Gora

Llangón (572 m)

remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Matilde Sanz Rebato
Sarrera data
2005/12/28
Aldatze data
2020/05/22
128



Desde Mello (632 m) surge en dirección SE un cordal descendente hacia el valle de Sopuerta. Sobre el mismo, poco diferenciado de Mello (632 m) encontramos la cima de Llangón (572 m). Hay que señalar que algunos mapas señalan que esta elevación es el verdadero Mello, mientras que el punto culminante recibe el nombre de Rasa de Mello. Este topónimo que denomina Rasa a una zona llana y despejada en la parte superior de una montaña ya se da en otros montes del sector. En concreto tenemos La Rasa (606 m) en la peña que sigue al Pico Ventuña o Ventana (527 m) en la cordillera de Triano/Grumeran.

El valle de Sopuerta, recorrido por el río Barbadun, da paso por el N al valle de Somorrostro. En este zona el citado río Barbadun se encajona rompiendo la cordillera de los montes de Galdames o Triano (Grumeran). Fruto de tal fenómeno el cordal de Mello queda perfectamente individualizado al otro lado del río. Se localiza en esta zona la ferrería de El Pobal, sita en el lugar que llaman Sorginleku (lugar de brujas).

La desembocadura del Barbadun, en las inmediaciones de la playa de La Arena, se halla densamente industrializada ante la presencia de la refinería de "Petronor", verdadero amasijo de tuberías, grandes columnas de destilación y gigantescos depósitos que contrastan con el verdor de estos montes a un paso de la línea de costa.

Desde Montellano (T2)

Desde Montellano (257 m) la ascensión a Llangón es corta. La ruta asciende sobre la vertiente S de este monte y sale al collado (545) que la separa de Mello (632 m). Por la derecha se suben los últimos metros de Llangón (572 m), mientras que por la izquierda se gana el Mello (632 m).

 

Monumento artístico a Antonio de Trueba en Montellano

"Aldeíta que te escondes en el más agreste y más apartado rinconcillo que hay en mi valle natal. Yo, que más de media vida he pasado en la ciudad y hallo mi mayor encanto en la vida intelectual; yo, aldeíta de mi valle, que a tantos espanto das, a pesar de todo esto, me comprometo a pasar lo que me queda de vida en tu horrible soledad, sólo con la condición de que no me han de faltar en la estantería libros, en la alacena pan, en el hogar propio amor, y en el ajeno amistad." "La soledad". El libro de las Montañas 1867

Accesos: Montellano (45 min).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak