Gora

Cabras, Las (2.083 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
Sarrera data
2006/08/21
Aldatze data
2016/05/01
28

Recorrer estas tierras, situadas para desventura de sus moradores en los confines de tres comunidades autónomas, es adentrarse en el pasado; sus remotas aldeas se comunican todavía a través de pistas pedregosas que atraviesan ramblas arrasadas por ocasionales avenidas. Para dar mayor consistencia al arcaismo, la fauna que se refugia en los encinares del monte bajo y los pinares de las cumbres, está amenazada por un ambicioso proyecto de explotacion cinegética.

Señalar que existen dos cumbres próximas. El vértice geodésico de Las Cabras (2080 m), al N, tenida durante años como el techo de la provincia de Albacete, y otra elevación (2083 m), a 600 m al S de la anterior, verdadera cúspide de la sierra de Taibilla y de la provincia. Los itinerarios a ambas cumbres son comunes. Las designaciones para una cumbre y otra son un tanto arbitrarias y se intercambian frecuentemente en los mapas. Hay que señalar que Las Cabras es genérico para la sierra donde se enclavan las cumbres y sus satélites, mientras que La Atalaya hace referencia de forma más concisa al punto más elevado acogiendo probablemente las dos cotas máximas. En este caso nos referimos a la cota N como La Atalaya y a la S como Las Cabras, lo que permite conservar este último nombre, genérico para las dos cumbres, para la tradición de mantener el topónimo Las Cabras como techo provincial.

Desde Fuente de la Carrasca (T2)

Iniciaremos la marcha en Fuente de la Carrasca (1530 m), accesible por pista, forzosamente practicable, desde Cañada de la Cruz (1270 m) (12 km) y Puebla de Don Fadrique (1160 m) (15 km). Junto a la aldea hay un prodigioso manantial con espacio para acampar.

Partiendo de la fuente nos encaminamos a una cuadra cercana, edificada al pie del Barranco de la Calera. Lo vamos a remontar por el angosto canalón situado a nuestra izquierda (W). Progresando por un cauce seco y pedregoso, ganando considerable altura (N), el corredor se esfuma en la base del cordal. Alcanzando entonces el Puntal del Calderón (2071 m)(1,15), descendemos por la cresta oriental a una suave depresión, volviendo a girar al N para dirigirnos, entre matojos y pinos aislados, al vértice geodésico de las Cabras (2080 m) (1,45).

Luego pasarnos por el lomo del cresterío (S) a la verdadera cúspide de la cúspide la Sierra de Taibilla, La Atalaya (2083 m) (2,00).

Descenderemos desde ella por un espectacular itinerario. Consiste en deslizarse por el contrafuerte meridional, soslayando los desplomes de sus resaltes. Sin contar con una vía definida, destreparemos entre los abruptos peñascos. Es cuestión de ir buscando los pasos mas practicables, con la posibilidad de salirse por la derecha (W) al Barranco de la Calera y por la izquierda (E) a un pronunciado desfiladero. Bajo el tramo escarpado se forma una cresta que acabará desvaneciéndose entre los pinos y encinas que cubren la ladera de la sierra, cerca ya del punto de partida (1530 m) (3,15).

La ruta de ascenso mas breve arranca del lugar donde confluye la pista procedente de la Puebla de Don Fadrique con el ramal que enlaza las cortijadas de la Carrasca y de la Hoya del Espino. Se sube por un carril secundario a una cuadra próxima, para penetrar en la barrancada que delimitan el Puntal del Calderón (2071 m) y el de Cagasero (2043 m). Por ella se accede directamente (E) a la Atalaya (2083 m) (1,15). Otra alternativa es alcanzar desde el mismo sitio todas las cotas citadas, a través de la línea de cumbres.

Accesos: Fuente de la Carrasca (1h 45 min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconRafael Bartolomé
    2015.eko apirilak 14a
    Ayer estuve en esta cumbre y me fue muy útil el track de Itziar que incluye el carretil asfaltado que lleva a los cortijos de la carrasca desde Cañada de la Cruz, dado que es fácil obviar la salida de la izquierda en el primer cruce al no haber señales, a pesar de que lo conocía de cuando estuve en el Revolcadores-Alto del Obispo. La carretera de 12km me pareció muy buena para lo que son este tipo de sitios, ya que las casas son viviendas, no son unos cortijos para ir el fin de semana, ya que se ven muy arregladas y había varios coches. Un par de agujeros fácilmente evitables. La subida descrita por Luis por el barranco seco está bien marcada con hitos que facilitan considerablemente la ascensión, ya que la senda es algo vaga en ocasiones. El atardecer estuvo muy bonito desde las cumbres.