Gora

Puig Roig (1003 m)

remove-icon
Txomin Uriarte
remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2014/01/16
Aldatze data
2020/08/29
2

El circuito alrededor del Puig Roig es una de las excursiones montañeras más frecuentadas de la isla. Se encontrará uno con mucha gente allí, sobre todo teniendo en cuenta que sólo se puede ir en domingo. Es un antiguo camino de contrabandistas, en balconada, que no tiene excesivos desniveles y que permite contemplar magníficas panorámicas sobre la costa de Sa Calobra y la vertiente N del Puig Major.

El acceso está a 3 km del monasterio de Lluc (de visita imprescindible), en el km 16 de la carretera Ma-10 (antigua C-710) que va de Sóller a Pollensa. Hay una puerta que da acceso a las Cases de Mossa, y que está abierta los domingos. Hay un buen sitio para aparcar unos 300 m antes, según se va de Lluc.

Desde Lluc (T2)

Salimos por la pista (560 m) que en 1,5 km nos conduce a las Cases de Mossa. Pasamos la casa y seguimos un estrecho sendero muy marcado, entre encinas, que nos va subiendo hasta el coll des Ases (630 m) (0,40), entre el Puig Roig a la izda y el Puig Caragoler de Femeria a la dcha.

Unos 300 m después abandonamos el sendero para dirigirnos a la cumbre del Puig Roig. Subimos a la izquierda, por la hondonada entre los cordales, siguiendo unos montones de piedras (cairns) que nos van señalando la dirección NW, dejando la cresta central a nuestra izda. Abundan los fotogénicos asfódelos, que se perfilan contra la cresta.

Tardamos más de una hora en llegar a la cumbre del Puig Roig (1003 m) (1,55), con una columna de vértice geodésico y una magnífica panorámica. Para bajar volvemos a tomar el sendero que rodea al Puig Roig, por el mismo itinerario de subida, sin intentar descender directamente, porque nos encontraremos con cortados a 750 m de altitud, de difícil solución. Vamos bajando así durante media hora, al cabo de la cual nos orientamos ya hacia el N buscando un paso sencillo que nos permita llegar al camino. Bajaremos al final como un kilómetro más delante de donde lo habíamos abandonado antes, justo en un lugar en el que unos cairns indican la subida normal al Puig Roig. (580 m) (3,05).

En vez de volver al coche por el camino que hemos venido, si tenemos tiempo vale la pena proseguir la vuelta completa al sendero que rodea en balcón el Puig Roig. El paisaje sobre la costa es impresionante. Llegamos al Pas d'en Segarra, que es el punto más al N del circuito y cambiamos de sentido, yendo ahora hacia el SW y luego al S, dando la vuelta completa a la Roca Rotja, que queda encima de nosotros. Pasamos por un coll encima del cuartel de carabineros (550 m) (4,25) y vemos debajo de nosotros el famoso Torrent de Pareis (un barranco muy bonito y muy transitado). Giramos en sentido E y poco después llegamos a las casas rupestres de Es Cosconar (560 m) (4,40).

Antes, hace años, había permiso para volver desde aquí hasta les Cases de Mossa, con lo que se hacía más corta la excursión. Pero ahora hay que tomar la amplia pista-carretera que se va separando del monte para atravesar el valle de Aubarca. Al llegar al fondo del valle la pista se convierte en carretera de cemento (360 m) (5,40), en un lugar desde el que se ve al fondo la gran cruz de Sa Trobada, que domina el monasterio de Lluc. La carretera sube 150 m de desnivel, zigzagueando por un encinar para llegar a la explanada del Monasterio de Lluc (530 m) (6,30). Todavía tendremos que ir a buscar el coche pero vale la pena detenerse en el monasterio para hacer una visita despacio al lugar probablemente más emblemático de la isla.

Barranco de Pareis (T4)

El barranco de Pareis es el más conocido de la isla, por lo que atrae a los barranquistas, pero, en los meses secos, también queda accesible a los senderistas. Aunque su dificultad es muy moderada, no debe realizarse fuera de las estaciones secas sin el equipo y experiencia adecuados. Se han producido numerosos accidentes con correspondientes rescates en la garganta, de complejo acceso para los equipos de salvamento en montaña. No se debe transitar el cañón con tiempo inseguro. Una tormenta de verano puede provocar una súbita subida de las aguas en lo que pocos minutos antes era una rambla seca, convirtiéndola en una ratonera sin salida. Por otro lado, en verano no requiere de equipamiento especial pero hay que ir bien calzado. No hay pasos realmente difíciles pero el itinerario se desarrolla durante varias horas, entre 4 y 6 horas, y es exigente físicamente.

En Escorca (639 m), frente al bar allí situado, en el km.25,200 de la MA-10, hay un parking y a su extremo en dirección a Sóller, un panel informativo del barranco de Pareis, punto de inicio del descenso.

Tomar el sendero que cruza un portillo. Luego gira a la izquierda y nos coloca en el acantilado desde el que la senda comienza un descenso en apretadas curvas que nos lleva al barranco. Cuando llegamos al fondo, se incorpora por la izquierda el torrent de Lluc (221 m)(1,00), por el que continuamos el descenso a la izquierda (W).

A partir de este punto comienza la pequeña aventura caminando sobre el cauce seco del cañón y que demandará nuestra atención. Tras rodear por la izquierda un resalte importante de media docena de metros se llegar a s'Entreforc (195 m), donde engarzan los barrancos de Lluc y de Gorg Blau para formar el barranco Pareis por el que seguiremos hasta su salida hacia mar abierto. Si seguimos sobre el barranco Gorg Blau podemos llegar hasta el estrechamiento de sa Forca (250 m) que queda sobre nosotros. Es un paraje muy bello e interesante, pues las paredes se juntan tanto que no dejan que la luz penetre hasta el punto que se acaba convirtiendo en una cavidad que no recorreremos totalmente.

En s'Entreforc (195 m) seguimos por el barranco de Pareis rodeando una serie de enormes bloques rocosos. A veces habrá que pasar por los huecos que quedan entre estas formaciones y la pared del barranco, realizando pequeños destrepes, subidas y bajadas con objeto de ir sorteando uno a uno los obstáculos que van surgiendo a medida que avanzamos. La progresión será lenta aunque espectacular. Luego se deja a la derecha una cueva y continuaremos por el cauce, que a veces, da lugar a pequeños descansos.

En la parte final, el desfiladero se vuelve a estrechar. Luego un gran bloque nos obstaculiza el avance. Existe un paso con peldaños excavados en la roca que permite superar este paraje. Poco después sobreviene otra dificultad. Hay que remontar el empinado flanco izquierdo de la garganta, para luego contornear por la izquierda un gran bloque esférico.

Los puntos clave ya han sido superados y estamos en la Font des Degotis, formada por la escorrentía superficial de la propia roca. Luego se deja a la izquierda una cueva y se cruza el dique final por un paso abierto a la derecha. En un cuarto de hora, ya ajenos a dificultades, se llega a la playa de Sa Calobra (0 m)(5,00).

Accesos: Lluc (por las cases de Mossa) (1h 55 min).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak