Gora

Peña Olvidada Sudeste (2406 m)

remove-icon
David Atela
Sarrera data
2020/08/01
Aldatze data
2020/08/03
1

Estribación Sudeste de la peña Olvidada (2406 m), que aunque es la más baja, también es la más notable cuando se observa desde el entorno de El Cable y la horcadina de Covarrobres.

Desde El Cable (PD+)

Salimos de la estación superior del teleférico de Fuente Dé o El Cable (1845 m) y seguimos una pista pedregosa que vira a derecha e izquierda. Sobre la traza principal dejamos una loma poco prominente (Peñas de Hachero), a la vez que dominamos la meseta de Lloroza y nos vamos aproximando al espectacular farallón rocoso que conforman la Peña Olvidada y las agujas de Tajahierro. Una curva a la derecha nos enfila un repecho mantenido que alcanza el paso de la horcadina de Covarrobres (1938 m)(0,15). Escasos metros antes de culminar el paso, tomaremos a la izquierda el ramal de pista que evita cambiar de vertiente y va avanzar (NNW, horizontal) sobre la gravera que es base de la Peña Olvidada.

Así se alcanza el fondo de una canal pedregosa que va a ir ascendiendo en la base de la impresionante muralla de Peña Olvidada-Peña Vieja, con un resalte característico sobre la otra margen (vías equipadas) y dos cuevas que aparecen un poco después. Es el paraje conocido como La Vueltona (1960 m)(0,30)

En el cruce de caminos de La Vueltona (1960 m) abandonamos cualquiera de las rutas principales y nos elevamos directamente a nuestra derecha (NE) sobre una ingente gravera desprendida de la montaña de Peña Olvidada. Entramos un poco a nuestra izquierda sobre la gravera contigua que desciende justo al pie del corredor que se abre entre esta montaña y Peña Vieja, por donde nos elevamos directamente (NE, algún hito) hacia su nacimiento. Un importante estrechamiento aparece a modo de circo donde la canal se encajona en forma de corredor en la pared (2160 m). Aquí suele existir un nevero hasta mitad de verano. Debemos estar atentos el dibujo de una serie de repisas hacia nuestra derecha que enfilan una sucesión de tres chimeneas características y laterales sobre la pared rocosa, interrumpidas por resaltes no hendidos y a modo de ojales de tres botones en una prenda de ropa.

Con precaución, sobre viras de roca firme nos aproxima mos a la base de esta peculiar escalada. Un primer resalte sin hendidura marcada se trepa con agrado (I+), e inmediatamente nos introducimos sobre la primera hendídura, que se sube fácilmente hasta el resalte que la obtura (II-). Las dos chimeneas siguientes, sucesivas y muy marcadas, se trepan por el fondo, por zonas de roca inestable y en presencia de algunos resaltes. Hay anclajes de rápel (parabolts) que permiten un óptimo descenso (3 rápeles). En la última de ellas aparecen sendos bloques empotrados (II-) y una terminación a modo de muro fisurado (III+), de modo que alcanzamos una discreta brecha lateral en coincidencia con el lugar en que esta rayadura se extingue sobre la diferente inclinación de la rampa superior de Peña Olvidada.

El punto puede ser muy confuso para el descenso, sobre todo si no acertamos a encontrar las estrechas viras de paso con hitos que conducen a este lugar. Ahora atravesamos hacia nuestra derecha (viras) y poco a poco vamos retomando rumbo ascendente (I+, zonas algo expuestas), aunque oblicuo, hacia nuestra derecha en toda esta extensa ladera de roca firme y suelta desprovista de referencias.

Nos acercamos a un contrafuerte que limita la rampa a nuestra derecha, si bien evitamos asomarnos a él, dado que luego debemos regresar a la izquierda (canaletas, roca suelta y firme, I) para así alcanzar la zona más próxima al cordal cimero, menor en inclinación. Tampoco nos asomaremos a la divisoria principal, y sobre esta vertiente avanzamos por una pendiente suave de rocalla en dirección (S) a la verruga principal de Peña Olvidada. Alcanzaremos en travesía hacia la derecha un circo colgado en esa pendiente, por donde se sube en busca del lateral más a ese lado. Allí salvamos un resalte de roca firme (I+, pequeñas chimeneas tumbadas y por la pendiente superior cruzaremos a la izquierda en busca de una salida cómoda al hombro que Peña Olvidada presenta en esta vertiente de La Vueltona. Un poco por el otro lado nos encaramamos sobre el estilizado punto culminante de la Peña Olvidada (2437 m)(2,00). Hito.

Destrepando un poco junto al filo en esta vertiente W podemos igualmente abandonar esta cota rocosa en dirección (SE) a hacia la rampa de roca rota que culmina la cima Sudeste de la Peña Olvidada o Peña Olvidada Sudeste (2406 m)(2,15).

Vía Hernando de Pablos (D-)

Se trata de un itinerario directo y asequible que supera la espectacular pared Sudoeste de la Peña Olvidada, con tiradas sencillas a ensamble en toda la parte inferior y tres largos serios en la salida final junto a una aguja característica.

Salimos de la estación superior del teleférico de Fuente Dé o El Cable (1845 m) y seguimos una pista pedregosa que vira a derecha e izquierda. Sobre la traza principal dejamos una loma poco prominente (Peñas de Hachero), a la vez que dominamos la meseta de Lloroza y nos vamos aproximando al espectacular farallón rocoso que conforman la Peña Olvidada y las agujas de Tajahierro. Una curva a la derecha nos enfila un repecho mantenido que alcanza el paso de la horcadina de Covarrobres (1938 m)(0,15). Avanzamos por la pista hacia La Vueltona por la base de Peña Olvidada, y una vez rebasados ambos pozos de Lloroza, debemos salir del camino y subir hacia la derecha (WNW) a la base de la pared rocosa.

Se dibuja un entrante hacia la izquierda, donde la cuña de inicio de la gravera sube progresivamente hasta un máximo en la base de la pared rocosa para de nuevo descender de similar manera. Es ese punto máximo de la gravera (1980 m) el que escogeremos como inicio de nuestra escalada, punto de inicio de una diagonal que sube hacia la derecha y, mediante una fácil trepada (II+), pronto gana metros de pared a nuestros pies.

Finalizada esa diagonal, subimos algo hacia la derecha una zona cóncava hasta la base de una oquedad característica (cueva), desde donde trepamos a la derecha sobre un aéreo espolón (III) para salir a ese lado sobre una rampa extensa, pero sencilla, que empezaremos a subir en oblicuo hacia la derecha. Se aborda una zona más pronunciada, bloqueada por un muro de tramos anaranjados donde atenderemos a la zona más practicable (III+; ojo, no abordar zonas más complejas). Por encima merma un poco la pendiente, y escalamos una zona de placas (III-, expuesto) limitada muy a la derecha por el aplomo de la chimenea que luego nos dará salida a la base de la aguja característica, sobre una zona central que poco a poco se va estrechando en fisuras que nos encaminan a la derecha, hacia el rellano que supone la boca de una gran cueva en la base de los desplomes.

A los pies de la cavidad aparece una chimenea lateral en la pared de la derecha, sobre la que debemos continuar la escalada. Abordamos su dibujo, que ofrece pasos raros y sufridos (IV-, 1 pitón, roca a veces muy inestable). La salida resulta cómoda por una brecha espectacular, que da inicio en el otro lado a una vira descendente en pleno farallón rocoso a la vera de la aguja característica. Sin llegar al diedro que constituye ésta, escalamos directamente un sistema de fisuras oblicuas y muritos (IV, pitones, fino y aéreo) que ganan metros antes de entrar a la derecha sobre una fisura-chimenea que se marca a los pies de la aguja (R). Escalamos ésta, con un resalte delicado a modo de pequeño desplome (IV-), de donde salimos junto al collado que conforma la aguja con el resto de la Peña Olvidada.

Escalamos encima de nosotros unas gradas (II+) con buenas repisas intercaladas, y el contrafuerte pronto pierde fiereza a modo de lomo que seguimos hacia la rampa superior de Peña Olvidada. A nuestra derecha podemos ir a visitar la cima Sudeste (2406 m), mientras que a la izquierda y encima de nosotros aparece la verruga cimera principal de Peña Olvidada (2437 m), sobre la que nos encaramamos con una sencilla trepada (I). Peña Olvidada (2437 m)(D-)(4,00).

Accesos: El Cable (2h 15 min).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak