Gora

Petit Encantat (2738 m)

remove-icon
Josep Pérez Tomàs
Sarrera data
2020/12/02
Aldatze data
2020/12/03
1

Por la Canal Central, la Enforcadura y la Valleta Seca - 22/08/2017

A veces sin saber muy bien él porque, recuerdos ya lejanos nos iluminan nuevamente recodos de nuestros recuerdos guardados en lo más profundo. Voy de camino hacia la soberbia cumbre de Petit Subenuix, cercanos al refugio Ernest Mallafré la mirada, como siempre se eleva, es un acto casi involuntario, es hipnotizante su presencia, mi deseo es contemplar una vez más la siempre majestuosa silueta de la “Gran Catedral” rocosa, que, desde su privilegiada posición, contempla impasible nuestro vagar por el siempre maravilloso entorno que es Sant Maurici, orgullosamente la doble cima entre roca y cielo se muestra a turistas y montañeros, hablamos pues de els Encantats. Es precisamente en este momento que una “rendija” de luz se abre de tantas que inundan mi cabeza, un viejo y lejano recuerdo, la vía Cerdà-Pokorski que realizamos en el 1974. Vamos avanzando hacia el valle de Subenuix -2015- con mis conversaciones interiores, más así, empieza a darse forma un “deseo” se aviva un “algo” especial, sugestivo, que poco a poco provoca un “no estaría mal en mi 60 aniversario volver a la cumbre de l’Encantat Petit”. Pronto hay que prestar atención a la actividad y ese deseo corto pero intenso deja de avivarse por momentos, dando paso más bien al concentrarnos en el momento presente. Pero esa rendija de luz, ese corto “flash” gravado ha quedado en mi mente.

Vía: Corredor Central-Encantat Petit (vía P. Loustalot i A. Mabille)-Diagonal al Gran Encantat (II) y descenso por la vía normal (PD) a la Valleta Seca.

Orientación: NW - Metros: 800m - Dificultad: 45º-55º/IVº (AD) - Horario: 8-9 h.

Sabedor que por seguridad y un par de largos de (IV) no puedo alcanzar solo la cumbre del Petit Encantat. Toni es mi compañero más habitual en Pirineo desde hace unos años, el Gran Encantat le hace mucha ilusión. En una circular magnífica que realizamos al circo de Pessons (Andorra) este junio pasado -Pics de Ribuls, Alt del Cubil- sacamos nuevamente el tema del Encantat. Toni l’Encantat Petit nunca se lo ha planteado, su objetivo real es el más “asequible” el Gran Encantat. Le propongo un “trato”, ascender por la Canal Central hasta la enforcadura y regresar por la vía normal a esa cumbre, más le comentó que, si llegamos con suficiente tiempo a la enforcadura a mí, personalmente, me haría mucha ilusión regresar al Petit Encantat. Dudas, como es normal, Toni, sabedor que nunca nos hemos metido en camisas de once varas, sino más bien que siempre he “protegido” su progresión en las ya numerosas crestas-cumbres realizadas en pirineos, tras unos instantes de pensar… al final me dice, vale. Solo queda poner día.

PRAT DE PIERRÓ: Antes de las 6 horas nos dirigimos hacia Espot, de noche aún, 6,22 h. iniciamos la actividad en Prat de Pierró (1640m). Avanzamos sin frontal sobre el entarimado de madera, cruzamos el río Escrita y salimos de la espesura del bosque, poco a poco la noche da paso al día, va amaneciendo, se ve que tendremos un día radiante, espectacular. Nuevamente penetramos a la penumbra de los abetos, más arriba saludamos a Sant Maurici, a sus pies brota la fuente de agua helada la cual sacia la sed del caminante, más al poco alcanzamos el refugio Ernest Mallafré (1900m. 0,45 h.). Nuevamente contemplamos la maravillosa silueta de esta gran obra natural, esta catedral pétrea llamada Els Encantats, desde aquí observamos que parece ser no encontrarse nadie en la canal ni en la pared, esto es esplendido para nosotros. Dentro del refugio hay tres montañeros desayunando, nosotros proseguimos la marcha hacia la base de la Canal Central de los Encantats con su perenne y visible nevero.

CANAL CENTRAL-ENCANTAT PETIT (2738m.): Son las 7,31 h. cuando nos encontramos sobre el nevero perenne y el inicio de la canal central, nos equipamos y encordamos por si en algún paso antes de la enforcadura es necesario asegurar en algún presumible corto paso, avanzaremos en ensamble o progresión simultánea, Toni así también se siente más “protegido” y como yo digo, la cuerda hace “milagros”. Son las (7,52 h.) sí se pretende remontar íntegramente la canal central, encontraremos la roca muy pulida -la dificultad es un grado más- más la siempre presumible caída de piedras, etc. nos ralentizara y finalmente llegaremos agotados a la enforcadura. Existe la posibilidad de progresar por otra canal -más a la izquierda del nevero- inicio de la misma vía en un principio de la Cerdà-Pokorski, donde un terreno mixto -glebado, pinos y roca- nos hará avanzar más rápido y con más posibilidades de elección a la hora de ascender por la canal descrita, la cual nos depositará en la canal central, pero mucho más arriba. Nos quedan por delante 500 m. de corredor más la escalada serán 800 metros de ascensión, sin mucho más que añadir iniciamos la ascensión.

Los primeros metros cuesta un poco entrar en la dinámica, poco a poco vamos dejando atrás el nevero más el terreno herbado con algún pino, el cual ayuda a pasar la cuerda por él y nos ahorramos el colocar seguros, así al poco avanzamos ya con bastante soltura. La graduación no pasa de (II+) más arriba divisamos como la canal se bifurca en dos, nosotros proseguimos rectos, a la izquierda se dirige a la vía Cerdà-Pokorski. Llegamos a su altura, la continuación parece confusa, se estrecha la canal y cada vez es más erguido (50º) con grandes placas lisas de roca, no nos desalentemos, pues vamos por buen “camino”. La pendiente herbada no hace falta decir que mojado es igual que un tobogán, resoplando alcanzamos lo que parece su final. Ante nosotros, arriba, divisamos la enforcadura más también el pétreo cazador, inmortalizado en gran gendarme a la derecha de la enforcadura, al inicio de la escalada a l’Encantat Gran. De esta espectacular forma hemos superado “cómodamente” de tres partes dos de la canal, una travesía estrecha y aérea nos coloca ahora si dentro de la Canal Central. La roca pulida es la tónica de esta tercera parte para alcanzar la enforcadura, aún que también existe mucha roca suelta, la cual hasta la misma cuerda puede desplazar una pequeña roca y esta alguna de más grande las cuales se despeñan por el gran corredor que es la canal central, por eso es importante no llevar montañeros delante. Dejando un par de pasos atléticos (IIIº) los cuales tienen rocas empotradas en la canal lo demás se supera con relativa facilidad. Para alcanzar la enforcadura hay que andar con tiento, por la cantidad de piedra suelta y no hacer rodar piedras al segundo de cordada o posibles montañeros que puedan encontrase más abajo, son las 9,25 h. así, después de (1,35h.) alcanzamos la magnífica enforcadura de los dos Encantats (2631m.). Hemos realizado una ascensión limpia y rápida. Toni esta radiante, pero cuando divisa la escalada del Petit Encantat, su semblante denota preocupación.

Deja la mochila en la enforcadura y así ascenderás mucho más ligero le comento, con todo, después de comer un poco y descansar le noto que no las tiene todas consigo. Hablamos un poco como van a ser los dos largos más comprometidos, al final, me argumenta que lo intentara por mí -cosa que le agradezco de corazón- para rebajar un poco la tensión, le animo diciéndole que las cosas hay que verlas ínsito para poder valorarlas, a igual modo que por ejemplo la que realizamos conjuntamente al Dedo del Perdido, donde subiste espléndidamente. Si más no algo de efecto ha hecho, creo.

Iniciamos la escalada, un poco ala izquierda para progresar seguidamente en diagonal a la derecha (IIº) hasta una amplia repisa, arriba divisamos un viejo clavo (IVº) es el primer tramo comprometido, salir del clavo es también hacia la izquierda más entramos en una amplia brecha. Instalación de rápel montada, pero para asegurar a Toni me queda un poco baja, así que, montamos otra un poco más arriba, así la cuerda le viene mucho mejor para superar el paso de IVº. Inicia la escalada, todo perfecto hasta salir del clavo, le cuesta decidirse a pesar de la cuerda tensa, tras un largo minuto se decide y en nada entra en la brecha. Ves como todo se puede le comento, si, si, con mucha tensión vivida, si no es por la cuerda no subo, argumenta, bueno hombre para esto la llevamos, asegurar, ayudar y rapelar. La brecha acaba unos metros más arriba sobre otra esplendida repisa, fácil, desde esta posición se adivina la “oreja” que no es otra que una gran laja de roca “despegada” de la pared la cual forma un diedro al que llegar es muy fácil. Pero la vía no supera el diedro que conforma la oreja, sino que, a la derecha, por el espolón, se sube hasta penetrar en un pequeño “diedro” muy vertical -dos clavos, uno actual y otro una reliquia- Toni, venga sube hasta aquí y así observas la última tirada comprometida, llegado, él ya tiene claro que no proseguirá, esta tenso, nunca lo había visto así, la vía a podido con él más yo no quiero hacerle sufrir más. Así que, le comento vamos a descender nuevamente a la instalación de rápel y regresamos a la enforcadura. Mira arriba, esta callado, piensa… de pronto argumenta y si, ¿te aseguro esta largo y prosigues con la cuerda tu solo?? Pues muy bien para mí, pero una putada para ti, esto no es nada correcto, más lo que yo quiero es que tú también llegues a la cumbre… no, no me importa hacer cumbre, para mi es suficiente, en cambio tú si te hace ilusión… bueno, ¿estás seguro de lo que me comentas? Si, si… pues quédate aquí en esta repisa que antes tenemos que montar una reunión a la cual tú puedas asegurarme y asegurarte hasta mi regreso. Entrado detrás de la oreja, ósea el diedro, diviso otro clavo con anilla, más coloco un cordino en un saliente, me aseguro y Toni al poco se aposenta en la reunión improvisada. ¿Que tal estarás aquí??  Es relativamente cómodo y no se divisa patio alguno… pues creo que bien, ¿seguro que bien y no deseas proseguir? No, no, te aseguro y te espero aquí… solo te queda este largo, lo demás has realizado cosas más difíciles… no, no tranquilo que estoy bien, pero deseo quedarme aquí. Pues vale, asegúrame, cuando salga de este largo te sueltas de la cuerda y mantente con la vaga asegurado, yo la recupero e iré lo más rápido que pueda más así regresar lo más pronto posible para que no padezcas.

Para iniciar la escalada hay que retroceder unos metros y así poder iniciar el largo pasaje de (IIIº -IVº) decir que es el largo más espectacular de toda la vía Loustalot-Mabille, dada su verticalidad y un aéreo de aúpa. No hay que mirar abajo o la derecha, solo arriba, encontrar nuestros cantos y metro a metro alcanzamos los clavos, pasamos seguro y proseguimos sin detenernos, es menester no tensionarnos, un par de metros más arriba la verticalidad disminuye y el grado también, así, fácilmente llegamos a la reunión o instalación de rápel. Miro arriba, si, lo que nos queda es como lo leído, ya que mis recuerdos después de 43 años son casi nulos. Recupero la cuerda que queda y Toni se suelta de la cuerda, la recojo y me la coloco en bandolera, sin prisa, pero sin pausa nos aferramos a los cantos, todo lo que queda hasta la cumbre no superara el IIº entramos en un fácil y amplio diedro el cual giramos a la derecha al salir de él, en nada ya divisamos la cruz de la espléndida cumbre más en un bloque la instalación de rápel. Un corto tramo horizontal de cresterío y algo aéreo nos deposita al poco sobre la cumbre deseada (10,47h.) Encantat Xic o Petit Encantat, casi tres horas nos ha llevado desde la base a la cumbre del Encantat Petit. Cortos minutos pero muy intensos vividos en la cumbre, fotos, gracias a Toni he podido cumplir con mi un día deseado “autorregalo” todo tiene un sabor muy especial, el viento es suave, en el viajan escritos los nombres de los montañeros que ya no están entre nosotros, así, sus almas surcan las mil cumbres más maravillosas. La cumbre es como un sueño hecho realidad, espléndida, muy esplendida pero no puedo ya demorarme más, Toni estará tenso allá abajo sin saber nada de mí, regresamos. No usamos la primera instalación de rápel, si no que destrepamos el diedro hasta alcanzar la segunda instalación. Ahora sí montamos el 2º rápel, lo único que no desciendo por el gran muro hasta la oreja donde está la siguiente instalación, sino que desciendo la vía en si para poder recuperar las cintas express, Toni ya me oye y al poco me ve, su semblante ha cambiado, esta como siempre, las tensiones nunca son buenas, nos atenazan e impiden poder desplegar nuestro verdadero potencial. Toni aprovecha el rápel montado para alcanzar la repisa, descendemos unos metros a la brecha y montamos el ultimo rápel llegando nuevamente a la enforcadura (11,38h.). Un gran abrazo con Toni y mil gracias por tu inestimable ayuda, sin tu siempre agradecida colaboración no habría alcanzado esta espléndida montaña la cual un día “soñé” en volver a tocar su cumbre deseada, ¡gracias Toni!!

ENCANTAT GRAN (2748m.): Guardamos la cuerda y el resto de material, nos queda una larga travesía (PD) entre un laberinto mixto de roca y herbado. Avanzamos entre repisas herbadas, arriba la silueta del cazador petrificado contempla nuestro paso, si seguimos más menos el laberinto rocoso, pues no se complica en demasía, pero si nos equivocamos y vemos que se complica, mejor retroceder. Superamos una placa en adherencia hacia la derecha (II) para traspasar unos bloques, superados estos, al poco la cumbre se intuye y da lugar a poder alcanzarla por dos o tres lugares diferentes, así, sin más llegamos sobre la otra cumbre gemela, l' Encantat Gran o Gran Encantat, otro sentido abrazo con Toni, esta cumbre si le hacía verdadera ilusión (12,10 h.). Bajo la inmensidad de un cielo azul, la “Gran Catedral” ahora nos recompensa con su privilegiada situación, nos recreamos con la cumbre mucho más, solo en la anterior, sin la compañía de Toni no daba para demorarse ni pensar en demasía. Aquí arriba se perciben momentos únicos, el aire es puro y limpio, paz y serenidad se respira, las almas se encuentran, se reconocen, nunca se sueltan, ni en la distancia ni en el silencio. Hoy hemos llevado a término una gran actividad, enlazar las dos majestuosas cumbres de los agrestes Encantats, una gran clásica del pirineo. A veces nuestras ensoñaciones si las deseamos de verdad, todo puede pasar, todo puede cumplirse, o todo puede ser nada. Nosotros muchos años atrás iniciamos un sinuoso camino, nuestro vagar por estos bellísimos lares a igual que pirene me reconfortan, nunca llegaremos a predecir nuestro final… más así y todo es hermoso vivir con ello. Identificamos cumbres y más cumbres, más de 800 metros en vertical nos separan del espejo de esta cumbre, l’Estany de Sant Maurici, el cual desde aquí arriba se ve mucho más alargado que desde otras cumbres. Fotos a doquier mientras comemos otro poco, los minutos vuelan, no hay prisa, quisiéramos permanecer mucho más tiempo, el momento bien lo vale, pero como siempre, llegan las despedidas, más nosotros pronto vamos a reprender el regreso a Prat de Pierró.

DESCENSO: La vía normal a esta cumbre (PD) tampoco la regalan ni es que sea fácil, si vamos siguiendo los hitos, estos nos conducirán hacia los pasos más asequibles, pero si nos desviamos en algún lugar puede complicarse y mucho. También, si se desea existen un par de instalaciones de rápel para descender los pasajes más expuestos, nosotros decidimos ir destrepando la vía. Alcanzar el visible collado de los Encantats, nos llevara más tiempo del que al iniciar el descenso pensábamos, los numerosos pasajes rocosos son lentos y existen muchos más de los que ves desde la cumbre, con todo, más con un sol a esta hora apretando a lo bestia alcanzamos el Coll dels Encantats (2584m. 13,05 h.). Las complicaciones aún no terminaron, un descomunal corredor plagado de escombrera que, es verdaderamente penoso al descender más también el ascender, pues no puedes deslizarte a causa del tamaño considerable de las piedras, agotador. Una pareja de franceses son las dos primeras personas que divisamos en toda la ascensión, a esta hora infernal suben al Gran Encantat, que tengan suerte, les deseamos. La descomunal tartera da paso a la senda que nos transporta entre pinos y bloques sobre la Valleta Seca, unos cortos sube baja que nos hacen más daño que bien nos conducen hacia la espesura del bosque -Bosc de Samboiné- la cual se agradece y mucho, el sol a esta hora nos castiga de verdad. La senda va soslayando la enorme base del Gran Encantat, donde más adelante contactamos donde dejáramos la senda para alcanzar la canal, más con un poco más llegamos al refugio (14,05 h.). Ha esta hora la gente sale de cualquier lugar, nosotros descendemos raudos hasta Pierró, donde nos cambiaremos un poco y daremos buena cuenta de los manjares que nos esperan en Fonda Cases de la Guingueta d’Àneu. Son las 14,46 h. total (8,25 h.). Como siempre un real placer y un magnífico autorregalo. Salut. ---Bep

 

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak