Gora

Albatrón, Peña (899 m)

remove-icon
José Luis Piedrafita Giménez
Sarrera data
2021/05/17
Aldatze data
2021/05/30
2

Se trata de la punta más alta (doble) de la escarpada cresta que limita por el norte el valle de la regata de Iñarbeltz u Oiarbeltz, en la vertiente oeste de Peñas Batxas. Desde la carretera de Oroz Betelu, pasado el mirador de Lacabe, llama la atención esta cresta al otro lado de la rama del embalse de Itoiz sobre el Irati. El mapa topográfico de IDENA de 2017 asigna a esta punta bifurcada unas cotas de 891,97 m y 898,95 m.

La denominación de esta cresta no parece muy bien definida actualmente. En el mapa de IDENA el topónimo más próximo, en su vertiente suroeste, es Txantxalán, pero Arturo y Txema, los dos amigos residentes en Oroz Betelu que nos descubrieron el lugar y mostraron la ruta de acceso, nos dijeron que en el pueblo se conocía como 'Peña Albatrón' o 'Peña del Patrón'. El IDENA muestra un topónimo intermedio ('Peña del Batrón') aunque parece más bien asociado a la parte más baja de esta cresta, correspondiente a la llamativa peña de grandes paredes que el río Irati contornea a su paso por la foz de Iñarbe.

A pesar de su altivo aspecto desde el valle, la prominencia de esta Peña Albatrón es de apenas 17 m, pues en realidad se trata del tramo medio-inferior de la cresta noroccidental de Peñas Bachas que se destaca sobre una amplia comba de ella. Es por ese collado (882 m) por donde se realiza el acceso, llegando a él bien desde Oroz o desde Azparren. En cualquier caso el itinerario no es muy sencillo de recorrer ya que sigue antiguos caminos bastante abandonados actualmente y algo cerrados.
El tramo final desde el collado presenta un resalte de unos 10 m que requiere una trepada 'mixta' de caliza y arbolado no complicada (II inf) pero en la que hay que prestar atención. La cima es un estrecho balcón con vista bastante interesante aunque algo limitada por las ramas más altas de algunas de las hayas circundantes.

La subida de esta cota secundaria puede continuarse con un interesante recorrido atravesando la cabecera del valle de la regata de Iñarbeltz que ha quedado actualmente muy aislado tras el embalsado de las aguas de Itoiz. Además del bosque autóctono (encina, roble, haya...) se atraviesa un interesante bosquete (plantación antigua) de esbeltos 'Abetos de Douglas' (Pseudotsuga menziensii) y se alcanza la cresta occidental de Peñas Bachas por la que se puede llegar a esta cima sin problema (aunque algo laboriosamente por el matorral que dificulta el seguir el paso).

Desde Azparren.

Desde la plaza de Azparren (794 m) se sale hacia el oeste por la calle-pista que desciende a cruzar la regata de Azparren (782 m), por un pequeño puente próximo al cementerio. Unos 200 m más adelante se deja la pista ascendente, más marcada, para coger a la derecha un camino ancho y balizado con pintura naranja antigua que con suave pendiente conduce directamente hasta las 'saleras de Azparren', un colladito (847 m) con piedras pulidas donde dejaban la sal para el ganado. A nuestro pies, los campos de Orai, totalmente cubiertos de vegetación, que cruzaremos en su totalidad. Al fondo la Foz de Iñarbe, hacia la que continuaremos rectos, en descenso, por un sendero mal definido pero que sigue marcado con la desvaída pintura naranja. Llegamos a la segunda regata, la de Ladronerreka, y tras cruzarla (744 m, 40 min. aprox.) seguimos a la derecha (dejando las marcas de pintura que retornan al pueblo) pasando entre campos y pinchos de gorrillones, oteas o patxaranes.

El sendero nos lleva a las saleras de Aranbe (751 m), otro pequeño collado con sus características piedras; de aquí el camino que traíamos desciende al río Irati, donde en tiempos se ubicaba la central de Iñarbe, pero lo abandonaremos bajando a la izquierda por el eje del cauce en fuerte pendiente y, al principio, en paralelo con él hasta que unos 20 metros más abajo se gira bruscamente a la izquierda, saliendo del cauce y retomando altura por sendero bastante marcado. Pasamos junto a alambradas y muretes de piedra de unos viejos campos antes de cruzar, sin apenas darnos cuenta, el tercero de los barrancos, el de Osinbetz. El sendero se hace difícil de seguir, se pierde a tramos, pero su trayectoria es bastante lineal y siempre en diagonal sobre el Irati.

En un pequeño alto (890 m) unas piedras hacen de mirador hacia el curso alto del Irati, destacando la bella estampa del pueblo de Oroz Betelu. Entre tramos a veces claros y a veces difusos de sendero cruzamos una zona de rocas y llegamos a un hayedo al alcanzar la divisoria que de acceso al barranco de Iñarbeltz. En el collado (882 m) hay que desviarse unos metros ligeramente a la derecha para trepar (II inf 'mixto' de caliza y arbolado) a la más alta de las Peñas de Albatrón o del Patrón (899 m), sucesión de peñascos que bajan escalonadamente hasta el río y que resultan muy llamativas desde la carretera de Lakabe a Oroz. Sobre ellas, planean los buitres que anidan en sus paredes. La panorámica es majestuosa, con el embalse de Itoiz a nuestros pies y enfrente el macizo Elke-La Corona a la vista. (1h 45min aprox.)

Continuación a Peñas Batxas.

Retrocedemos los últimos metros hasta el collado de la divisoria (882 m) donde se toma, a la derecha y descendente al principio, el sendero del carasol de Iñarbeltz. Cubierto por la vegetación mixta, dominantemente de roble y encina, desciende ligeramente en diagonal hasta que al ir cambiando de orientación, entra en hayedo y desciende más decididamente. Pasamos junto al aska de Iñarbeltz (775 m), vestigio inequívoco de un intenso uso ganadero por las gentes de Artozki, pueblo que desapareció bajo las aguas del embalse de Itoiz.

Algo más abajo (710 m) el sendero deja de bajar (hay que evitar bajar en picado, ya que terminaríamos en el embalse) y remonta entrando en contacto con los 'abetos de Douglas'. Luego sigue a media ladera hacia el oeste, ligeramente ascendente y cruzado por entre numerosos árboles caídos, hasta topar de frente (765 m) con el sendero por el que venían los de Artozki directamente desde el sur. La caja de este camino está todavía muy bien marcada a pesar del tiempo de abandono y hay que tomarlo en sentido inverso al que levábamos, ascendiendo por él hacia el este. Un perfecto trazado rural tradicional de amplias lazadas, verdadera artesanía forestal, permite remontar sin mucho esfuerzo la empinada ladera de abetos y hayas hasta llegar a una chabola de tablas (895 m) cerca del cordal. Desde ella merece la pena acercarse hasta el cercano roquedo donde la vista sobre el embalse de Itoiz, hasta Aoiz y los montes de la cuenca de Pamplona es espectacular. Vueltos a la chabola, por debajo de ella sigue el sendero, aquí ya menos marcado, hacia el este, llevando a nuestra derecha el cordal rocoso de las conocidas como Peñas de Artozki.

En un momento en que el cordal hace un quiebro (955 m) entramos en zona de viejos campos con numerosos muros de cierre y separación de los mismos. En vez de seguir lo que parecen las trazas de un sendero, unas señales puestas por cazadores nos llevan a la cresta que ahora nos queda a la izquierda y en la que han sido cortados recientemente arbustos (boj principalmente) en bastantes lugares para abrir el paso. Aunque complicada de gestionar, que no peligrosa, merece la pena seguir por la cresta por el espectáculo que ofrece a tramos sobre el bosque de Iñarbeltz, asomándonos al vacío. Trabajosamente se llega finalmente a la cima de Peñas Batxas (1167 m), de amplia visibilidad si no fuera por la limitación que impone la vegetación.

El regreso puede hacerse siguiendo la ruta normal de acceso a esta poco conocida cumbre desde el pueblo de Azparren.

Desde Oroz Betelu.

Se comienza caminando por la carretera en dirección a Azparren. A unos 500 m se toma un carretil a la dcha que desciende a la regata de Azparren. Tras vadearla (también hay una pequeña pasarela de cemento si hay mucho caudal) se sigue el sendero y bordeamos un campo con nogales. En su terminación hay una alambrada en ángulo que hay que atravesar doblemente. Tras hacerlo hay que seguir a la izquierda (¡Ojo! hay cintas de plástico en otras direcciones que pueden despistar). El sendero sube haciendo eses durante un tramo enmarañado por la vegetación, pero cuando el bosque se hace más denso ya no tiene pérdida. Empinado y limpio corre paralelo a la banda de rocas conocidas como peñas de Azparren, con el Irati muy abajo, a nuestros pies. En el alto hace un giro a la izquierda y suaviza su pendiente, mientras la regata de Ladronerreka queda a nuestra derecha. De frente, descendemos suavemente y cruzamos algunos campos de Orai hasta alcanzar el cauce de la regata de Ladronerreka (744 m), punto en el que confluye este itinerario con el de Azparren. (1h. aprox. de Oroz al cruce de la regata)

Accesos: Azparren (1h 45min); Oroz-Betelu (2h 30 min).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak