Gora

Muribaso (682 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2021/03/02
Aldatze data
2021/03/02
1

Modesta y encantadora colina boscosa, ignorada por locales y foráneos, inmersa en el hayedo-robledal que cubre la ladera septentrional de las Peñas de Oro; Muribaso (682 m) es una estribación por el NW del mítico cerro Iruratxi (786 m), último refugio de la legendaria Piztia.

En un púlpito rocoso camuflado entre los árboles de su ladera norte, cercano a la cima, un mugarri timbrado con una chapa que lo identifica como "Moribaso" señala el punto exacto donde convergen los concejos de Murgía, Bitoriano y Jugo; algunos mapas rotulan el paraje como "Murgibaso", mientras que la "Toponimia Menor de Zuya", recopilada por el entrañable cura de Domaikia, José Antonio González Salazar, hombre sabio y bueno, lo nombra "Muribaso".

Arropado por el bosque donde trisca el corzo y merodean el raposo y la garduña, arrullado por el borboteo del arroyo Sustai, que se desliza incansable a los pies del cerro entre heléboros, anémonas y hepáticas, Muribaso es otro relajante rinconcillo de la montaña zuyana.

Desde Bitoriano

Recorrido grato y sencillo, con inicio junto a la antigua escuela de patronato fundada por Don Alberto Aznar y Tutor, Marqués de Zuya, y donada al pueblo de Bitoriano en 1928; panel informativo y poste de señales (605 m) de la ruta al Santuario de Oro, que seguimos por el puente de Aspuru (s.XVIII) sobre el río Ugalde hasta la parroquial de San Julián y Santa Basilisa, encaramada en su promontorio, con su hermosa panorámica sobre el valle de Zuia desde la cruz.

A partir de la iglesia, hay que seguir la carretera de Oro hasta el primer zigzag; en la curva a la izquierda se deja el desvío señalizado a la balsa de la Mina y, en la curva siguiente a la mano contraria (400 metros desde la iglesia), se toma a la izquierda un disimulado camino forestal que se interna en el bosque, denominado Larrinkotxi en algunos mapas. La vieja pista, muy naturalizada, se dirige al SE en suave descenso, alejándose poco a poco del asfalto, hasta tocar la vaguada por donde corre el "royo" Sustai, que vadeamos sin problema.

Por la ribera opuesta, seguimos brevemente aguas arriba un senderillo hasta localizar a la izquierda en la ladera un notorio socavón, referencia para remontar entre hayas y robles la empinada rampa que conduce a la agreste y solitaria cima de Muribaso (682 m); en invierno, entre el arbolado despojado de hojas, se recortan los perfiles grises de Atxabal (888 m) y Santa Marina de Gitabe (807 m). Unos metros al NE de la cima, sobre un sugerente pedestal calizo que brota en la ladera, se ubica el mencionado mojón titulado "Moribaso", común a Bitoriano, Murgía y Jugo.

El itinerario descrito es el más recomendable para recorrer el bosque, disfrutar de la erreka y ascender a la cima, evitando invadir los prados que rodean Muribaso por el norte y el este, frecuentemente ocupados por ganado. Se puede prolongar luego el paseo aguas arriba del arroyo, hasta salvar una alambrada en el límite con el pinar y seguir al SE un senderillo que remonta la cresta y alcanza la cima de Iruratxi (786 m), en un interesante recorrido para coronar esta poco visitada cima zuyana.

Acceso: Bitoriano (30 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak