Gora

Pico la Rioja (1.562 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2001/01/01
Aldatze data
2019/02/03
41

Cumbre de la sierra de La Demanda en el cordal divisorio de los barrancos de Tobía, al Norte, y Valvanera, al Sur, constituyendo su máxima altura, si bien se halla formada por una sucesión de alomadas cumbres de altitud más bien semejante. De W. a E. son: Nevera ( 1.554 m ), Bañadero ( 1.530 m ), Pico La Rioja ( 1.562 m ) y Valdeloshaces ( 1.550 m ). A partir de esta cumbre el cordal se inflexiona hacia el NE para alzarse soberbiamente en la cima de San Quirico ( 1.350 m ), la cual desploma sus paredones congleromeralíticos sobre Anguiano ( 650 m ).

En el fondo del barranco de Valvanera a 1.000 metros sobre el nivel del mar se construyó en el siglo IX el monasterio homónimo. El Vallevenerus, valle de Venus ( podría indicar un culto prerrománico ) o quizás valle de venas ( por sus venas de agua o de minerales como el cobre o el hierro ), Vallis Veniae ( Valle del Perdón ), Vallis Venationis ( Valle de la Caza ), son algunas de las muchas etimologías atribuidas al nombre del santuario. El río Valvanera sirvió de frontera entre los reinos de Castilla y Navarra en el siglo XI, pero para entonces ya estaban aquí los monjes benedictinos.

La historia de Valvanera se inicia con el hallazgo del bandido Nuño de la imagen de la virgen en el hueco de un roble infestado de abejas. La imagen es desconcertante. Entre otras cosas el niño aparece girado a la derecha y tiene los pies al revés. La virgen posee una manos desproporcionadamente grandes. Es patrona de La Rioja y de los apicultores. Dícese que la primera carabela de Colón se llamaba Santa María de Valvanera.

Toponimia

El topónimo Pico la Rioja no parece muy original. El mapa de la provincia de Logroño del año 1851 del Teniente Coronel Capitán de Ingenieros Francisco Coello muestra el término Peñas del Oro, así como los términos Monte del Oro y Fuente del Oro, que es el lugar donde tiene su nacimiento el arroyo de Tobía.

Desde Valvanera

Desde Valvanera ( 1.015 m ) tomar el GR-190 a Ezcaray para abandonarlo enseguida, encima del santuario, para seguir por el camino que recorre por su orilla derecha el barranco de El Cristo. Cuando el barranco se hace más amplio final se cambia de orilla para subir al amplio collado La Mesa ( 1.370 m ). Desde aquí se continua al collado Campastro ( 1.434 m ), un poco antes del cual hay fuente. Desde aquí por la derecha se rodea el Pico La Rioja ( 1.562 m ) a media ladera ( 1.480 m ) para tomar a la izquierda el sendero que conduce a su panorámica cumbre.

Desde Tobia

De Tobia ( 680 m ) tomar la carretera que se introduce el barranco Tobia hasta el Km. 3,200. A la izquierda una imagen de la virgen de Valvanera nos indica el punto de partida de la senda que lleva al collado Campastro ( 1.434 m ). Esta senda asciende a un pequeño collado llamado Cerván ( 1.294 m ), conocido también como el Campo de las Brujas. En veinte minutos se llega a Campastro ( 1.434 m ), pudiendo descender a Valvanera o subir por la izquierda el pico La Rioja ( 1.562 m ).

Accesos: Valvanera ( 1h 15 min ); Tobia ( 2h 45 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconFrancisco Oteo Vazquez
    2019.eko abuztuak 8a

    La ascensión que  propongo se inicia en el valle del  Rio Tobia, con la variante resultante de aproximarnos en vehiculo  hasta el km 6 de la pista forestal asfaltada que lleva hasta el Rajao,  y siendo este punto el que hará de inicio de la ruta, en el término conocido como Los Medales. Nada mas cruzar el paso canadiense, giramos a la izquierda donde dos hermosas hayas nos harán de portal de bienvenida a la  húmeda y herbosa explanada, donde comienza nuestro caminar.

    Tomamos la pista forestal que en suave pendiente ascedente se dirige hacia el este. Cruzamos el Barranco del Acebo, y  tras un breve descenso llegamos al fondo del Barranco de la Quebrantada. Aqui el camino adquiere un considerable desnivel y discurre paralelo a las aguas del barranco, entre un tupido hayedo, cuyos ejemplares se alzan enhiestos como velas buscando la claridad desde las empinadas laderas, a la vez que con su espesa bóveda de ramaje y hojas, provocan una semioscuridad casi fantasmal. Esta pista se cruza con la senda que viene desde Puente La Cruz, donde se encuentra la imagen de la Virgen de Valvanera, variante ya descrita por Javier Urrutia. En este cruce da inicio la famosa Cuesta Reniega, cuyo nombre lo dice todo sobre la extremada pendiente y dificultad de ascenso que presenta, provocando sonoros improperios  en los caminantes. Evitamos enfrentarnos a tamaño desafio, mas que nada porque vamos a usar un acceso mas cómodo  y a la vez disfrutar de un paisaje mas variado y ameno.

