Gora

Cascabotijas (876 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2016/02/23
Aldatze data
2016/02/23
1

Parece ser la máxima elevación, no sin dudas, de los Montes Torozos, ubicándose en el vértice NE de los mismos, sobre la capital Palentina ( 737 m ). Al encontrarse el vértice geodésico (027381) 2 m. elevado por encima del suelo, la reseña del IGN indica una altitud real de 873 m. Por ello, el punto más elevado que puede obtenerse de los mapas ( 876 m ) se encontraría en los cultivos próximos de la meseta de Cascabotijas, sin considerar cualquier edificación elevada de Autilla del Pino ( 871 m ), incluyendo su iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción.

Indicar que existe un vértice geodésico claramente más elevado ( ED50 30T 370134 4647075 )(893 m), pero al situarse muy elevado sobre la superficie del terreno, en lo alto de la linterna de un depósito de aguas, no puede considerarse como cumbre.

Desde el Km.6 de la N-160-a (T1)

Desde Palencia, cruzando el río Carrión y tomando la N-610-a hasta cruzar el Canal de Castilla y sobrepasar la fábrica de harinas, encontramos una pista a la izquierda ( 757 m) que avanza (SW) en dirección al monte. Al dividirse en dos, el ramal de la izquierda alcanza la loma, que se sigue a la izquierda, pasando bajo el tendido eléctrico, para alcanzar la cumbre de Cascabotijas ( 876 m ).

Desde la ciudad de Palencia

Se puede alcanzar el vértice de Cascabotijas desde la misma capital palentina, paseando por entre algunos vestigios de la historia de la ciudad. Situados en la plaza de la interesante catedral de Palencia (la “bella desconocida” ya ha pasado a ser “bella reconocida”), dirigimos nuestros pasos hacia el río Carrión, para cruzarlo por el bonito puente de Puentecillas (peatonal), antaño importante paso de la ciudad a la isla que forma el río Carrión. Al otro lado, un estrecho callejón entre viejos edificios e infraestructura destinada al aprovechamiento hídrico da paso a una calle sin asfaltar que nos deja en la carretera N-610-A, ya a las afueras de Palencia. No llevamos más de un cuarto de hora caminando.

Tras cruzar la carretera tomamos, al comienzo de la Avda. Villalta, la Travesía de Villalta (letrero), hasta que alcanzamos enseguida la característica dársena de Palencia. Este ramal de agua es una derivación del histórico Canal de Castilla que servía para favorecer la carga y descarga de las mercancías que llegaban a la ciudad.

Por cualquiera de las dos orillas (cartel del GR-89) dirigimos nuestros pasos al Canal para, una vez alcanzado éste, girar a la derecha hasta alcanzar el Puente las Arcas, donde existe una característica esclusa. Este singular sistema permitía el tránsito de los barcos que circulaban por el canal, mediante un sistema de llenado y vaciado, que ayudaba a los barcos a salvar tramos situados a distinto nivel. A lo largo de los 207 kms. del Canal de Castilla, existen 49 esclusas que salvan un desnivel total de 150 metros.

Podemos llegar también al Puente de las Arcas si tomamos la Avda. Villalta por el bici-carril durante, aproximadamente, un kilómetro.

Divisamos ya la elevada meseta donde se encuentra Cascabotijas (una torre de alta tensión se encuentra en la cima). Dado que, para ascender a ella por la ruta aquí propuesta debemos encontrar una senda cuyo inicio puede pasar desapercibido,  tendremos en cuenta algunas referencias visuales:  con la premisa de que debemos caminar aun otro tramo de aproximadamente dos kms.  junto al canal por la orilla occidental (derecha orográfica, detalle éste importante, ya que si tomamos la orilla opuesta no podremos cruzar el canal después), permaneceremos atentos a sobrepasar las señales de un oleoducto. La torre del seminario queda cercana, al otro lado del canal.  Un poco más adelante, dejaremos a la izquierda la entrada a una finca  y, enseguida, una vieja y solitaria columna. Unos cien metros más adelante de esta, en el lugar donde la planicie se alza en un tímido talud, parte el sendero que nos va a aupar a la meseta. Abandonando pues el canal, ponemos rumbo hacia la meseta.

La vereda, cada vez más clara, se abre paso entre dos sembrados de cereal. Observamos a la izquierda unas características plantas que delatan la presencia de un arroyuelo paralelo a nuestro camino. Pasamos junto a una piedra en el suelo con la inscripción “Moises” (quizás una antigua indicación del propietario de los campos circudantes) y, un poco más adelante, llegamos hasta una gran construcción de adobe en estado de ruina. Unos metros por encima, junto a unos solitarios almendros, encontramos un hermoso palomar cilíndrico con tejado en aceptable estado.

El sendero, ya muy claro, transita por la linde de un sembrado para pasar a un terreno arcilloso de color blanquecino, en el que crecen pequeños pinos y alguna sabina. Seguidamente, el camino penetra en un pinar y sale a terreno despejado, hasta que alcanza la meseta junto a un mojón de VP (vía pecuaria).

Solo nos resta girar a la derecha, siguiendo durante algo más de medio kilómetro el camino que transita junto a las caídas orientales de la meseta. Mientras divisamos, no muy lejana, la torre de la iglesia de Autilla del Pino y otra elevada construcción que rompe la monotonía de la planicie, alcanzamos  la torreta del vértice geodésico de Cascabotijas. Destaca especialmente la visión sobre las lejanas montañas del Alto Carrión y la ciudad de Palencia.

Accesos: Palencia, Km.6 N-160-a ( 30 min ) - Palencia capital (2h 15)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak

  • item-iconJavier Urrutia
    2006.eko ekainak 16a
    Este pequeño monte tan cercano a la capital Palentina parece ser el punto culminante de los Montes Torozos.