Gora

Cuetos del Agua (1.512 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2001/01/01
Aldatze data
2019/04/07
5

Separando el valle de Polaciones del valle de Valderrodíes ( Lamedo ) encontramos un grupo de arbolados cuetos que entroncan directamente con el macizo de Peña Sagra, del cual no son más que una extensión en dirección a la Peña Labra ( 2.017 m ).

Los Cuetos del Agua es la denominación genérica de estas desconocidas cimas que, sin embargo, albergan importantes masas forestales que se extienden hasta las mismas cimas: Cuco ( 1.462 m ), Cuetos del Agua o Cotero Hoyo de los Lobos ( 1.512 m ), Rabal de la Cruz ( 1.503 m ). Bajo las mismas queda el breñal llamado Puerto de Belmonte.

La denominación tiene su origen en la extensión de pradera al SE del punto culminante y que es conocida como la Braña del Agua, seguramente por su facilidad para encharcarse tras los chubascos, aunque los mapas actuales relacionan el punto más elevado con la vaguada llamada Hoyo de los lobos.

La Cruz de la Cabezuela ( 1.120 m ) es un collado a 4,5 Km. del puerto de Piedrasluengas ( 1.347 m ) y que da acceso al valle de Polaciones. No lejos se encuentra Cotillos ( 1.136 m ), uno de los núcleos habitados más elevados de toda Cantabria. Otras aldeas del valle de Polaciones trepan por estas mismas laderas. Son Belmonte ( 1.026 m ) y San Mamés ( 1.022 m ). Al Oeste se extiende el pequeño valle de Valderrodíes, al final del cual se sitúa Lamedo ( 799 m ). Todos estos lugares son puntos de partida para alcanzar este olvidado cordal empequeñecido frente a la gigante crestería de la Peña Sagra.

Entre la Peña Sagra y los Cuetos del Agua se extiende una gran zona de pastos. Allí se encuentra el portillo de Brañas ( 1.307 m ). A él se sube desde Belmonte ( 1.026 m ), San Mamés ( 1.022 m ) o desde Lamedo ( 799 m ). Desde aquí se puede recorrer la cresta de los Cuetos del Agua. Desde Belmonte se puede llegar a la cima sin pasar por el portillo de Brañas tomando una pista que desemboca en la parte septentrional del cordal, junto a la cima del Cuco ( 1.462 m ). También desde Belmonte es posible aún rutas más directas, bien sea remontando la empinada barrancada boscosa que desemboca en la misma cima y que permite descubrir los magníficos hayedos que allí crecen, bien por el Llao de la Piedra, una pista que discurre por debajo de los pastos del Puerto de Belmonte. Desde Cotillos ( 1.138 m ) se sube bien a la cima por el mismo lugar de Llao de la Piedra.

Desde la Cruz de la Cabezuela

Desde la Cruz de la Cabezuela ( 1.125 m ) sale una pista que se introduce en el bosque de Las Traviesas. La pista da paso a un borrado sendero que cruza el bosque bajo el Cotero de Albetes ( 1.269 m ) y sale al collado de Sarrés ( 1.222 m ). Bajo él una pista rodea el Cotero Pajaril ( 1.274 m ) y gana el collado siguiente ( 1.238 m ). La pista continúa y nos aproxima a los Cuetos del Agua pero no sube a los mismos, por lo que al final deberemos subir en fuerte pendiente por el bosque en busca de la cresta.

Accesos: Belmonte ( 1h 30 min ); Lamedo ( 2h 15 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    2012.eko urriak 7a
    Ganas le teníamos a esta olvidada montaña y por fín ayer la visitamos. Subimos desde Cotillos, por una pista al principio hacia el Collado Sarrés, senderos de ganado después por la loma, y un último tramo corto pero sucio entre los pinchos de la árgoma. Al llegar a la parte más alta del cordal, sucia de matorral, pasamos al hayedo que asciende por el lado de la aldea de San Mamés, y descubrimos un camino forestal que pasa por la mismísima cima de los Cuetos del Agua. No hay nada arriba que la defina, aunque se nota claramente que es el punto más alto. El mapa IGN la señala con 1.523 mts. Descendemos por el camino forestal, sereno y bonito entre el bosque. Este camino procede de San Mamés, y es el mejor camino para alcanzar la cima, pues pasa por ella, como se ha dicho. Nosotros, tras un buen rato bajando, cogimos otro camino a la derecha que se difumina en las brañas de Helguera. Pasamos sin problemas un barranco y su arroyo y enseguida topamos al otro lado un alambre de espino y un agradable camino que nos deja de vuelta en Cotillos. Robles, hayas y soledad absoluta.