Gora

Torre del Lucero, Cerro de la (1.285 m)

remove-icon
Jose Ramon Triviño Barasona
Sarrera data
2019/09/08
Aldatze data
2019/09/08
1

      Partimos de Bélmez de la Moraleda con intención de subir, primeramente, a la Torre del Lucero, cerro que se extiende sobre el pueblo y que en su cumbre tiene las ruinas de un torreón árabe. Haciendo caso a las recomendaciones del municipal del pueblo bordearemos el cerro (en lugar de subir directamente). Dejaremos el monte a nuestra izquierda y salimos por la parte alta del Bélmez.
      La salida del pueblo no es muy bonita, una pista seca y empinada gana altura rápida y fatigosamente, como recompensa la vista de Bélmez según vamos ganando altura y a lo lejos Solera, un pueblecito con curioso emplazamiento entre dos cerros.
       Llegamos a un collado, con la esperanza que cambiar de paisaje y bien que lo conseguimos. Damos a la vertiente monte del cerro y aquí el paisaje cambia, se hace más frondoso con encinas y umbrías que hace todo más verde. Abajo a nuestra derecha queda el Barranco de la Cueva de los Cerratos Y al otro lado se distingue un viejo torreón.
       Siguiendo las amables indicaciones de unos cazadores, dejamos la pista y damos con el sendero que nos llevará a la cumbre. Metidos en medio del encinar vamos ganando altura poco a poco y cuanto estamos ya a la altura del Torreón subimos por terreno más empinado donde las piedras y la vegetación dificultan un poco el paso. Llegamos a la Torre del Lucero, 1285m. Momento para el descanso y la comtemplación.
       Bajamos por terreno despejado hacia un collado formado por este monte y el Cerro Gordo, que lo tenemos enfrente, una vez en el collado subimos directos buscando un camino que vemos sobre unos almendros. Es la Senda de las Fuentezuelas, que sube rápidamente, cuando miramos atrás veremos el Cerro de la Torre del Lucero, cada vez más abajo y lejano.
Pasamos junto a un gran pino, antesala de un cambio de paisaje, donde las coníferas empienzan a hacerse más habituales. Desgraciadamente, muchas de ellas están siendo salvajemente atacadas por la temida procesionaria, dejando en alguno lugares un paraje desolador.
        El sendero sube, y sube hasta llegar al Cerro de las Fuentezuelas. Nos encontramos bajo la Peña Grajera y cerca (lo vemos a simple vista) el refugio de Miramundos.
       Pero nuestras miradas se van a ir hacia el Barranco del Gargantón, el cual tenemos debajo de nosotros y de sus numerosísimos frailes. (formaciones rocosas muy llamativas y espectaculares) que dan un ambiente singular al paisaje.
         El sendero continua ahora casi a la misma altura, asomádonos varias veces al barranco para comprobar que es cierto lo que estamos viendo. Un paisaje espectacular e impresionante. Llegamos a un Collado verde por donde anda la Cueva de los Lobos (nosotras no la vimos). A partir de aquí una bajada continua nos dejará pronto en el Barranco del Gargantón, agreste e indómito.
         A pesar de todo hay un sendero o algo parecido. Habrá que descenderlo, prestando mucha atención a las zonas donde haya piedras sueltas que nos puedan hacer dar un culetazo.
        Pero pronto, el sendero se hace más amable y poco a poco vamos perdiendo altura, cruzamos un par de veces el barranco, ya con agua por alguna pasarelas y damos a una pista entre olivares que en una media hora o poco más nos devolverá a Bélmez de la Moraleda.


Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak