Gora

Cuitu Romiru (1.055 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2015/03/24
Aldatze data
2016/10/17
13

El macizo de Monsacro es un notable apéndice nororiental de la Sierra de Aramo, a la que se une a través del collado de Viapará (667 m), paso de la carretera local RI-5/MO-1, que une las localidades de La Vega (capital del Concejo de Riosa) y Santa Eulalia (capital del Concejo de Morcín); en Viapará se inicia la empinada carreteruca por donde discurre la mítica ascensión ciclista a L'Angliru. Encajado entre los cauces de los ríos Morcín (W), Riosa (E) y el propio Nalón (N), se trata de un pequeño macizo fuertemente individualizado, de airoso perfil y visible desde la propia capital del Principado, de cuya singular Catedral gótica y su famosa Cámara Santa (siglo IX, Patrimonio de la Humanidad junto con el resto de construcciones prerrománicas asturianas) dista apenas 12 km en línea recta.

Monsacro y la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo guardan una estrecha relación forjada desde la Alta Edad Media, época en la que los límites entre la historia, la leyenda y la tradición popular no son demasiado diáfanos. Parece que el rey astur Alfonso II el Casto (791-842), biznieto de Don Pelayo y con ascendencia alavesa por parte de su madre Munia, ordena construir en Oviedo el casi desaparecido palacio donde se alberga la Cámara Santa, espacio destinado a custodiar, entre otros tesoros, las reliquias cristianas que se habrían trasladado desde la Corte de Toledo hasta las alturas del Monsacro en algún momento a partir de la batalla de Guadalete (711), que marcó el final del Reino Visigodo y el principio de la dominación árabe en la Península Ibérica.

La tradición señala que, hasta su traslado a Oviedo, el arca de las reliquias permaneció oculta en el Pozo de Santo Toribio, bajo el altar hueco de la actual ermita octogonal de Santiago o de Nuestra Señora de Monsacro, por cierto, otra virgen negra, como las de Montserrat, Guadalupe, Peña de Francia, Candelaria, Uxué, y tantas otras (posibles huellas templarias). Algunas teorías relacionan el pozo de Santo Toribio con una posible cámara dolménica sobre la que se construiría posteriormente la ermita octogonal, en un afán de cristianizar un enclave con fuerte implantación de cultos paganos previos, como parece sugerir la existencia en la zona de túmulos de la Edad de Bronce o el propio topónimo Mons Sacer/Monsacro, presumiblemente acuñado en época romana. Las dos ermitas del Monsacro, la Magdalena y Santiago, parecen tener origen románico (siglo XIII) y están declaradas Monumento Histórico Artístico desde 1992.

Dejando a un lado aspectos mágicos, sagrados y telúricos, desde un punto de vista estrictamente montañero el pequeño macizo de Monsacro presenta seis cimas más o menos diferenciadas, aunque de toponimia algo confusa: Llanu Villar de Arriba (1057 m), techo del macizo y con buzón erróneo que la nombra como "La Fayona"; Cuitu Romiru o Rumiru (1055 m), que ostenta los restos del vértice geodésico denominado "Monsacro" y un buzón con el mismo nombre; La Fayona (1020 m), modesta cota con placa y buzón deteriorado; Picu Marieyu (985 m), cima anecdótica sin señalar, al este del collado La Muezca; Picu La Granda (937 m), degradado por una torre de alta tensión en su cima; y Cantu La Sierra (914 m), sobre el Collado Entrepeñes, poco visitado pero de excepcional panorámica.

Montaña de visita imprescindible por sus valores naturales, estéticos y culturales, hay que lamentar no obstante el brutal impacto ambiental de una línea eléctrica que cruza el macizo sin ninguna consideración, además de la sempiterna y contaminante columna de humo que emite la cercana central térmica de Soto de Ribera, más la amenaza de un demencial proyecto de teleférico con fines turísticos, afortunadamente aparcado de momento; a otra escala, y por tanto mucho más sencillo de corregir, la irreverente decoración, absolutamente fuera de lugar en un espacio natural, del viacrucis que jalona la ruta al Mayau les Capilles desde Los Llanos.

Las rutas tradicionales de ascenso parten, desde el NE, de La Collada (395 m) por el Mayau les Capilles, y desde el SW, más directa a las cumbres principales, desde Viapará (687 m), por sendos caminos al Collado La Muezca (965 m, entre Picu Marieyu y La Fayona) o por la canal de Vallina Monxa (1021 m, entre Llanu Villar y Cuitu Romiru). La ruta desde la aldea de Los Llanos (590 m), que describimos aquí, es quizás algo menos montañera, pero más fácil de seguir, especialmente en situaciones de climatología adversa.

Desde Los Llanos

La aldea de Los Llanos, perteneciente a la parroquia de La Foz (Concejo de Morcín), se alcanza tras 3 km de empinado ascenso por la MO-4, ramal que nace a la derecha de la AS-231 (Peñamiel-Pola de Lena por Riosa) al final del propio pueblo de La Foz.

Desde la plazoleta (590 m) acondicionada para el giro de los vehículos que acceden al pueblo, tomar el Camino el Cintu, una pista señalizada "A les Capilles todo p'arriba", que traspone una portilla de madera y continúa sin confusión posible, con tramos de fuerte pendiente, enlazando las torres de una agresiva línea de alta tensión, hasta suavizarse al alcanzar la Vega el Pozu, al pie del Cantu La Sierra (914 m).

Cruza la vega y en dos o tres lazadas se asoma en un collado al sur del Picu La Granda (937 m) al espectáculo del Mayau (Majada) les Capilles, una verde campera con una lagunilla, un par de cabañas, la ermita de La Magdalena asomada al canto de la vega, con Oviedo y el monte Naranco (637 m) como telón de fondo y, recostada al abrigo del monte, la ermita de Santiago, a donde llegamos por un pedregoso sendero a media ladera.

Por encima de la curiosa ermita, una trocha punteada de amarillo asciende hasta una horcada entre La Fayona y Cuitu Romiru (1.055 m), cuya cima se alcanza en breve por terreno cómodo.

Accesos: Los Llanos (1h 15 min); La Collada (1h 30 min); Area recreativa de Viapará (1h 15 min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak