Gora

Braña las Tiesas (695 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2001/01/01
Aldatze data
2016/02/18
18

Con este nombre se conoce el extremo oriental de la Sierra del Escudo de Cabuérniga, en su caída hacia la Hoz de Santa Lucía.

El mojón de Braña las Tiesas ( 675 m ) se sitúa en un lugar poco prominente, que apenas destaca sobre la regular cresta que forma la sierra e o Canto Redondo este sector. Un poco más al Oeste se sitúan otras dos elevaciones poco destacadas aunque algo más elevadas e incluso más notables que el citado mojón ( 706 m y 705 m ). Consideramos aquí que la cota de 706 metros es la cúspide de la Braña de las Tiesas. Desde este punto el cordal apenas presenta descenso ( 676 m ) antes de encaramarse a lo alto del Cueto de Herranz García ( 845 m ), bien visible desde aquí, encima del collado de Monteá ( 569 m ).

Si bien la cima es muy poco destacada la verdadera relevancia de la zona radica en el llamado Monte Aa o Monteá, una extensión de bosque donde se mezclan en sintonía hayas, robles y acebos, en las partes más elevadas, y Sauces, Alisos o Castaños en las más bajas y orillas de los arroyos. Pero de todas las especies vegetales de Monteá, existen algunas que destacan de forma sobresaliente. Se trata de algunos robles centenarios de gran tamaño cuya notabilidad les ha llevado a ser protegidos con la figura de "Árboles Singulares". Sin duda, se cuenta estas "Cajigas" entre las más antigüos de la península. El topónimo de Monte Aa o monteá, es sin duda algo chocante. Se cree de origen celta, con el significado incierto de "Monte del Agua".

Desde Ruente ( 193 m ), el recorrido al collado Monteá ( 569 m ) es una de las rutas más concurridas dentro de las montañas del Saja. Es más que recomendable prolongar la marcha para terminar en la bella aldea de Carmona ( 234 m ), de gran interés etnográfico. En Ruente una pista cruza el río Saja y se interna en el valle del arroyo Monteá, que cruzaremos por otros puentes. En una cerrada curva, antes de enfilar hacia el collado Monteá, un cartel nos indica el punto de entrada de la senda que conduce a las reliquias vegetales que llevan los nombres propios de Mellizo, Cubilón y Belén, tres legendarios robles de imponente diámetro.

El roble del Cubilón es el más conocido de Cantabria. Posee el desmesuardo diámetro de 15 metros. Se le atribuye una edad milenaria y se mantuvo en firme hasta el inicio de la década de los noventa. De tronco hueco, se decía que su interior podía dar cobijo a dos vacas de raza Tudanca, y que se había usado en todos los tiempos para el cobijo de pastores y ganado. La leyenda cuenta que el mismo Napoleón llevó una bellota del mismo engarzada en oro, lo que sin duda revela la fama de esta "Cajiga" no sólo ahora, sino también en otros tiempos. Algunos lo consideran el más anciano de España. Nada dura eternamente, y el Cubilón cedió ante la fuerza del rayo. No lejos del Cubilón se encuentran los robles de Mellizo, que ha seguido la misma suerte que el Cubión, y Belén. Hay que señalar que existen otras especies singulares en la zona, concretamente en el Monte del Río los Vados, dentro del parque natural de Saja-Besaya.

Cuenta una leyenda que cierto día, vino a cobijarse de la tormenta una joven muy bella. Se introdujo en el hueco de una vieja cajiga, pero esta la absorbió, de tal manera que el árbol cobró vida transformándose en un extraño árbol andante que llamaron "El Roblón". Dicen los que lo han visto, que posee la mirada de una muchacha y que cuando se mueve por el bosque llega a destruir todo lo que encuentra a su paso. Cuando se paraba a beber en las fuentes sumergía sus raíces en el agua y llegaba a desecarlas...

Otro de los parajes interesantes de Ruente es la surgencia conocida con el nombre de La Fuentona.

La visita a los árboles singulares de Monteá permite acceder a la cumbre de Braña las Tiesas, si bien no encontraremos sendero para alcanzar lo alto de la sierra del Escudo de Cabuérniga. Desde El Cubilón, subimos monte a través por el bosque hasta enlazar con un antiguo camino que discurre por debajo de la cresta. Siguiendo un poco por la derecha se llega a una alambrada que va a marcar el itinerario a seguir. En fuerte pendiente junto a esta valla alcanzamos con cierto esfuerzo lo alto de la sierra. Por la derecha, básicamente llaneando, llegamos a la cima de Braña las Tiesas ( 706 m ). Se puede prolongar el itinerario por lo alto del cumbre para alcanzar las restantes cotas. El itinerario através del bosque de Montea y el regreso puede ser confuso con mal tiempo o niebla.

Antes de penetrar en la hoz de Santa Lucía, que da entrada natural al valle de Cabuérniga, encontramos a la derecha la ermita de Santa Lucía ( 144 m ), desde donde podemos subir a la cumbre en virtud de una pista forestal que en lazadas nos ayuda a apoyarnos en la cresta, que aquí recibe el nombre de Canto de las Cruces. Siguiendo la misma se llega al mojón de Brañas las Tiesas.

Accesos: Ruente ( 2h ); Ermita de Santa Lucía ( 1h 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak