Gora

Bonés (1.608 m)

remove-icon
Fernando Sobrevilla Caso
Sarrera data
2014/04/04
Aldatze data
2014/04/04
4
Ubicada al N. de la localidad oscense de Arguis, la Sierra de Bonés, como el resto de las sierras prepirenaicas exteriores, se encuentra en una zona de transición entre la depresión del Ebro y los Pirineos. Existe un fuerte contraste entre las vertientes N. y S. de esta sierra, ya que la solana se halla poblada por un quejigar y la umbría por un bosque mixto de haya y pino silvestre, así como las praderas que se encuentran en la cabecera del Flumen, mientras que la cima la dominan bojes y erizones.

Desde Arguis

En Arguis ( 1.044 m ), partimos de la explanada que se encuentra frente al bar que hay junto a la antigua carretera del Monrepos, la cual seguimos hacia la derecha dirección al túnel de Manzanera, por la que comenzamos a ganar altura ligeramente hasta alcanzar el cruce de la carretera de Rasal que aparece a nuestra izquierda. Obviamos esta carretera, por la que más tarde regresaremos y continuando en ligero ascenso aparece poco después a nuestra izquierda una señalizada senda, donde un poste indicativo nos señala: Sierra de Bonés, Ermita de Santa Magdalena. Tomamos esta mencionada senda, y entre bojes y quejigos nos vamos elevando a media ladera. Mientras a nuestras espaldas tenemos una blanquecina estampa de las Sierras del Águila y Gratal, así, como del embalse de Arguis, nos vamos encontrando algunas pequeñas manchas de nieve que cubren parte de la senda, la cual nos deposita en el lomo de la sierra, donde un poste con una gran placa nos informa sobre esta poco visitada sierra.

Continuamos hacia la izquierda por una senda completamente oculta por la nieve. Aquí, podemos observar el contraste de la vegetación, pues si antes habíamos avanzado entre bojes y quejigos, ahora lo hacemos entre pinos y hayas. El avance sobre la nieve, que prácticamente cubre todo el terreno, se hace algo más lento, pero vamos disfrutando de la excelente estampa invernal que nos ofrece el recorrido. Tras unos 15 min. de agradable y ameno avance, desembocamos en la pista que procede de Mesón Nuevo, donde la vegetación a nuestra derecha pasa a ser de nuevo matorral de bojes, mientras que a la izquierda, siguen siendo los pinos, nuestros fieles acompañantes. Mientras seguimos la nevada pista hacia la izquierda, observamos a nuestra derecha, rodeada de bojes y algo apartada de la pista, la ermita de Santa Magdalena, la cual alcanzamos tras tomar poco más adelante una pista que aparece a nuestra derecha.

La ermita, data de los siglos XVI a XVIII y en la actualidad es usada como refugio de pastores. En su interior observamos una cama plegable, una pequeña mesa y un destartalado y pequeño armario. Tras la visita a esta pequeña ermita, reanudamos la marcha volviendo a la pista que habíamos traído, y siguiéndola hacia la derecha, la vamos recorriendo hasta llegar a la base de una loma que tenemos enfrente, donde abandonamos la misma para elevarnos campo a través entre vegetación compuesta por bojes, erizones y dispersos pinos de escaso porte.

El sol comienza hacer mella sobre la nieve, y esta comienza a estar algo blanducha, por lo que el avance resulta algo penoso, pero poco a poco, vamos avanzando hasta alcanzar el lomo cimero de Bones. Con vistas al frente, de la cresta que se dirige al vértice del Presín, y que luego en parte recorreremos, giramos a la izquierda para elevarnos en moderada pendiente entre nieve y dispersos erizones, alcanzando poco después un gran hito cercano a la cumbre ( 1.570 m ). El punto más elevado se encuentra al SE de este lugar ( 1.608 m ).

Tras disfrutar de las vistas sobre el Monte Peiro, Peña Gratal, Pico de La Calma, Pico del Águila, Tozal de Guara y los nevados y blancos Pirineos, iniciamos el descenso hasta alcanzar el punto en el cual habíamos alcanzado anteriormente el lomo cimero, giramos a la izquierda, para ir descendiendo entre blanda nieve y vegetación compuesta por pinos y dispersos bojes y erizones, hasta llegar al cordal del Presin. La nieve desaparece prácticamente, y entre bojes y erizones vamos siguiendo el suave cordal, hasta llegar al Collado de Presín ( 1.398 m), donde un hito nos señala a nuestra izquierda el inicio de una descendente senda. Tomamos dicha senda y entre abundante vegetación, compuesta principalmente por bojes y quejigos, vamos perdiendo altura, teniendo a nuestras espaldas unas soberbias vistas sobre el Valle de Rasal, y que nos deposita en la Collada Barza (1.127 m), junto a la carretera que se dirige a Rasal y Bentue de Rasal. Dejamos a la derecha el tramo que se dirige a las citadas localidades, y siguiendo hacia la izquierda vamos llaneando con vistas al frente del Pico de La Calma, y posteriormente la Sierra del Águila, hasta alcanzar el cruce que a primeras horas de la mañana habíamos rebasado, donde giramos a la derecha para seguir ya el tramo de carretera que nos deposita en la localidad de Arguis, de donde habíamos partido.

Accesos: Arguis ( 2h 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak