Gora

Cotoril (451 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2007/01/23
Aldatze data
2007/01/23
11
Esta discreta loma se conoce también con el nombre de Peña Negra ( 451 m ). Se halla muy cerca del collado Campo la Cruz ( 351 m ), por donde discurre una carretera que une el valle de Aras con Solórzano. Por tanto, la ruta a este monte desde este lugar es un breve paseo.

El Cotoril o Alto de Peña Negra ( 451 m ) se sitúa en una cresta de lomas despejadas que separan el valle de Aras, que pertenece administrativamente a la Junta de Voto, y el Solórzano ( 95 m ). El primero formo parte de la junta de Trasmiera. Por él discurren los ríos Clarón y Clarín, que dan origen a la Ría de Rada, a la salida del valle. Por el segundo lo hace el río Campiazo. Las cimas que se encuentran más al Norte de esta divisoria, en cambio, suelen hallerse cubiertas con repoblaciones de Eucaliptos y Pino Insignis, que contrastan con los pastizales de Cotoril ( 451 m ), Peña Mijarocos ( 438 m ), Garmellana ( 455 m ), Cueto la Venta ( 468 m ) y La Peña Orada ( 547 m ), máxima altura del cordal antes de descender al collado de Fuente de las Varas ( 448 m ), punto de entrada al valle de cuenca cerrada de Matienzo. Destacar, también, aunque más pequeño, el poljé de Río Lastras ( 104 m ), al NW de la cumbre, otro valle de cuenca cerrada.

En la vertiente Norte de la montaña se recuesta el Santuario de la Virgen de Fresnedo ( 185 m ), que es el edifico religioso más antiguo del municipio ( s. XVI ).

Desde el collado Campo la Cruz ( 351 m ) una carreteruca se dirije hacia la cumbre. Situada frente a ella la rodea y permite descender a San Miguel de Aras ( 27 m ). Abandonando la carretera se sube directamente por el prado al vértice geodésico que la corona ( 451 m ). Desde Secadura ( 57 m ) el itinerario es lógicamente más largo. Partiendo de la ermita de San Roque se asceinde por la vertiente Sur de la montaña hasta la cima.

Existe una leyenda acerca de la iglesia de Secadura. Los vecinos la quisieron construir en el lugar llamado "El Otero", al SE del pueblo, cerca del río Clarón. Portearon el material al lugar, pero a la mañana siguiente estaba todo en el lugar que ocupa hoy la iglesia. Lo volvieron a llevar al Otero, pero al día siguiente ocurrió el mismo fenómeno. Finalmente lo volvieron a llevar al Otero y se escondieron para ver lo que sucedía de noche. Pudieron comprobar como unos duendes cargaban todo en carros y lo volvían a llevar al otro lugar. Decidieron, pues, edificar la Iglesia de San Juan en aquel lugar indicado por las extrañas criaturas...

También se cuentan en este valle de Aras leyendas en las que aparecen las hadas que en Cantabria llaman "Ijanas". Son aquí traviesas, algo ladronas, pícaras y muy glotonas. Entran en las casas y esconden las cosas, o las cambian de lugar. Son de larga cabellera rubia y tienen pechos tan grandes que los llevan hacia atrás colgados a la espalda... Es de especial renombre la historia de las Ijanas y el Cura, que cuenta la pelea que mantenía un sacerdote con estas hadas que le revolvían toda la casa. Claro que el clérigo les acusaba en los sermones de causar todos los males que azotaban el valle...

Accesos: Campo la Cruz ( 20 min ); Secadura ( 1h 20 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    2014.eko irailak 17a
    Quizá sea una de las menos interesantes de entre las cumbres que aparecieron en aquel catálogo de cimas de Cantabria publicado en Pyrenaica hace ya unos cuantos años, pero, como a toda montaña, se le puede sacar algo de juguillo. Aprovechando un feo día de bruma y ambiente bochornoso, y por no volver a casa de vacío antes de ir a la playa, ascendimos desde Secadura. El trayecto, casi en su totalidad, transcurre por pistas asfaltadas pero sin tráfico. La parte cimera está rodeada por un vallado (supuestamente electrificado, tal y como avisan varios carteles) dentro del cual pastan vacas. Si rodeamos la montaña por la carreterilla del oeste (cercana a la parte alta), encontraremos un lugar donde abrir y cerrar el vallado, junto a una cabaña. Algo más abajo hay una casa donde, en las paredes, existe un rótulo de venta de vacas (si mal no recuerdo). En esta casa viven los propietarios del terreno, gente maja y afable, que nos indicó el paso de la valla y nos dijo que realmente no está electrificada. Las vistas desde el vértice al menos son bonitas hacia el Buciero.