Gora

Puig D´ Alaró (821 m)

remove-icon
Txomin Uriarte
Sarrera data
2014/01/08
Aldatze data
2016/04/03
4

Las siluetas casi simétricas del Puig d'Alaró de 822 metros de altura y la del Puig de s'Alcadena de 816, situados uno frente al otro, son la imagen más característica del municipio de Alaró y una de las más singulares de Mallorca.

El Castillo de Alaró, ubicado sobre la cumbre de la montaña del mismo nombre, es una antigua fortificación existente desde la época musulmana, con vestigios que vienen de la época talayótica. El Puig d'Alaró, extraordinario mirador de la comarca de Es Pla, de las bahías de Palma y Alcúdia y de la Serra de Tramuntana, también acoge desde el siglo XVII el Santuario de la Mare de Déu del Refugi y una hospedería.

La historia del Castillo de Alaró, considerado inexpugnable, está íntimamente ligada a la gesta legendaria protagonizada por Guillem Cabrit y Guillem Bassa, personajes que murieron quemados en el siglo XIII, después de defender encarnizadamente la fortificación, al mantenerse fieles a Jaime II de Mallorca y oponerse a la ocupación de la isla por Alfonso II de Cataluña y Aragón. Calaron tanto en conciencia popular que han sido honrados como santos por lo isleños, habiendo intervenido terminantemente en varias ocasiones la jerarquía eclesiástica para oponerse a tal devoción.

Hay dos formas de acceder al Puig d´Alaró: una es por el N, desde Orient, y la otra es por el S, desde Alaró.

Desde Orient

Partiendo de Orient por la carretera PM 210, que va de Bunyola a Alaró, al cabo de unos 2 km, se llega a las casas de Son Bernadàs Vell, hoy convertidas en hotel, l’Hermitage. Continuamos unos doscientos metros hasta las casas de Son Bernadàs Nou. Por allí buscamos el aparcamiento y empezamos a andar, a la derecha de la carretera, atravesando una barrera metálica (500 m). Estamos en la font d’en Tries. Un camino de carro pasa por encima de la fuente y avanza por la ladera norte del puig de Can Llenderina (772 m), rodeado de olivos. Pronto se convierte en camino de herradura y va ganando altura. Abajo, a nuestra izquierda, podemos contemplar las casas de Ca les Bieles y frente a nosotros, el penyal dels Corbs (659 m), con sus paredes de roca. El sendero es irregular y salva algún tramo de rocas. Después de dibujar un zigzagueo, llega a un portillo (20 min).

A partir del portillo la pendiente se acentúa. Dejamos a la izquierda una torrentera y subimos por un camino que alterna tramos empedrados con otros tomados por las raíces de los pinos. Superamos un nuevo portillo y poco después enlazamos con un camino de carro. Seguimos por la derecha y llegamos al pla del Pouet, un pequeño llano situado a 707 metros de altitud, un col que separa el puig de can Llenderina de las peñas del puig d’Alaró. En este lugar se acaba el camino para los vehículos que vienen de las casas del Verger y de Alaró, por lo que suele estar concurrido en fines de semana y festivos.

Cruzamos el pla del Pouet y tomamos, a la izquierda, según el sentido de nuestra llegada, el camino que nos conducirá hasta el castillo. Subimos por un camino escalonado y enseguida llegamos a uno de los puntos más significativos de este primer tramo, l’Estret, una especie de portillo entre las imponentes rocas. Seguimos avanzando y obtenemos por nuestra derecha las primeras vistas del pueblo de Alaró y, más cercanas, de las casas del Verger.

En pocos minutos desde que salimos del pla del Pouet enlazamos con el camino viejo que sube al castillo desde Alaró, En el cruce, giramos a la izquierda y encaramos la última subida por un camino empedrado y escalonado, bajo las peñas, que nos deja delante de la puerta de la antemuralla del castillo (1,00). En 10 minutos estaremos en la cima del Puig d´Alaró (821 m)

Vale la pena entretenerse en hacer allí despacio un recorrido por la historia medieval de Mallorca: murallas, mirador de l´Orengar, aljibes, torre del Constipador, oratorio de la Virgen del Refugio, hospedería,… sin olvidar la visita a la cueva de Sant Antoni , en el extremo oriental de la meseta.

Desde Alaró

Partiendo de la población de Alaró hay 12 km hasta el castell. Empezando por la carretera de Orient, que se abandona en seguida, se sube por una carretera local, bastante mal asfaltada, dejando de lado los predios de Son Curt y Son Penyaflor, hasta la posesión de Es Verger, donde hay un buen restaurante, habitualmente muy concurrido. En este punto se inicia la excursión a pie hasta la pequeña explanada de Es Pouet donde empieza el antiguo camino, en gran parte empedrado, que forma parte de la red de “rutas de piedra en seco”.

El camino, señalado como GR-221-G, sube por entre olivos y pinos, al pie de los acantilados de color rojizo, es “la sangre derramada de los musulmanes que defendían el castell”, según la leyenda, ganando en seguida altura, hasta llegar al portal del primer lienzo de murallas.

Hay una travesía clásica que consiste en subir desde Orient y bajar a comer al restaurante de Es Vergers, para terminar en Alaró.

Accesos: Orient (hotel L´Hermitage) (1h 10 min); Alaró (restaurante Es Verger) (40 min).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak