Gora

Palomera (1.533 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2013/11/27
Aldatze data
2018/08/26
5


Entre el monótono paisaje de las comarcas turolenses de Jiloca y Teruel, una alargada sierra llama poderosamente la atención a la izquierda de la carretera que se dirige a Teruel y Valencia, a la altura de Torremocha de Jiloca, aproximadamente. Palomera (1533 m) no se encuentra demasiado cerca de ninguna población, pero es una cima totalmente asequible, generosa en cuanto a belleza, de entretenido caminar y de excelentes vistas.

Echándole un poco de imaginación, como ocurre en otras sierras y montañas, el relieve de la Sierra Palomera parece el perfil de un rostro humano. Si nos fijamos bien, un pequeño granito sobresale de la nariz: no es sino el altivo y enorme vértice geodésico que se encuentra en la cima, como queriendo hacer aún más alta a una montaña que, ya de por si, se yergue con descaro en medio de un paisaje tan desolado y llano.

Desde la ermita de la Virgen del Castillo (Aguatón)

Abordamos Palomera por la vertiente E, sin duda la más asequible. El itinerario aquí propuesto parte desde la sobria y elegante ermita de la Virgen del Castillo, a la que se puede llegar en coche, BTT o caminando por una buena pista de 6 kilómetros, bien señalizada desde la escondida aldea de Aguatón. Pasaremos junto a un hermoso lavadero blanco, utilizado aún a diario por las gentes del pueblo para hacer la colada.

Desde la ermita, que cuenta con fuente y mesas, seguimos la pista en la misma dirección que traíamos. Pronto (0,05) encontramos un poste indicador de madera, que nos señala la dirección correcta hacia la Peña Palomera. Dejamos a la izquierda unos corrales abandonados y proseguimos la pista hasta la cadena que impide el paso a vehículos no autorizados (0,20).

Al poco de pasar ésta, abandonamos la pista por la derecha (señales PR), para introducirnos por una empinada y encajonada vereda que asciende directamente entre carrascas, rebollos y gayubas hasta un collado, ya en la parte cimera de la sierra (0,40). Damos vista por primera vez a la llanura turolense y la serranía de Albarracín al fondo.

Giramos a la izquierda, siguiendo siempre las marcas del PR, por una senda bien dibujada y de agradable caminar. Pronto dejamos atrás el bosquecillo y salimos a una zona de pastos, donde no es difícil observar hermosos ejemplares de cabra hispánica, que correrán hacia las ya cercanas rocas cimeras.

Enseguida caminaremos en paralelo a la rocosa cresta de la parte somital de la sierra, hasta dar vista al enorme vértice que, con forma de tarta nupcial, corona la cima al fondo. Una última trepadilla nos deposita en esta bella cima turolense de grandes perfiles y amplios dominios visuales. La cresta invita a ser recorrida hacia uno y otro lado, recordándonos en cierta manera a la elegancia de los montes de la Sierra Cantabria.

Por último, indicar que un camino más ancho que nuestra senda, con buen aspecto para BTT, muere en el collado justo debajo de la cima.

Accesos: Ermita de la Virgen del Castillo (1h 15min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak