Gora

Matamiguela (890 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2001/01/01
Aldatze data
2017/11/04
13

La collada de Carmona o La Collá ( 607 m ) es el paso natural tradicional entre el valle de Cabuérniga ( río Saja ) y Puentenansa ( río Nansa ), dejando al Norte el alargado perfil de la sierra del Escudo de Cabuérniga.

La población de Carmona ( 234 m ) mantiene su arquitectura popular de los siglos XVII y XVIII, representativa sin duda de los valles del Nansa, Saja y Besaya en aquella época. La llamada casona montañesa en Carmona es un excelente ejemplo de este legado, si bien existen otras casonas que incrementan aún más el interés cultural de este patrimonio. Tampoco se puede dejar de citar el palacio de los Mier. Hay que señalar que pese a su situación geográfica dentro de la cuenca del Nansa, Carmona pertenece al valle de Cabuérniga, siendo además la localidad que mejor a mantenido sus tradiciones. Siendo así, no será raro que observemos a los paisanos de estos lares portando sus tradicionales zuecos de madera...

Muy conocido era el Real Valle de Cabuérniga, cuyo nombre deriva del antiguo asentamiento humano de Kaornega. Junto con la ganadería aparecían otros trabajos artesanos que tenían como materia prima la medera. Hay queda la fabricación de albarcas, aperos de labranza e incluso carros y elementos arquitectónicos tales como aleros. Pero lo más particular de los Cabuérnigos no era su dedicación sino sus tradicciones y folclore. Aquí podemos incluir desde la propia vestimenta ( Cabuérniga ) hasta las bucólicas canciones que rememoran bellos parajes como la carretera de Carmona, en referencia al camino que remonta "La Collá".

Desde Renedo a Selores, siguiendo la carretera.
En el pueblo de Sopeña, Tengo yo la mi morena.
Que bonito valle, valle de Cabuérniga.
Que bonito valle, valle de mi tierra.

La Collada, la Collada yo he de pasar.
La Collada, la Collada con mi zagal.

Desde la collada de Carmona ( 607 m ) se comtempla un paisaje de bella estampa sobre los valles del Saja y Nansa. Podemos detenernos en los miradores dispuestos junto a la carretera: La güeltuca o la vueltuca, sobre el Valle de Cabuérniga, el mirador de la Collada de Carmona y el mirador del Asomaderu del Riberu que da vista de pájaro sobre Carmona.

En La Collá se inicia la sencilla ruta al Matamiguela ( 890 m ), que no tiene ninguna dificultad más que seguir el camino que hasta la cumbre lleva.

En las laderas de este monte se localiza la castañera de Terán, con ejemplares centenarios que han recibido singulares nombres: "Cuatro Patas", "La Hoya", "El Duende". Desde Terán ( 255 m ), Selores ( 277 m ) o Renedo ( 291 m ) también se puede subir a Matamiguela ( 890 m ), cumbrando, si se desea, el Zarceillo ( 904 m ), culminado por un refugio de vigilancia forestal.

Una de las rutas más populares de la zona es la que une Ruente ( 193 m ) con Carmona ( 234 m ) por el collado de Monte Aa o Monteá. El recorrido discurre por pista y no cuenta con ninguna dificultad pero atraviesa el bosque de Monteá que alberga los robles más legendarios de Cantabria, y en particular la Cajiga del Cubilón, el mayor de la comunidad y tal vez de la península. De edad seguramente milenaria y tronco hueco fue destruido por un rayo en los inicios de la década de los 90. También se puede llegar al collado Monteá y bajar a Carmona o a Ruente desde la misma Collada de Carmona.

Accesos: Collada de Carmona ( 1h 15 min ); Terán ( 1h 45 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak