Gora

Sandoain Occidental, Peña de (933 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Sarrera data
2019/04/15
Aldatze data
2019/04/15
2

Cuando se llega a Elkoatz / Elcóaz, por la carretera, se aprecia al fondo una interesante formación rocosa en las estribaciones del Motxorro ( 1.445 m ), es la peña de Sandoain ( 939 m ), absolutamente desconocida y actualmente de complicado acceso. La investigación de las rutas nos descubre esta otra peña situada al W, mucho más sencilla, y que comparte con ella la bonita aproximación, y una espectacular cresta rocosa que la hace atractiva. Está compuesta por tres dientes reconocibles, aunque es evidente que el central es el que constituye la cima. Si la visitamos, de cerca comprobaremos que es algo más que la cima de consolación por no poder ascender la principal, es una bonita peña que merece la pena por sí misma.

Sandoain debió ser algún poblado o conjunto de caseríos actualmente desaparecido, probablemente en las cercanías del barranco al que da nombre, y por el que discurre la pista que va a Aristu. También se refiere a todo el carasol de nuestras peñas. La parte norte de la cresta sin embargo tiene la denominación de Oskiotz, también por algún poblamiento, y da nombre a los faitios, expresión de Urraul que se refiere a campos dejados de cultivar, actualmente prados junto a las peñas, gracias a los cuales se mantiene limpia la senda de acceso, un pequeño milagro si hablamos de la sierra de Areta.

Desde Elkoatz

Salimos por la derecha por la pista cementada de Aristu, reconocible por la señal junto al buzón de la casa. Tras descender hasta el río tenemos dos posibilidades. Habitualmente podremos sortear el cauce, dado que no es profundo y pasar al otro lado junto a unos depósitos de cemento, aunque también es posible seguir por la izquierda y tomar más adelante un ramal ascendente embarrado a la derecha, para llegar al mismo lugar. Si pasamos el río directamente hay que evitar seguir hacia el pontarrón de Elkoatz, junto al río Areta, ascendiendo a la izquierda, al lomo donde pastan las vacas.

Por la despejada loma, donde debieron estar las saleras, y ahora están las gavillas de paja para las vacas, se sigue hasta que el amplio camino se convierte en senda, que sortea bastante bien los pequeños bojes. Poco a poco se va encajonando y definiendo pasando entre bojes más altos y girando a la izquierda (NW). El paso está muy marcado, señal de que está en uso, y se aprecian ramas podadas ya secas. De esta forma nos acercamos a las peñas, llegando a una curiosa entrada a la derecha, por un paso tallado en la roca, saliendo a una horcada, apreciando la impresionante cresta de nuestra cumbre a la izquierda. Ahora pasamos abriendo las cuerdas que evitan que escape el ganado, para seguir las zetas de la derecha, no tan evidentes como la senda que llevábamos, pero apreciamos rocas y piedras que constituían el talud del camino. El último giro no se aprecia mucho así que si seguimos de frente salimos al pequeño prado, donde ya no hay senda, dado que el acceso a la peña principal está ya cerradísimo.

En el prado debemos buscar a la izquierda la senda, que se define claramente y lleva por el cordal hasta el amplio campo herboso al N de nuestras peñas. Aquí queda a la derecha un buen camino, bastante amplio, que parece llevar a la sierra, en una ruta menos conocida. Nosotros nos encaminamos a la izquierda, a la base de la cresta de nuestra peña. Hay varias posibilidades, pero la más sencilla es la que intuimos a la izquierda, en un lugar donde ceden las paredes rocosas, formando unas gradas junto a un árbol. Hay que apoyar las manos (F) pero no hay dificultad para subir a la cresta. Por la derecha pasamos junto a un primer pináculo rocoso, antes de topar con las coscojas que pretenden impedir el acceso. Por la derecha se esquivan más mal que bien, antes de tocar la peña cimera, recubierta de vegetación. El lugar tiene unas interesantes vistas.

Accesos: Elkoatz / Elcóaz ( 1h ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak