Gora

Muro, Peña (941 m)

remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Hugo Fernández
Sarrera data
2001/01/01
Aldatze data
2016/01/30
25

Pequeña pero elegante elevación encaramada sobre la comarca de Las Alpujarras.A sus pies destaca el impresionante corte del barranco de San Martín. Más al Oeste, encontramos otro de los barrancos Alpujarreños, el de Santa Engracia. Ambos tributan sus aguas al río Jubera, verdadero alma de estas despobladas tierras.

Desde el pueblecito de Santa Engracia ( 648 m ) una pista conduce a la aldea de San Martín ( 803 m ) y llega a pasar muy cerca de la cumbre de la Peña Muro ( 941 m ), a la altura del Collado de Los Bujales ( 879 m ). Desde este punto la cima se presenta muy sencilla encontraste con la poderosa silueta que muestra desde el valle. Desde Los Bujales es posible seguir la marcha por la sierra alcanzando la cota del Valdeyace ( 1.019 m ), desde donde se puede seguir toda la loma por los Corrales de las Ciruelas en dirección al collado ( 1.111 m ) que forman los montes Santa Cruz ( 1.189 m ) y Santa Elena ( 1.151 m ). Desde este lugar se puede ganar cualquiera de estas dos cimas.

Barranco de San Martín

Uno de los mayores atractivos de la zona es, si duda, el recorrido del barranco de San Martín. Desde Jubera ( 665 m ) nos debemos dirigir a la ermita de la Virgen del Prado ( 697 m ) para introducirnos en el barranco en virtud de una senda que lo recorre por su margen derecha. En el inico encontraremos unas antiguas minas de Plomo ( Galena ). Las galerías excavadas en la roca son conocidas con el nombre de túneles de moros. La vista de los roquedos de la Peña Muro desde aquí es soberbia. El sendero nos llevará a la aldea de San Martín ( 803 m ).

Descendemos el por el barranco desde la aldea, y a partir de la zona ubicada bajo Peña Muro ( 941 m ) éste se hace más angosto y aparecen una sucesión de resaltes, badinas y toboganes, si hay caudal suficiente, cosa que habitualmente no ocurre de gran belleza. Poco después aparece un salto de unos 5 m, rápel equipado. Aunque el tramo anterior puede encontrarse seco, a partir de este salto encontraremos agua, por lo que el uso de neopreno se hace imprescindible, salvo en verano. Mas adelante nos topamos con otro muro de unos 4 metros, aunque se puede destrepar, conviene rapelarlo dado lo resbaladizo de la roca. Finalmente llegamos a otro rápel de unos 8 m. Continuamos sin dificultades reseñables hasta llegar a una zona inclinada que deja una poza a la derecha, los valientes tienen la opción de saltar a la misma desde un saliente de la roca ( 7 m ). Muy cerca de allí se encuentra una singular cascada. Para visitarla seguimos una senda a la derecha y tras un breve tramo ascendente llegamos a un túnel que nos introduce a una soberbia cavidad en la que se ubica la cascada, iluminada por una oquedad en la pared. Se trata de otra zona de de las minas. Dicha cascada surte de agua, filtrándose, a la poza del exterior. A partir de ese punto el barranco se abre, perdiendo interés y se puede abandonar por una senda que nos lleva a la Ermita de la Virgen del Prado ( 697 m ). Accesos: Santa Engracia ( 1h ).

Accesos: Santa Engracia ( 1h ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak