Gora

Isasa, Cruz de (1.462 m)

remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Hugo Fernández
Sarrera data
2009/08/02
Aldatze data
2009/08/02
40
Al observar desde la lejanía las sierras que coronan el sistema ibérico, al otro lado de la depresión del Ebro, entre La Rioja y Soria, existe una cumbre que es sumamente característica: la Peña Isasa. Su silueta es tan inconfundible como la del desproporcionado Moncayo. De ahí aquello: " ... la Peña Isasa, que muchos ven y pocos la pasan...".

Aunque desde Arnedo, la cumbre se observa como una roca de una única pieza, en realidad se puede descubrir que se trata de un conjunto mucho más complejo de lo que a primera vista parece. Hay varias agujas, originalmente talladas por la erosión diferencial, siluetas fantasiosas y misteriosas. Esos monolitos acompañan, además de a la cumbre principal ( 1.474 m ), a la cima oriental ( 1.472 m ) y, finalmente, a una tercera cota, que forma un gran torreón de paredes verticales. El 15 de agosto de 1963 sobre su cima, de difícil acceso, los montañeros de Arnedo, acompañados por un nutrido grupo de personas llegadas de toda la comarca, colocaron una gran cruz de hierro: La Cruz de Isasa ( 1.462 m ), dominando todo el valle del Cidacos. Según cuentan los presentes, el agua que portaban no fue suficiente para hacer la masa con la que sustentar la cruz, así que al cemento hubo que añadir ¡cerveza! Aunque es una cota muy próxima a la cumbre principal de Isasa ( 1.474 m ) y comparten accesos, dada la singularidad de esta torre y de los monolitos que la rodean, es interesante considerar su descripción independiente.

Vía Normal (AD)

Situados en la cumbre principal de Isasa ( 1.472 m ), nos dirigimos a la depresión ( 1.460 m ) que forma con la cima oriental ( 1.472 m ), y comenzamos a perder altura por la canal (N). A los pocos metros, encontramos una chimenea a la derecha que conduce, tras superar un pequeño muro, a la horquilla ( 1.442 m ) que forma la Cruz de Isasa ( 1.462 m ) con la cima oriental ( 1.472 m ).

En este punto arranca la escalada de la torre. El itinerario es evidente, la roca sumamente compacta, excepcional, y con posibilidad de protegerse de forma natural. Elevarse por una chimenea (III) hasta un afilado bloque. Luego restablecerse sobre una repisa (IV-) a la derecha y continuar por la fisura (III) para desembocar en una pequeña horcada sobre la cresta. Rodeando un bloque por la derecha (III-) se alcanza la cima de la Cruz de Isasa ( 1.462 m )(AD). El descenso se realiza mediante un rápel directo de 30 m. sobre la cara W.

Agujas de Isasa

Precediendo a la cima oriental de Isasa ( 1.472 m ) se alzan algunas agujas de graciosa fisonomía. Algunas de sus cimas pueden ser alcanzadas, no obstante, con facilidad, aunque la más esbelta de todas ellas posee una cima sumamente estrecha y coronada por un bloque rocoso en milagroso equilibrio. Entorno a estas agujas existe algun que otro itinerario aislado, en general con equipamientio antiguo ( spits ).

Accesos: Turruncún ( 2h ); Préjano ( 2h ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak