Gora

Franco (984 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2009/02/23
Aldatze data
2009/02/23
3
La sierra de Pradilla extiende uno de sus tentáculos montañosos hacia el Najerilla, perdiendo altura por debajo de los mil metros hasta alcanzar la localidad chacinera de Baños de Río Tobía ( 584 m ). El vallecito de Ríocoja, queda separado por este cordal del valle de Tobía, elevando sosegadas lomas, aunque también algunos dispersos monolitos rocosos ciertamente llamativos, particularmente en el entorno de Guardias ( 1.035 m ). Franco ( 984 m ) y Santa Cruz ( 959 m ) con las últimas alturas que forman la sierra, contando con accesos cortos y sencillos desde Villaverde de Rioja ( 817 m ).

Desde Villaverde de Rioja

Detrás de la Iglesia de Villaverde ( 817 m ) parte (S) el embarrado Camino del Cerro de Villaverde. Tras seguirlo durante unos diez minutos, antes de que se asiente en lo alto del cordal, lo abandonamos para subir por la izquierda al collado ( 927 m ) que antecede a la despejada cumbre de Franco ( 984 m ), que se gana ya siguiendo la divisoria de la loma. Posee una interesante panorámica, en particular, sobre la mole de Peña Tobía ( 1.059 m ).

El itinerario ha sido corto y sencillo, de tal modo que lo podemos prolongar un poco más, perdiendo altura (NE) al collado ( 927 m ) que nos separa del cerro de Santa Cruz ( 959 m ), que alcanzamos desde este punto en pocos minutos.

Para el retorno volveremos al collado ( 927 m ), donde tomaremos un camino a la derecha que desciende por la Era Vieja al pueblo ( 817 m ).

En Villaverde celebran la festividad de San Antón en la ermita anexa al pueblo, encendiendo una hoguera ( La chumasca ).

Accesos: Villaverde de Rioja ( 20 min ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    2014.eko azaroak 9a
    Además de subir desde Villaverde por el camino descrito, desde Tobía asciende al mismo collado, enlazando con el camino de Villaverde, un bonito camino, alfombrado de verde hierba y flanqueado por chopos (en su inicio), nogales y arces. En su tramo bajo transcurre delimitado por una valla de madera, y pasa junto a unas mesas, en un agradable paraje a media ladera. Bonitos paseos para el otoño, cuando la niebla cubre montañas más elevadas.