Gora

Palomas (1.720 m)

remove-icon
Jose Ramon Triviño Barasona
Sarrera data
2019/06/23
Aldatze data
2019/06/23
1

La Sierra del Pozo, en el ángulo suroeste del Parque Natural de Cazorla, presenta una orografía agreste y diversa plagada de rincones sorprendentes. La subida al vértice geodésico de las Palomas nos brinda una oportunidad única de adentrarnos en un territorio genuino de la comarca.

La ruta arranca en la aldea de Cuenca (900m) desde donde alcanzamos el cortijo de Majada Honda (1120m) para remontar hacia el interior de la sierra por el barranco del mismo nombre. A medida que avanzamos por el sendero vamos ganando altura y nos sumergimos en un bosque cada vez más denso de pino laricio, encinares y robles. En una hora habremos coronado el Collado del Rasete (1348m) para cambiar de valle y tomar un sendero paralelo al cauce del Arroyo de las Palomas. El paisaje se hace majestuoso. Detrás nuestra vamos dejando al fondo el embalse de La Bolera mientras vamos ganando altitud en dirección a la pista de los Prados de Cuenca (1486m) justo antes de llegar al Collado del Royo 
A medida que avanzamos, la sierra se va encañonando y se divisan más arriba los picos del Calar de Hinojares, que atacaremos en menos de una hora desde su vertiente sur. Nos encontramos en la zona más accidentada y hermosa de nuestro recorrido. Por momentos, la pendiente se hace exigente mientras el camino se pierde a veces entre riscos y matorral. La vegetación se va espaciando y ya en el calar es prácticamente nula. A esta altura es muy probable que haya nieve abundante por lo que es recomendable el uso de polainas.

En la cuerda las vista son espléndidas.  A nuestra izquierda, la Cordillera de los Agrios, con el Rayal, el Picón del Guante y más al norte el Aguilón del Loco. Al fondo, si el día está claro, se divisa el Gilillo. Cualquier roca puede ser un lugar óptimo para almorzar, siempre que el viento, la nieve o el frío nos lo permita. La ruta dibuja una media luna a través del Calar de Hinojares y una sucesión de vértices geodésicos en dirección al pico de las Palomas (1720m). En este punto resurge nuevamente la masa arbórea y nos disponemos a perder altura por una cañada bastante vertical hasta confluir en una pista forestal que nos conduce a los Prados de Cuenca.

El camino cruza entonces la enorme explanada por su costado izquierdo hasta buscar otro sendero que desciende en zigzag entre pinos y encinares. El trazado va perdiendo altura y cerrando el círculo que iniciamos hace seis o siete horas en el cortijo de Majada Honda. Desde aquí a la aldea de Cuenca donde nos espera el autobús apenas queda media hora bordeando una impresionante pared de roca.





Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak