Gora

San Juan (1025 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
Sarrera data
2020/07/11
Aldatze data
2020/07/12
8

El montañero que gusta de encontrar algún distintivo cuando alcanza una cima no se va a sentir defraudado al llegar a San Juan. No solo va a encontrar una cruz en su punto más alto, colocada por el “CA Manu Yanke en recuerdo de la ermita dedicada a San Juan y que en otro tiempo estuvo ubicada en este lugar”,  sino que una preciosa estela de piedra con sendas cruces labradas en sus dos caras serán su codiciada recompensada. 

Las alturas de esta zona de los Montes de Iturrieta no son cimas muy definidas. Peña El Cura, Peña Redonda… pasarán desapercibidas a quien no vaya mapa en mano consultando las cotas que se suceden en la línea divisoria, que deja al S Arraia-Maeztu y al N Agurain-Salvatierra.

Desde Egileor

El camino más directo para alcanzar la cruz cimera parte de Eguileor, accediendo a la parte alta de la sierra por el puerto de San Juan, al E de nuestra cota. Sin embargo, en vez de subir por él merece la pena dar un pequeño rodeo y conocer el bonito “Sendero de los Frailes” que va ganando altura suavemente, dejando después el arroyo Egileor, a su derecha. Este sendero está marcado con hitos, pacientemente dispuestos para que no dudemos en ningún momento del camino a seguir. Llega más arriba a un desvío señalizado a la cueva de Lezao, con captación de agua, y cerca de la cual, en una visera de roca, podremos encontrar curiosamente dispuestos unos orificios circulares, que penetran en la roca de forma oblicua. De vuelta al sendero, pasaremos por el ojal natural de Peña Hueca, en cuya pared derecha y justo a la entrada, podremos ver talladas unas cruces. Seguimos ganando altura para salir después a terreno despejado, justo en el Puerto de Alangua. Allí giramos hacia la derecha (W), para llegar en breve a los dos buzones de Larredez y el vértice de Mojonblanco. Siguiendo por la cornisa pasaremos la imperceptible Peña Redonda y la no menos discreta Peña del Cura, para llegar al Puerto de San Juan; y de éste, en un suspiro, a la piedra tallada y a la cruz metálica cimera.

 

Mi agradecimiento a Aitor Gorospe Lorenzo por poner en valor y darnos a conocer el bonito "Sendero de los Frailes".

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak