Gora

Maceturri (1.240 m)

remove-icon
Luis Barreiro
Sarrera data
2008/05/30
Aldatze data
2008/05/30
9
Desde Garganchón

Iniciamos el recorrido en el pueblo de Garganchón (917 m), a unos 2,5 Km. al W. de Pradoluengo. Aparcamos en una amplia plaza nada más entrar en el pueblo. Por la izquierda parte un camino señalizado como GR-82 (Gran Recorrido de la sierra de la Demanda Burgalesa), que nos adentra en el barranco del Rebollar, y que remonta el cordal que separa éste del barranco de Cueva Loba. Por el desvío anterior, a la derecha, se puede subir, por este último, a la sombra de los robles durante un buen tramo, hasta la cima. Sin embargo, si se opta por esta opción nos perderíamos las vistas que van surgiendo según subimos por el cordal.

En la mitad de la subida hay una formación rocosa, que nos sirve de referencia, donde abandonamos el camino y seguimos las marcas del G.R. Se empina el sendero hasta llegar a la loma cimera del monte Cruz de Espuro (1.229 m), estupendo mirador del valle del Telera y la sierra del San Millán o Torruco, nombre de la zona del monte mas alto de Burgos (2.132 m). Las cruces de Espuro eran tres, dos de ellas reducidas a destrozados hitos separados unos veinte metros entre si, y otro más que conserva una destartalada cruz, desde donde se divisa el pueblo de Rábanos ( 1.180 m ). Nos dirigimos al collado jalonado por un camino que sube del pueblo, seguimos hacia una torre de alta tensión donde una señal del G.R. en cruz. Nuestro camino sube hasta pasar una segunda torre. Giramos a la izquierda y, sin sendero definido, llaneamos por praderas hasta llegar al punto más altom jalonado por un montículo de piedras y el buzón que marca la cota de Maceturri (1.239 m). Desde Rábanos (1.180 m) tenemos poco más de 20 minutos de recorrido.

Con Valmala ( 997 m ) al fondo del valle las vistas de los barrancos y valles que se dibujan nos indican las diferentes formas de subir a la sierra del San Millán y coronar los tres Trigazas (2.035, 2.085 y 1.974 m) . Si el día está despejado en el horizonte veremos, al Sur, la sierra del Mencilla y, girando hacia el W., el Páramo de Masa (con un montón de aéreo generadores), los Montes Obarenes, los Montes de Foncea y la Sierra Cantabria, para cerrar con cimas de la Demanda Riojana y Burgalesa.

Retrocedemos y seguimos hasta las marcas del GR-82, en dos rocas a ambos lados del camino que va de Rábanos ( 1.180 m ) a Villafranca Montes de Oca ( 977 m ). Continuamos en una especie de altiplano hasta un cortafuegos y unas hayas que limitan una plantación de pinos. Bajamos y abandonamos el G.R. por la derecha. Siguiendo la vaguada, sorteamos algunos endrinos y matas y nos encontramos con un camino que sube y retoma los cortafuegos,...un atajo fácil. Seguimos al lado de los pinos y, después de atravesar por una puerta un vallado, nos encontramos con señales blancas y amarillas de un P.R. que hace un circuito cerrado desde Puras de Villafranca. El camino se mete en el pinar pero nosotros seguimos de frente subiendo y giramos a la derecha al coronar el pequeño collado.

Subiendo el camino se aproxima a un cierre y, cuando se aleja, lo abandonamos siguiendo la valla para encontrar a los pocos metros el punto geodésico Nº 20181 del Muladardo (1.184 m), y un poco mas adentro del vallado su cima. Desde el punto geodésico las vistas el valle del Tirón son estupendas con Belorado, Fresno de Río Tirón y Cerezo de Río Tirón como poblaciones más importantes.

Seguimos por el vallado hasta que nos vemos obligados a pasarlo. No existe un paso de hombre, así que saltamos lo mejor que podamos. Ha partir de aquí hay que vadear tres vallejos siguiendo las sendas muy marcadas de los animales. Cuidado con los perros pastores. Sólo hay que alejarse de los rebaños de ovejas o vacas y ellos estarán tan tranquilos.

Cuando llegamos a la loma, después del tercer valle, es muy importante este punto, ya que los valles anteriores nos alejan de nuestro destino o son intransitables, seguir por ella al N., a nuestra izquierda, hasta asomarnos al valle del Urbión. Según vamos bajando por el cordal vamos descubriendo los acantilados del conglomerado que delimitan el barranco. La bajada es rápida pero hay que estar atentos a no irse hacia la derecha, ya que hay cortados. Al pasar por una aliagas, después de un roble nos dirigiremos hasta un espigón donde veremos el barranco del último vallejo, que vadeamos, y las aguas del Urbión sonando. Hay una senda que pasa entre unas encinas para recobrar el cordal y comenzar a bajar a la parte con más arista. Es la zona que hay que tener más cuidado y echar mano de la experiencia, las botas, las manos, los compañeros y cualquier cosa que nos de seguridad. Es un paso delicado pero a la vez nos permitirá medirnos para otros más arriesgados. Al final estamos en el cauce del barranco y por un canal que baja a la orilla del Urbión, entre algunas zarzas, pasamos a una pradera. La cruzamos y un bosque de chopos nos refrescan. Uno de ellos atraviesa el río haciendo de puente natural, aunque permaece vivo.

La senda puede recorrerse bajando el río y disfrutar de la parte menos usada por la gente hasta la finca de Los Sevilla, donde el barranco se abre. Nos damos media vuelta hasta nuestro "chopo-puente", y subimos a la orilla del Urbión. Hay que admirar los vallejos, que franqueados por bloques y paredes de conglomerados, caen, algunos con rastros de agua, a nuestro paso desde la meseta que hemos bajado. A la entrada del pueblo una surgencia de aguas cristalinas que sale debajo de una casa nos invita a refrescarnos de los 16 kilómetros de este recorrido.

Accesos: Garganchón ( 1h 20 min ); Rábanos ( 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak