Gora

Coronas (963 m)

remove-icon
David Navas Elguea
Sarrera data
2019/10/18
Aldatze data
2019/10/27
1

Cima en la desconocida sierra de Risca de San Pedro. Se trata de un pequeño y redondeado resalte en este espectacular y solitario paraje. Quizá por la lejanía, es un lugar poco visitado, cosa que es de agradecer para poder contemplar en solitario silencio este lugar limítrofe con la provincia de Burgos. Una sierra pastoreada llena de vida salvaje, donde nos toparemos fácilmente con corzos, y en sus claros cimeros nos sobresaltará la presencia del jabalí. Su cima es un agradable claro, mostrándonos una buena panorámica de toda la zona.

Desde San Martín de Losa (T1)

Salimos del pueblo de San Martín de Losa por un camino dirección suroeste (SO) hacia la Ermita de Nuestra Señora de Ahedo, desde ésta seguimos por una pista dirección sur (S) hasta alcanzar el portillo. Una vez arriba caminamos dirección este (E) por la pista, por los senderos o por los pastos, teniendo siempre como referencia la cresta norte sobre el valle de Losa. Podemos visitar primero la cima de San Sebastián (944 m). Seguimos el recorrido dirección sureste (SE) y poco después de pasar sobre la vertical del pueblo de Villalambrús de Losa, encontramos un cruce de caminos; continuamos por la pista dirección sureste (SE) encaminándonos hacia el ya visible Coronas. Llegamos nuevamente a un cruce y ahora ya, por la pista dirección sur (S), nos enfrentamos a la  subida de su cima.

Desde Quintanilla (T2)

Salimos del pueblo de Quintanilla por una pista forestal dirección nornoreste (NNE). Esta pista afronta decidida la sierra de una manera recta y nos coloca en el cruce de pistas antes descrito. Allí tomamos la que nos lleva al monte Coronas dirección sureste (SE) hasta el siguiente cruce y una vez allí, y dirección sur (S), subiremos la rampa hasta la bonita cima.

Accesos: San Martín de Losa (1h 35 min) ; Quintanilla (1h 20 min)

Menhir de Ribota

Siguiendo la carretera de Tobillas a Bóveda y justo pasado el punto kilométrico número cincuenta y dos, veremos a nuestra izquierda en la linde de una finca, una piedra colocada de forma vertical que pasa desapercibida. Es el menhir de Ribota, un menhir que queda en pie como testimonio de las gentes que habitaron este lugar en la prehistoria.  Su nombre ya aparece documentado en el año 1175.  

 

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak