuestra exposición sobre la pared a nuestra izquierda: conviene simular los movimientos e realizar en el descenso para evaluar si seremos capaces de bajar en condiciones (mucho más complejo en descenso). Al estrecharse la rampa en su zona superior, buscamos a la izquierda una oquedad característica (anclajes) desde donde se afronta, a izquierda y derecha sobre la cueva, un paso de roca firme (II-, muy complejo y mixto en invierno). Así se alcanza la arista somital, que un poco a la izquierda corona la cima de Torre Cerredo/Torre Cerréu (2650 m)(PD-)(5,20)(2,45 desde Vega Urriellu). Buzón de montaña y vértice geodésico.

Accesos: Refugio Urriellu (2h 45 min).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak