Gora

Mariquel (888 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2010/04/05
Aldatze data
2010/04/05
1
El río Linares, nace el el seno de la sierra de Alcarama y, tras descender a la acastillada villa de Cornago ( 743 m ), discurre por un amplio barranco en dirección a Igea ( 560 m ), dejando a la orilla derecha dos pequeños pero bien diferenciados macizos montañosos: El Alto de Mariquel ( 888 m ) y El Alto del Cerro ( 841 m ), mientras que sobre la orilla contraria se levanta la sierra del Quemado ( 925 m ). Todas ellas son cumbres despojadas, únicamente cubiertas por vegetación rala y apenas frecuentadas. No obstante la cuenca alta del Linares cuenta con algunas singularidades que le dotan de cierto atractivo.

Hace millones de años, todas esta zona constituía un gran terreno pantanoso, normalmente cubierto por aguas muy someras que al ir desapareciendo con la llegada de los veranos dejaba lugar a una llanura fangosa. Estamos en el inicio del cretácico, hace varias decenas de millones de años. Entonces, los dinosaurios transitaban los barrizales y en sus desplazamientos dejaron improntas, en la superficie del terreno, sus huellas. Con el paso de los años, sobre estas superficies marcadas se fueron superponiendo más estratos, que por acción del peso de las capas supradyacentes fueron consolidando. Los procesos orogénicos, que dan lugar a las montañas, pliegan estos estratos alejándolos de la posición horizontal en que inicialmente estaban dispuestos, mientras que la posterior erosión va desgastando las capas aprovechando las fracturas que las cruzan. Esperando unos millones de años, ya en la época actual, algunos de estos estratos han reaparecido en la superficie, y sobre ellos han quedado fosilizados las huellas de aquellos grandes reptiles: Son las icnitas. El yacimiento de "Los Cayos", cerca de Cornago, es un ejemplo notable de yacimiento icnológico, donde pueden observarse los rastros dejados, no sólo por dinosaurios, sino también por grandes tortugas o primitivas aves.

Además de las icnitas, entre Igea y Cornago, en las inmediaciones de la ermita de la Virgen del Vilar ( 659 m ), podemos contemplar otro singular hallazago: El árbol fósil de Igea. Datado en unos 120 millones de años, este tronco de conífera fosilizada posee 11 m. de longitud.

Desde el refugio de Santa Ana (T2)

Saliendo de Cornago en dirección a Igea, al cabo de algo más de 2 Km. encontramos a la izquierda de la carretera el pequeño refugio de Santa Ana ( 752 m ), donde arranca el itinerario. Seguiremos la pista (ENE) que tras un recodo ( 775 m ) pierde ligeramente altura, y continúa (E) cruzando la cresta S. de Mariquel ( 888 m ) para perder algo de altura ( 772 m ) y continuar por un ramal de camino a la izquierda que conduce a la loma ( 833 m ) al E. de la cumbre. Por la izquierda nos aproximamos a la cima que se remonta, finalmente, campo a través ( 888 m ).

Puede descenderse directamente (S) enlazando en pocos minutos con el camino que hemos utilizado en la subida.

Los mapas suelen designar Alto de Mariquel a la cota en el extremo oriental de la loma ( 858 m ) y en cuyo entorno hay un repetidor ( derribado por el viento ), y que puede alcanzarse sin dificultad desde el collado ( 833 m ) que la separa de la cumbre más elevada de los Altos de Mariquel ( 888 m ).

Accesos: Refugio de Santa Ana ( 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak