Gora

La Airúa Naval (1.413 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2010/03/30
Aldatze data
2019/04/19
5

La pequeña Sierra de Tene está separada de la Sierra l' Aramu por el collado Pandu la Mortera. Sin embargo, se la puede incluir entre tan ilustre familia de montañas, pues presenta idénticas características, tanto geológicas como paisajísticas.

Bremonde, Airúa Naval o Prau l' Airua (1.413 m) son las tres denominaciones de la cima más alta de esta pequeña sierra de Tene.

La ascensión más habitual al Bremonde parte de la pintoresca aldea de Bermiegu (650 m), situada en el valle de Quirós.

Una pista, ancha y cómoda, parte desde el barrio de arriba en dirección a la mayada Llinares. Varios carteles señalizan esta ruta como el camino viejo hacia la aldea de Pedroveya y el famosísimo collado de l' Anglirú ( 1.500 m ), hito importante del pastoreo de antaño y, más recientemente, de carreras ciclistas de alto nivel.

La pista, hormigonada en las rampas más duras, nos lleva por la ladera del monte Pelitrón hacia la mayada Llinares y el collado Pandu la Mortera ( 1.111 m ), que divisaremos al fondo, a la derecha del monte al que nos dirigimos, el cual se distingue por unas líneas herbosas características que se dibujan en su ladera sobre el lienzo calizo. Al cabo de un rato, en una curva a izquierda, parte por la derecha una vieja caleya empedrada que, pasando por la pequeña ermita de la Mercé y su fuente, conduce de nuevo a la pista, a modo de atajo.

Bien por la caleya, bien sin abandonar en ningún momento la pista, nos plantamos en la preciosa mayada Llinares. Con la vista puesta en el cercano y amplio collado al que nos dirigimos, y tras pasar un portón de madera con paso para personas, llegamos al Pandu la Mortera (1.111 m), collada de verdes pastos por donde campan a sus anchas numerosos caballos.

A la izquierda del collado tenemos nuestro objetivo. Una pared con aspecto incómodo de superar pretende ponernos alguna dificultad, pero nada más lejos de la realidad. Sin meternos en trepadas innecesarias, debemos descender unas decenas de metros (entre 5 y 10 minutos) hacia la izquierda, según miramos al Bremonde desde el collado, en paralelo al monte. Una senda de ganado, tras internarse brevemente en el bosquete de robles, nos lleva a una portilla de madera, superando de este modo la pared por su lado más accesible. Tras ella, una senda marcada con cairns asciende en fuertes lazadas hasta la cumbre, sin ningún problema y atravesando previamente algunas zonas de pasto verdaderamente golosas para echar una buena siesta, por ejemplo. Desembocamos en la cima de esta montaña, donde unas piedras y un palo, así como un frasco de plástico a modo de improvisado "buzón" señalan la cima.

Las vistas, ya de por si agradecidas y amplias desde que comenzamos a caminar en Bermiegu, alcanzan desde aquí horizontes mucho más lejanos e impresionantes, destacando por su cercanía las montañas señeras del Aramu, con la Gamonal, el Moncuevu y el Gamoniteiru a la cabeza. Un poco más allá, el macizo de Peña Ubiña, con la Peña Rueda de avanzadilla.

Como complemento a esta tranquila y apacible ascensión, podemos alargar la excursión por una senda casi horizontal, desde el collado Pandu la Mortera hasta el de Pandelaforca, y desde allí ascender a La Mostayal (1.304 m.), una preciosa, altiva y popular montaña donde muere la Sierra de l' Aramu.

No dejar de admirar los dos ilustrísimos árboles de Bermiegu: el impresionante rebollu, más antiguo que la propia aldea, y por supuesto, el deslumbrante teixu de Bermiegu, a decir de muchos, el más viejo de toda Europa, ubicado en un paraje de excepción junto a la aldea.

Accesos: Bermiegu ( 2h 15 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    2010.eko martxoak 22a

    La Alrúa naval es incorrecto. El verdadero nombre de esta preciosa cima es La Airúa Naval, Prau la Airua o Bremonde, como más apetezca, pues con todos estos nombres es conocido.

    La ascension desde Bermiegu, tras visitar su descomunal teixo y su no menos gigante rebollu, es sencillísima, acompañada de paisajes de ensueño en todo momento. El viernes en la cima sentimos envidia de los caballos que por allí pastan libremente. muy recomendable este Bremonde.