    El hayedo va dejando paso al bosque de quejigos y robles , aprovechando la mayor exposición solar de esta vertiente. Llegamos a la majada de Manzanar, (1.190 m.) (40’) antaño lugar primoroso de verdes prados, y solaz de la numerosa ganaderia que por aqui pastaba. Hoy en dia la majada está practicamente colonizada por helechos y matorral bajo, con lo cual el lugar ha perdido parte de su primitivo encanto. No obstante sigue siendo un lugar idóneo para disfrutar de las vistas hacia el valle del rio Tobia hacia el Norte,  y los picos Valdeloshaces y La Rioja al sur. Continuamos por la pista de frente, haciendo un zig zag en siete tramos en la margen derecha del  Rigüelos, que nace precisamente unos cientos de metros mas arriba en la ladera del monte Valdeloshaces, y que alimentado por minusculos arroyuelos, conformará un pequeño arroyo o rio, segun quien le preguntemos, que desembocará unos pocos kilómetros mas abajo en el rio Tobia, una vez pasado el  pueblo de Matute. El camino está ahora jalonado por una escasa vegetación arbórea, y el dominio corresponde a tupidos arbustos de  escobonales, acompañados de brezo, biércol, y algun pequeño quejigo, ademas de un pequeño bosque de pinos de repoblación, que a duras penas subsisten, ahogados por la vegetación que los invade.

    Superada esta serpenteante subida, alcanzamos el collado de Antuñán (1h. 30 m.)   fácilmente reconocible pues se halla coronado por un mogote de rocas cuarcíticas  conformando un círculo, que recuerda construcciones prehistóricas, tipo dolmen. Nos encontramos en la divisoria de aguas de los valles de Rio Tobia y Valvanera. Giramos a la derecha, pasando el cogote de Vallilengua (1.473 m.) , por senda herbosa y amable para nuestro caminar, pero muy agostada y amarillenta, dadas las fechas de ardiente verano. Estas majadas, henchidas de verde pasto en las primaveras, alimentaban los múltiples rebaños de las tres villas. Pues Anguiano, Tobía y Matute forman una mancomunidad de pastos, leñas y aguas desde la temprana Edad Media. Y en estos cerros y majadas confraternizaban, y a veces disputaban, los pastores al cuidado de los rebaños.

    Divisamos a un tiro de piedra la senda trazada de modo rectilineo, y que discurre entre brezales, hasta culminar en la cima del Pico La Rioja (2 h. 30’  con parada). Varios buzones coronan la cima, y entre ellos un testigo con los colores de la bandera de La Rioja (rojo, blanco, verde y amarillo, para los neófitos), con indicación de la altitud (1.562 m.). 

    Podemos entender fácilmente el significado del topónimo, pues desde la cumbre se divisa toda  la Rioja Alta y la Rioja Alavesa, esta última con la Sierra de Cantabria, a sus espaldas. Además es balcón singular con vistas a todas las montañas mas elevadas de nuestra Comunidad, y  mirando al sur, de izquierda a derecha , éste es su detalle: Mesa y Picos de Cebollera, Picos de Urbión, Alto de Gómare, Los Tres Pancrudos, el  “rey”  San Lorenzo, Cabeza Parda, Chilizarrias, Pradilla, y muchos otros que no citamos por no resultar prolijos.

    El descenso se realiza por la cara SW, hasta llegar al Collado de Campastro (1.434 m.). Este punto es el utilizado por los vecinos de Matute y Tobía, en sus travesías para atravesar esta linea de cumbres y acceder al cercano Monasterio de Valvanera. Siglos de relación amor/odio han  caracterizado la convivencia entre el citado Monasterio y las Tres Villas. Innumerables pleitos por pastos, ganados y linderos, pero con la “pax” obligatoria, durante las romerias anuales que cada una de las tres villas se obliga a realizar por voto secular.

    Tomamos ahora el Camino de Valvanera en sentido inverso, es decir, hacia Tobia y Matute hasta detenernos un momento en Campo Las Brujas, y majada de Cirván. Hay discrepancia entre los expertos del lugar sobre los limites de ambos topónimos. En realidad se denomina al mismo lugar indistintamente. Y si hablamos de parada obligatoria, en realidad esta tiene lugar cuando el recorrido es a la inversa, con motivo de las romerías, pues es punto señalado para hacer una pausa y almorzar. Parece ser que tierra era ésta de creencia en brujas, pues en Matute también encontramos el paraje de “Calleja de las Brujas”. En esta cuestión, me alineo con la opinión de mi abuelo  Felipe, que siempre me decía que “las brujas desaparecieron cuando se inventó la luz eléctrica”, siendo la creencia en  brujas, cosa de tinieblas y oscuridad.

    Ahora podmos darnos el placer de tomar Cuesta Reniega, pero hacia abajo, con lo cual pierde su maldición de cuesta, y se convierte en ameno paseo entre hayedos. Al final del primer tramo de la cuesta, cuando se llega a las aguas de Barranco de  la Quebrantada, debemos torcer hacia la izquierda siguiendo la cuesta, evitando seguir de frente a piso llano, pues este camino lo hacen los romeros de Matute, (ya descrito  por el autor en la crónica del Monte Bañadero).

    La cuesta de bajada discurre por los leves cursos de agua que alimentan el Barranco de  la Quebrantada, hasta cruzarse con la pista descrita al inicio del itinerario, que nos llevará a nuestro punto de partida.

    (Duración total, 4 h 30’)