Gora

Gabás, Peña de (1.946 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Roberto Gil Alonso
Sarrera data
2012/07/23
Aldatze data
2018/09/18
3



Espectacular peña que se contempla desde la carretera que asciende al Refugio de Lizara ( 1.540 m ) desde Aragüés del Puerto, por lo que es bastante fotografiada pero muy poco ascendida. La impresionante pared de 150m antiguamente fue meta de algunos escaladores, pero el hecho de que el camino de acceso esté cerrándose ya indica que son muy pocas las personas que se animan a coronar el peñasco en la actualidad, también quizás por desconocimiento y falta de información. Su silueta recortada contra la sierra de Gabás, da origen a la denominación "Cresta del Gallo", con que se conoce su arista.

Como curiosidad, la cima en realidad es doble, y los mapas las señalan con la misma altura, aunque realmente desde la cima N. ( 1.946 m ), que es la que puede alcanzarse razonablemente, parece un poco más elevada la S. ( 1.946 m ), pero se trataría en todo caso de una cuestión de pocos centímetros.

La vía normal, obviamente, va a realizarse por la cara posterior (N) a la espectacular pared, pero a pesar de no revestir gran complicación para montañeros experimentados, hay que advertir que discurre por una corta cresta bastante expuesta, que puede impresionar bastante en el descenso. Se desaconseja totalmente el acceso a la cumbre con roca mojada o nieve.

Desde el Puente de Labati (F+)

A 4,5 km de Aragüés del Puerto a Lizara se encuentra en una curva el Puente de Labati ( 1.130 m ), quedando a la izquierda una pista y un espacio con unos contenedores donde hay algo de espacio para aparcar. También es posible aparcar unos metros antes, en un ensanchamiento de la carretera, junto a una casa forestal.

Se sale por la pista cerrada al tráfico hasta un desvío donde seguimos, por la derecha, la señal de Los Corralones del S.V.-5. En una curva seguimos por la izquierda la pista principal, quedando a la derecha el camino del sendero local, esta vez sin señales. La pista realiza alguna lazada antes de que, a la salida de una curva, admiremos por fin el elegante peñasco sobre los pinos.

La pista será ahora algo menos aburrida buscando que aparezca la escurridiza cumbre para intentar seducirnos otra vez. Dejaremos a la derecha dos caminos que van a Espelungueta ( 1.901 m ), el primero casi inapreciable, hasta tener la mejor vista de la cumbre, un poco antes de que la pista concluya en un claro. Seguimos la repisa rocosa que cruza el barranco hasta topar con un murete delimitador algo derruido. Dejamos la pista, que desciende a la izquierda, y seguimos la senda de la derecha pegada al muro. Enseguida aparecen los hitos, pero ya vemos que la senda no está muy limpia y la vegetación está alta. Cerca del barranco seco hay un tramo confuso, debiendo prestar mucha atención a los hitos, para poder cruzarlo y salir por su derecha hasta llegar a un cruce con hitos a ambos lados. La derecha llevaría al Achar de Gabás, por lo que tomamos el de la izquierda en dirección ascendente. Con paciencia, nos lleva a situarnos bajo la pared.

Aquí finalizan las marcas de sendero y las repisas de paso que nos hacían intuir por donde iba el camino. Pasamos bajo la pared, por la izquierda, hasta poder girar a la derecha (N), por una canal herbosa que lleva, por ladera muy empinada, a una horcada, siendo más sencillas las canales de la izquierda. En la horcada superior hay que pasar al otro lado y descender a la derecha, por empinada ladera, hasta contornear las increíbles agujas, que hacen de este lugar un sitio muy especial, hasta llegar el collado de acceso ( 1.895 m ), al que llegaba la empinadísima canal de la derecha que no tomamos.

ruta

ruta

El acceso a la cresta se realiza por la segunda canal, ya que la primera rampa herbosa lleva sólo a la cara posterior. El espoloncito de roca siguiente es el que se trepa por su derecha para salir a la cresta. Viene un paso sencillo (I) para sortear la primera dificultad, por el lado contrario, hasta auparnos al filo y pasar andando por él, con notable exposición pero sin dificultad hasta la base de la rampa final. Esta parte es inicialmente herbosa y aconseja el portar al menos un bastón hasta situarnos bajo el murete rocoso que impide el acceso a la cima, donde lo dejaremos para el descenso. Las gradas rocosas son el paso más delicado (II-) y dada la exposición hay que recordar que aunque subirlo puede hacerse quizás sin excesivos problemas, con un paso de rodilla (apoyándose tras alzarse a pulso) o por su lado derecho buscando apoyos, es bastante impresionante en descenso. Superado el último obstáculo, llegamos al hito de la cima N. ( 1.946 m ), donde una profunda brecha nos separa de la cima S. ( 1.946 m ), en la que también se aprecia otro hito. La mayoría de montañeros tendremos de sobra con esta cima como para pensar en alguna posibilidad de pasar a la otra, lo que se antoja problemático.

Continuación a la cima sur o principal

Aunque en apariencia inexpugnable, lo cierto es que se puede acceder a la cumbre sur sin dificultades notables e incluso sin cuerda. Hay que advertir no obstante que es un terreno reservado a gente experimentada y que se desenvuelva con soltura en terrenos escarpados.

Desde la cima norte caminaremos por la cresta hacia el Este. Advertiremos una corta chimenea fácil, justo antes de que la cresta se desplome, que nos deposita en una vira horizontal (I, I+). Habremos de tener cuidado con las piedras sueltas. Recorreremos hacia la izda la vira que nos obligará a agacharnos para superar un saliente hasta la vertical de un pino enano por donde nos descolgaremos hasta la horcada (II-, el pino ayuda).  En total habremos descendido unos 10 m aproximadamente. Ahora viene el paso clave, se trata de un muro ligeramente tumbado con una fisura muy buena para los pies, el problema es que la orientación de los estratos no es favorable y no hay buenas presas de mano (II, II+). Es un paso expuesto en el que tendremos que ensayar los movimientos para el descenso si vamos sin cuerda. Superado el muro, la cumbre queda a pocos metros y se alcanza andando.


Opciones de prolongación (T2)

Dado que la ascensión es ardua, pero no muy larga, es razonable plantearse varias continuaciones, que no es descabellado que alguien use como ruta para coronar la cima, si no quiere complicarse la vida buscando la senda, aunque los 250 m de desnivel que hay que perder desde la sierra de Gabás desaniman para el fatigoso retorno.

Opción A, por el collado del Foratón y el Refugio de Lizara: retrocedemos por la ladera que usamos para acceder pero esta vez vamos más arriba hasta la horcada superior más amplia que se aprecia junto a un peñasco ( 1.954 m ). Se puede ahora remontar a la derecha (N) la empinada ladera a la Punta de Gabás ( 2.143 m ), o seguir más a la derecha (NE) la senda abierta por el ganado a media ladera que lleva al collado ( 2.066 m ), entre esa cumbre y el Puntal Alto del Foratón ( 2.154 m ). Por esta última se desciende a su collado ( 2.016 m ) y se baja al refugio de Lizara ( 1.540 m ). Un camino detrás del refugio lleva a Los Corralones (1.220 m ), por el barranco de la cueva del Oso. El camino de la Restega ataja ahora el asfalto para ir paralelos a él hasta salir a la curva de la pista de inicio.

Opción B, por la sierra de Maito: Desde la horcada comentada en la opción anterior se desciende a la izquierda (SW) por la loma hasta el collado de Cubilar Mental ( 1.767 m ) donde se accede al Pico de Maito ( 1.877 m ). En su antecima SW ( 1.855 m ) se encuentra a la izquierda el hito de la ruta normal de esta cumbre que desciende, por la cabaña de Remondón ( 1.556 m ), hasta la pista de inicio por una senda a veces bastante desdibujada por la alta vegetación.

Opción C, por el Pico Espelungueta: Esta opción no hemos realizado por lo que desconozco como estarán las sendas, pero desde el Puntal Alto del Foratón ( 2.154 m ) no se aprecian problemas para descender (SE), por las crestas del Gallo, a este bonito Pico Espelungueta ( 1.901 m ). Desde su collado N. ( 1.872 m ) los mapas señalan la senda (SW) que por el pinar acabaría en alguno de los cruces comentados en la ruta normal, lo cual mencionamos por si alguien se anima a realizarla y nos informa de su estado.

Escaladas de la Peña de Gabás

Pese a que es una invitación muy sugerente para la escalada, pocas cordadas han recorrido sus paredes.

La vía más característica es la Gran Chimenea, recorrida por Javier Garreta, L. Arbeloa, J. Lasterra y M. Muñoz en 1984. Un primer largo sobre la pared de la izquierda (III), conduce a un bloque empotrado, a partir del cual se progresa (IV) en oposición (X) hasta alcanzar un gran bloque empotrado cuya superación constituye el paso clave de la vía (V). La chimenea termina abriéndose hasta ceder e una canal, de la que se sale por el lado izquierdo (D).

Además del itinerario descrito cabe citar el recorrido del Gran Diedro de 150 m. de longitud que surca la cara S., ascendido en 1974 por Abel Alvira, Javier Garreta e Iñaki Tapia (MD), y, en la cara opuesta, el corredor N., ascendido en 1974 por Manolo Muñoz y Pedro Moreno.

Accesos: Puente de Labati ( 1h 50 min ); Refugio Lizara por Foratón ( 2h 15 min ); Los Corralones ( 2h 20min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconRafael Bartolomé
    2018.eko irailak 18a

    Muchas gracias Roberto. La cartografía que he podido encontrar no revela cual de las dos cimas es más alta. El efecto óptico suele hacer que la otra siempre parezca más alta, pero yo no tengo claro que mida más la sur que la norte, ni al revés. La diferencia parece de centímetros, pero no sé a favor de cual, no creo ni que se pueda resolver con GPS que solo detecta diferencias de al menos 1m. Aún y todo por si acaso es bueno tener la información para poder subir ambas cimas.

  • item-iconRoberto Gil Alonso
    2018.eko irailak 18a

    He añadido unas  pocas líneas por si alguién se anima a subir a la cima principal. La verdad es que al principio impone, aunque luego no es para tanto. Eso sí, en el paso clave hay que estar muy seguro de que lo podremos destrepar sin problemas, ahí no podemos perder pie. El destrepe hasta la horcada entre cumbres es más sencillo de lo que parece a primera vista.