Gora

Cerro de la Cruz (873 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2019/03/27
Aldatze data
2019/03/27
1

El Cerro de la Cruz (873 m) es una pequeña montaña de arcillas y conglomerados, perfectamente individualizada al pie de las laderas sudorientales del Páramo de Masa; el cerro cierra por el sur la cubeta donde se cobija el caserío de Castil de Lences, una preciosa y monumental localidad burebana con hechuras medievales, dependiente administrativamente del ayuntamiento de Poza de la Sal.

Nos comenta una vecina, ya entrada en años, que, hace más tiempo del que ella recuerda, subieron una cruz a la cima del cerro (de ahí el topónimo), que más tarde fue derribada por un rayo; por su aparente normalidad, no hay por qué dudar que el hecho fuese perfectamente real, aunque no pudimos evitar la sensación de pensar que era una simple historia fabulada sobre la marcha por la lugareña para satisfacer la curiosidad de unos forasteros preguntones. En la actualidad, ni la cima ni sus alrededores parecen conservar restos de cruz alguna, ni hemos podido documentar su posible existencia en el pasado, más allá de la propia huella toponímica.

La propuesta montañero-cultural permite combinar el ascenso a cualquiera de los tres cerros (Cerro de la Cruz, Cantarranas y Cuesta Castillo) que rodean el pueblo, o a todos ellos, con la visita al grato paraje de Manalagua (este sí, abundante en cruces y demás simbología religiosa) y con el callejeo por el cuidado núcleo de Castil de Lences; en el lugar brillan con luz propia la iglesia románica de Santa María la Mayor (s.XII), con su afilado ciprés y su morera monumental, el Monasterio de la Asunción o de Santa Clara (s.XIII) y la alegría del agua corriendo a raudales por los antiguos canales, entre las casas de piedra toba bien labrada.

Desde Castil de Lences

Situado a 10 km de Poza de la Sal, Castil de Lences se alcanza por la carretera BU-V-5022 que enlaza Lences de Bureba con Abajas y Cernégula (el pueblo de las brujas del Páramo de Masa). A la entrada de Castil de Lences (680 m), donde hay paneles informativos sobre la localidad, tomamos al E-SE la calle Santa Ana, que continúa por una pista hasta la ermita de Santa Ana, templo de origen románico con reformas posteriores, en el que destaca su esbelta espadaña.

El carretil sigue al E, prácticamente a pie llano, al pie de la ladera N del Cerro de la Cruz, y asciende luego, con suave desnivel, hasta el collado (829 m) al W del cerro, que da vista en la vertiente contraria a un paisaje de cárcavas arcillosas revestidas de enebros, donde sobresale el cerrillo Tordabón (857 m).

Desde el collado, una trocha que se va definiendo sobre la marcha trepa decidida al E por la resbaladiza rampa arcillosa hasta un primer promontorio, donde aflora el conglomerado; en breve, por el senderillo que recorre la lomada, se alcanza la cota cimera del Cerro de la Cruz (873 m), señalada por un exiguo hito de piedras. Agradable perspectiva local, desde la cima y su entorno, sobre el núcleo de Castil de Lences, enmarcado entre las alturas de Cuesta Castillo (879 m) y Cantarranas (862 m).

El descenso previsto, siguiendo la arista alomada que se estira al E, se ve entorpecido por una valla ganadera que obliga a escurrirse a su izquierda, por terreno transitable aunque algo invadido de matorral; con la vista puesta en el cerro Cantarranas, se alcanza sin dificultad un grupo de cabañas de toba cercano a la carretera, justo a la entrada de Castil de Lences.

Acceso: Castil de Lences (30 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak