Gora

Cuchillares (2.681 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconSarrera data
2011/08/19
arrow-iconAldatze data
2011/08/19
Los llamados Cuchillares ( 2.681 m ) son un conjunto ligado de pequeñas puntas imponentes muy escarpadas que forman un bloque compacto bien definido entre la Pala Alcañíz o Peña Bucuesa ( 2.765 m ) y la Peña Nevera ( 2.721 m ). El circo de Peña Nevera o Corral de Ip, presidido por su pala rocosa, forma una concavidad hacia el llano de Bucuesa que se completa con Los Cuchillares ( 2.681 m ) y Somola Alta (2.692 m ).

Al margen de algunas afiladas agujas que enaltecen la divisoria con Bucuesa, se trata de la montaña más abrupta y solitaria del macizo o circo de Ip. Si unimos a esto, su particular situación, alejada en todos los casos de las bases de ascensión ( Canfranc, Acumuer ) y de las rutas habituales, tenemos una cumbre muy interesante, apenas visitada.

No existen demasiados datos sobre esta montaña, ignorada en la mayor parte de las publicaciones hasta la fecha. Únicamente se puede mencionar su reseña en el excelente trabajo compilatorio “Dosmiles del Pirineo Occidental Vol. II”, Ed. Beturian-Ara y en el trabajo "Aurín-Partacua. Espacio de Pirineismo" de Jesús Vallés, Ed. Mandala Ediciones. Tampoco se conoce quienes y cuando se realizó la primera ascensión, pero tomando los datos del citado Jesús Vallés sabemos que en 1991, Michel Souverain, Jean y Pierre Raviere realizaron la travesía de los Cuchillares de N. a S. desde la brecha con la Pala Alcañíz hasta la brecha con la Punta Nevera.

Los Cuchillares se encuentran constituidos por dos cumbres relevantes ( 2.674 m, 2.681 m ) que se hacen acompañar de pequeñas cotas secundarias. La cumbre más elevada es la N., que se apoya sobre la cercana y agreste brecha ( 2.602 m ) que la separa de la Pala Alcañíz ( 2.765 m ). La cima S. ( 2.674 m ) tendría su acceso más breve desde la brecha ( 2.606 m ) con la Punta Nevera ( 2.721 m ), pero presenta una escalada delicada sobre su arista.

Al haberse ascendido en pocas ocasiones no cuenta con una vía de acceso definida, sino que se plantean varias soluciones para afrontar la ascensión, todas ellas delicadas, desarrollándose siempre por terreno vertiginoso y hostil. En consecuencia aunque la ascensión no es muy técnica, requiere actitud y aptitud para poder resolver la vía hasta la cima.

Desde Canfranc (D-)

Desde Canfrac ( 1.055 m ) deberemos llegar, como en el resto de ascensiones, al Embalse de Ip ( 2.115 m ). Cruzaremos la presa hacia la derecha y rodearemos el lago por el pedregoso talud ( sendero balizado el collado de Ip ). Esta senda, que constituye la vía de acceso a Collarada ( 2.883 m ) por esta vertiente, se abandona ( 2.150 m ) para bordear unos resaltes rocosos (SE) y penetrar en la cuenca glaciar del Corral de Ip, al pie de la Peña Nevera ( 2.721 m ) y Los Cuchillares ( 2.681 m ). Entonces hacia la izquierda, alcanzamos un rellano bajo Los Cuchillares, dejando a la izquierda la rocosa y redondeada elevación de El Dedo ( 2.479 m ). Más arriba una ladera de piedra suelta nos guía hacia la brecha de los Cuchillares ( 2.602 m ) que aparece recortada en lo alto de la arista, y hacia la cual trepa un pronunciado canalón de derrubios. A su derecha, muy cerca, existe otra brecha, pero en el que no finaliza ningún corredor.

La ascensión remonta esa ladera y luego comienza a remontar el canalón que va ganado inclinación al aproximarnos a la arista divisoria. Para alcanzar lo alto de la horquilla podemos apartarnos de la canal, cuando gana aún más inclinación, justo antes de su finalización para buscar unas gradas más fáciles a la derecha y luego volver a la izquierda para trepar por terreno escalonado a la brecha de los Cuchillares ( 2.602 m ). Este itinerario es el recomendable para trasponer la horcada y poder unirnos más abajo al itinerario habitual de la Peña Alcañíz ( 2.765 m ) que discurre sobre la vertiente de Bucuesa. En realidad, si nos desviamos a la derecha por unas placas algo más abajo se puede conectar con una canal paralela algo más estable y que constituye una alternativa menos penosa que recorrer la canal, aunque, al final, debe volverse hacia la izquierda para coronar la brecha.

En cualquier caso alcanzar la brecha de los Cuchillares no es el objetivo primordial de nuestra ascensión ya que el tramo de arista que sigue a la derecha conduce por un aéreo filo (II) a la cima de un resalte cuyo destrepe es delicado y expuesto por la deficiente calidad de la roca (III). Esto nos lleva a la segunda brecha, ya comentada, desde donde se alcanza (II) un filo horizontal que aunque vertiginoso se cruza rápidamente hasta topar con el impresionante espolón de los Cuchillares ( 2.681 m ).

La opción para evitar el tramo de arista consiste en apartarse del corredor de derrubios antes de la brecha para avanzar por una cornisa bajo la arista. Entonces subir directamente por unas placas inclinadas (II) para alcanzar un resalte a la derecha del tramo horizontal de la cresta. Escalar el resalte por un pequeño diedro en lado izquierdo (II+) y continuar por un filo aéreo horizontal (II+). Al final del mismo, abandonar la cresta y realizar una travesía ascendente por la inclinada ladera (II) hasta desembocar en un hombro cómodo bajo la antecima ( 2.675 m ). Subir hacia la izquierda (II) a retomar la arista y girar a la derecha para escalar los aéreos bloques que conducen (III) a la cima de esa punta ( 2.675 m ).

El punto culminante queda cercano pero nos separa de la misma un tramo de cresta corto, muy afilado y recortado de tal modo que resulta difícil su superación (IV). Además de abordar el filo, se han definido algunas soluciones alternativas. La solución que plantea el equipo de Beturian-Ara consiste en realizar una expuesta y delicada travesía con escasos agarres y en adherencia (IV) sobre la vertiente de Ip, para finalizar ligeramente bajo la brecha que nos separa de la cota principal. Entonces un canalón oblicuo sobre la misma vertiente (II) permite encaramarse a la cumbre de Los Cuchillares ( 2.681 m )(D-). La solución que planteamos nosotros parte desde la misma antecima ( 2.675 m ). Un poco antes de llegar a la misma existe un cómodo nicho con un agudo bloque desde donde lanzamos un decidido rápel de 20 m. por la vertiente de Bucuesa para enlazar con una pequeña cornisa, que nos dirige en diagonal (III) a la horcada que precede a la cumbre principal. Tomar el canalón en la vertiente de Ip que permite elevarnos a la cima de Los Cuchillares ( 2.681 m )(D-).

El descenso desde la cima planteará ciertos problemas ya que no se puede resolver una línea de rápeles desde la cota principal. Por ello es preciso buscar el retorno a la antecima, siendo preferible entonces optar por el flanqueo de la vertiente S. (IV) o por el filo (IV). Se puede entonces aprovechar el rápel que hemos realizado en la antecima para descender directamente ( 1 rápel de 40 m y un segundo de 30 m. ), desde donde se acceder a una cornisa que permite enlazar con el resalte de sigue al tramo horizontal de arista. Desde este resalte cabe realizar un nuevo rápel o destrepar con precaución ( terreno tumbado pero delicado ).

Travesía Norte-Sur de los Cuchillares (D)

Sin posible repetición. Michel Souverain, Jean y Pierre Raviere en 1991.

Desde la brecha N. ( 2.602 m ) se sigue el filo (IV) hasta la cumbre principal ( 2.681 m ). Seguidamente efectuaron un rápel de 30 m. y abordaron la arista, flanqueando un tramo por la vertiente de Ip, hasta la cumbre S. ( 2.674 m )(D). Una serie de destrepes delicados conducen entonces a la brecha de la Punta Nevera ( 2.606 m ).

Accesos: Canfranc ( 5h ); Acumuer ( 5h 30 min ).

catalog-iconKatalogoak

images-icon Irudiak

track-iconTrack-ak

comment-iconIruzkinak