Gora

Peñaflor (393 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Sarrera data
2010/04/30
Aldatze data
2017/05/02
17

El Castillo de Peñaflor es uno de los lugares más conocidos del paisaje bardenero por lo que la visita tiene un doble interés, estético y cultural. Es cierto que se trata de un cabezo bonito y escarpado, pero si no poseyese las ruinas en la cima sería probablemente desconocido, por lo que sin duda el Torreón de Doña Blanca, visible desde la distancia, es lo que lo hace merecer una visita. A pesar de su denominación, debido a que Francisco Navarro Villoslada situó aquí el castillo de Doña Blanca de Navarra en su novela histórica, la verdadera construcción se debió a Sancho el Fuerte en el siglo XIII, para defender la frontera con Aragón. El hecho de su apartada localización ha hecho que sea de los pocos castillos medievales que se conserva con su piedra original, ya que no ha sido expoliada para construir ermitas u otros edificios.

Hasta hace unos 20 años podía subirse a la base de la torre sin mayores complicaciones, siguiendo la escalera de mampostería de su cara N, pero ya no existe, pudiendo requerir un tramo de escalada sobre terreno quebradizo que podría desaconsejar incluso el acceso, si ya de por sí no estuviera restringido por normativas de conservación. Las aves rapaces parece que incluso colonizan en la cima, encontrándose señales de advertencia, al tratarse de una zona natural de protección, ya que se enclava en el Vedado de Eguaras. El hecho de que las paredes de la torre amenacen con caerse (lo que sin duda requeriría una actuación por parte de los organismos competentes para preservarla) tampoco animaba cuando se podía acceder a la cima. Finalmente, el paso de personas ha causado una importante erosión a la pared por lo que es posible que haya que meditar sobre si se debe aconsejar escribir una reseña montañera sobre esta cima en las condiciones actuales. Pienso que para muchas personas puede bastar con acercarse a la zona a contemplar las ruinas sin pasar a la cima.

El Vedado de Eguaras, junto al que se enclava la cumbre, perteneció a los Reyes de Navarra, pasando en 1530 a las manos de Juan de Eguaras, noble de Tudela, y fue un coto de caza, pero actualmente es usado en parte para uso agrícola y constituye una reserva natural donde crecen pinos carrascos, coscojas, enebros, sabinas y romeros. Aquí crían sobre todo los jabalís, junto con gatos monteses, alimoches, águilas o vencejos. Una parte sigue siendo finca particular que pasó en el siglo XIX a los condes de Parent y finalmente a los Condes de Cascajares, siendo los que lo explotan en la actualidad.

La leyenda que situó en el castillo el escritor Navarro Villoslada, que no hay que olvidar que era carlista y que vivió en el siglo XIX, menciona que Doña Blanca de Navarra Trastamara (1414-1464), princesa de Asturias y Viana y posteriormente reina de Navarra, estuvo presa en la torre del castillo "a pan y agua", por negarse a casarse con un príncipe de Aragón, tal cual era el deseo de su padre el rey consorte Juan de Trastamara, posteriormente rey de Aragón. Un pastor de Valtierra le llevaba por las noches queso y leche. En agradecimiento, años después, la leyenda indica que Doña Blanca le regaló las tierras en torno al castillo, que actualmente pertenecen administrativamente a Valtierra, en lugar de a la comunidad de Bardenas.

cumbre

Desde la Cabaña Aguirre (T2)

A 1,300 km al N. del Castildeterra se encuentra el espacio donde aparcar junto a la Cabaña de Emilio Aguirre ( 294 m ). Seguimos la pista que se inicia tras ella, descendiendo para cruzar el barranco que proviene del Vedado de Eguaras, donde el pequeño cauce puede presentar un leve obstáculo en algunas épocas. Evitamos los cruces de la izquierda y seguimos de frente y por la derecha (N. o NE) la pista, durante 2km, hasta vislumbrar el corral de las Blancas en frente. A la derecha proseguiría el camino al Paso del Ciervo y la Punta de la Estroza, pero tomamos el de la izquierda (W). Dado que la pista daría una vuelta excesivamente larga la dejamos a los pocos metros, por la derecha (N), para acercarnos siguiendo las rodadas de paso al Corral de las Blancas. El cerro ( 391 m ) que tenemos delante es un obstáculo que será mejor salvar por su izquierda, descendiendo al barranco, que en su parte izquierda tiene varias sendas que permiten salir de él para alcanzar el collado entre la Quemada ( 388 m ) que queda a la izquierda, y Peñaflor ( 394 m ), que queda a la derecha. Saliendo a la pista junto a la Casa del Guarda, giramos a la derecha para situarnos en la senda que asciende por la cara NW hasta la base del cabezo cimero.

Si proseguimos, con la duda de la señal que indica que no hay que acercarse a los cortados, lo cual no se sabe si pudiera incluir el cabezo, se aprecia rota la antigua escalera y el salto que hay que realizar por terreno poco firme para subir a la cima. La ayuda del compañero sería indispensable para alzarnos a la repisa. Para trepar de forma directa habría que apoyar los pies en el extraplomo y confiar en que los agarres de las manos no se desmoronen en una trepada incómoda y arriesgada, por si el agarre se desprende, más que complicada (F+). Son muchas las razones que aconsejan detenerse en la base del muro y no seguir a la cima, pero sobre odo prevalecen el respeto a la normativa y la seguridad de las personas, si bien no estaría de más una señal de advertencia en la pared, dado que muchos turistas se acercan hasta allí, ya sea andando o en bicicleta de montaña.

Para conectar con la ruta de la Punta de la Estroza ( 460 m ), para evitar volver por la larga pista, lo mejor será acercarnos al SE, cerca del collado con la cota Sur ( 391m ), al inicio de otro barranco y tomar a su izquierda un vago sendero que permite alzarnos posteriormente (E) al camino del Paso del Ciervo ( 437 m ).

Accesos: Cabaña Aguirre ( 1h 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconPedro Campoy Luzan
    2010.eko maiatzak 1a
    Hola a tod@s. En este lugar, así como en todo el parque de bardenas Reales, según fuimos informados por agentes de la brigada "verde" de la Policía Foral de Navarra, está prohibida la "escalada"(usando material como cuerdas, fijaciones,etc...), y la subida sin ello al castillo, tambien... Para usar material, hay que pedir permiso a la "junta de Bardenas"...con ese "amable" presidente que tienen... Demencial, pero ¡OJO!, LAS MULTAS SON DE AUPA... saludos a tod@s