Gora

Torre de Salinas (2447 m)

remove-icon
David Atela
remove-icon
Javier Urrutia
Sarrera data
2008/03/26
Aldatze data
2020/08/09
23

Historia

Obviamente que pudieron ser otros los primeros en poner los pies en la cima de esta torre pero se trata de una de las primeras ascensiones verdaderamente documentadas en los Picos de Europa, en un tiempo en el que era considerada, por algunos, la más alta de estas montañas. Lejos de la realidad, desde su cima se descubre el Llambrión y el Torre Cerredo, e incluso otras cimas más elevadas, como bien puedo verificar durante la primera ascensión D. Casiano de Prado en el año 1853,  que se hizo acompañar por los geólogos franceses Verneuil, Lorière y del un pastor de Portilla de la Reina que ejerció de guía.

Desde el puerto de Pandetrave, Vía Normal (F)

Sigue la ruta original seguida por Casiano de Prado en 1853, para lo cual se hizo acompañar por Verneuil, Lorière y un guía de Portilla de la Reina.

En el Puerto de Pandetrave (1560 m), y nada más entrar en la vertiente de Valdeón, surge a la derecha una pequeña vaguada recorrida por el comienzo de una pista con limitación de tránsito desde el primer momento. La pista entra a dominar el valle de la Reina, donde quedará a nuestra derecha una majada abierta aunque algo precaria (5 minutos a pie), y luego vuelve a la izquierda sobre la vertiente de Valdeón a medida que cruza una media ladera de muy suave ascenso al pie de la divisoria herbosa que enlaza la Cordillera Cantábrica con el Macizo Central de los Picos de Europa. Se pasa junto a una fuente con abrevadero (1725 m)(0,40) y transitamos un buen trecho a media ladera, hasta un marcado repecho que ofrece una doble curva muy inmediata para alcanzar el paso de la horcada de Valcavao (1790 m)(1,00), en plena divisoria y paso hacia Fuente Dé.

Antes de coronar el paso, una bifurcación a la izquierda (cartel) da acceso al ramal que continúa cabalgando en las inmediaciones de la divisoria hasta el descenso sobre la estrecha collada del Cebón de Remoña (1775 m)(1,20), final de pista al pie del inequívoco resalte donde se inician los Picos de Europa. 

Sobre el contrafuerte opuesto al de la pista que va al Cabén de Remoña (1775 m) surge un camino amplio en suave ascenso que pronto entra a la derecha entre el brezal (vertiente de Fuente Dé) y gira la loma (izquierda) hasta una zona de campas (1820 m) al pie del resalte calcáreo de los Picos. Hay una fuente con abrevadero a nuestra derecha, y un poco por encima pasa (travesía hacia la derecha, marcas PR) el camino de la canal de Pedabejo. Sin embargo, hay otra opción que surge a la izquierda a la altura de la fuente, confusa entre el prado (NNE, sube hacia la gravera) y que luego se marca a modo de sendero hollado entre el pedregal: es la senda de las Traviesas de Pedabejo.

Por la canal de Pedabejo: El sendero cruza en horizontal la campera hacia nuestra derecha para alcanzar el umbral donde se rompe la pendiente sobre la vaguada que acoge la majada de Pedabejo. Entonces se ciñe a la esquina izquierda para así perder la menor altura posible, en balcón sobre ese valle, a la vez que avanza (ENE, cruza la ladera hacia la derecha) rumbo a la entrada inferior de la canal de Pedabejo.

Un poste indicador señala el punto inferior del camino, en el cruce donde enlaza la senda que procede de la majada de Pedabejo (1780 m). Alto de la canal de Pedabejo (2030 m).

Por la traviesas de Pedabejo: Cruzamos la campera en ascenso hacia nuestra derecha (NNE) y así alcanzamos una traza en la gravera que es base de una canal dibujada a la derecha en la montaña que tenemos sobre nosotros. Subimos por ella, en pequeños quiebros de la traza, y remontamos (NE) el corredor hasta que se bloquea en roquedo. Hay unos pasos en roca hacia la derecha (I) que nos elevan sobre el hombro a ese lado, desde donde se cruza a la derecha sobre otro contrafuerte en balcón más hacia ese lado, y que remontamos sobre otra canal colgada encima de nosotros.

Cruzamos esa canal, de nuevo hacia la derecha, y salimos encima y más a ese lado sobre una ladera herbosa, con zócalos de roca, que se atraviesa en balcón sobre la canal de Pedabejo. Culminaremos un último contrafuerte que da lugar a una breve bajada sobre el punto de unión de caminos comentado en la otra ruta, muy cercano al alto de la canal de Pedabejo (2030 m).

Nada más alcanzar la hoyada que pone fin a la Canal de Pedabejo (2025 m)(2,30), unos metros antes de culminar el punto más elevado del collado y en la unión entre el camino que recorre el fondo de la canal y el atajo de las Traviesas de Pedabejo, surge a la izquierda una traza sobre la margen derecha de esa hoyada W, hitos) y que empieza a remontar la vaguada que hace de cabecera de la citada hoya. Avanzamos limitados entre la arista Sudeste de la Torre de Salinas (izquierda) y un contrafuerte poco definido (derecha) que un poco más arriba va a ofrecer una meseta rocosa sobre la que debernos alzarnos. Recorremos a nuestra derecha este páramo para abordar la ascensión de una canal que ofrece una gravera en su base con marcada huella de paso. Esta canal no es aquella donde nace la vaguada que hemos venido recorriendo desde el collado, sino un segundo corredor ubicado más a la derecha y que ya no cae sobre la citada vaguada. Ganaremos altura (I, fuerte inclinación) sobre el fondo de la canal, con tendencia más arriba a las laderas que se desprenden de la cresta Sudeste de Salinas (izquierda). Hay dos líneas de hitos que permiten ascender sobre esta rampa (I, mínima trepada, expuesto con nieve) para alcanzar finalmente la zona superior de la arista Sudeste en el punto en que enlaza con la montaña un marcado corredor que se dibuja a nuestra vera (2350 m)(3,30). Progresamos (NNW) sobre la arista con ayuda de una canaleta que se dibuja en paralelo a nuestra izquierda, y luego por el mismo filo (I) para así culminar una primera cota.

Contorneamos esa cima por el lado Sur para bajar a la brecha donde asoma el espeluznante corredor Norte, y subimos por la otra margen hasta culminar la cumbre de la Torre de Salinas (2447 m)(F)(3,45).

Desde Santa Marina de Valdeón (F)

Variante del itinerario precedente con el cual se enlaza en el Cabén de Remoña (1775 m) para seguir la vía normal hasta la cumbre.

En el acceso superior a San Marina de Valdeón (1200 m) surge un camino frente a una parada de autobús que enfila hacia la montaña (cartel). Se cruza una primera riega y ascendemos entre prado y matorral (E) hasta encontrarnos con la revuelta de la carretera de Pandetrave, que salvamos primero por un paso inferior y luego sobre la propia carretera. En este punto (1370 m)(cartel) entramos sobre otra riega que de inmediato cruzamos hacia la derecha para subir sobre una vaguada lateral entre bosque abierto (ESE, atención a las balizas PR, el camino se pierde en este tramo).

Luego ascendemos sobre la ladera un poco a la izquierda en dirección a la montaña (E), y al entrar de nuevo en el bosque (izquierda, balizas PR) la senda ya se atisba perfectamente y describe un trazado a izquierda y derecha en la fuerte pendiente boscosa. Salimos sobre campera con menor inclinación y seguimos una vaguada que alcanza (ENE, prado y matorral) un abrevadero, importan-te referencia, Torcemos a la izquierda, sobre una senda que se interna hacia ese lado (N) en la ladera de brezal y que, tras un tramo casi plano, empieza a ganar altura con un trazado exquisito (NE, este tramo resulta ciclable en descenso) que nos eleva en la ladera rumbo el más septentrional de los pasos en la divisoria que tenemos encima. Alcanzamos la pista (cartel) unos metros antes del Cabén de Remoña (1775 m)(1,30).

Se sigue por el itinerario precedente para coronar la Torre de Salinas (2447 m)(F)(3,45). 

Arista SE (PD-)

Elegante filo de arista, estrecho, expuesto y de cómoda aproximación. Cabalga en un gran ambiente sobre el valle de Valdeón, y merma luego un poco debido a le mayor anchura de le cresta, una vez que confluye con la vía normal. Salvo el paso inicial, la trepada resulta sencilla.

Avanzamos (W) sobre la margen derecha de la vaguada que pone fin a la canal de Pedabejo (2025 m)(2,30), al igual que en la vía normal de la Torre de Salinas, pero ahora nos acercamos en lo posible al pie de la cresta SE de la montaña, que deberemos alcanzar mediante una canaleta de piedras sueltes (SW) que nos emplaza sobre su filo justo al pie de un resalte característico (2160 m).

Ahora es posible soslayar el resalte que nos ofrece la cresta mediante unas laderas inclinadas a nuestra derecha que permitirán retomar por encima la divisoria (I, hierba y roca). Sin embargo, es interesante abordar el paso sobre el filo, que presenta un muro del que saldremos algo a la izquierda (II+) sobre una zona menos pronunciada, y que luego abre paso a la derecha (vertiente de Liordes, cordino para rápel) en la continuación del recorrido. Después se culmina un trecho casi horizontal de la cresta (pasos I+) que es previo al enlace con una canaleta descompuesta que nos llega desde el lado de Liordes (2240 m) va a indicarnos el comienzo de un prolongado espolón que enfila algo más a la derecha (NW), hacia la zona somitaI de la montaña. Trepamos a plena cresta (II-, I, aéreo en descenso) en pasos bastante expuestos sobre las inclinadas laderas que miran a Valdeón (con nieve fresca, escalada invernal). Aparece finalmente un muro algo más vertical (II), última dificultad previa a la cómoda rampa sobre la que se corona la cota anterior a la brecha por donde nos llega el trazado de la vía normal (2350 m). Siguiendo por ella se llega a la cima de la Torre de Salinas (2447 m)(PD-)(4,00).

Vía Casiopea (MD-)

La cara NE se presenta vertical y compacta a lo largo de sus 300 m. de altura, permitiendo una de las escaladas clásicas más bellas de los Picos. La primera ascensión fue efectuada en 1978 por Javier Alonso, Jesús María San Cristóbal y José Carlos Tamayo.

La tiene de inicio en una gruta y ataca el pilar NE, escalando la pared de su lado izquierdo (V+) para alcanzar su cúspide. Entonces nos elevamos por una grieta (IV+) que termina en la arista (V-) que conduce a la cima de la Torre de Salinas (2447 m)(MD-).

Accesos: Fuente Dé (4h); Collado Pandetrave (3h 30 min).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    2009.eko irailak 28a

    El sábado se nos echó la noche bajando los 6 kms. de pista hasta Pandetrave. Un mar de nieblas iluminado por la luna y el emotivo berrear de los ciervos hicieron de la marcha un momento mágico.

    UNOS APUNTES:  Nosotr@s ascendimos por la cara E, siguiendo las explicaciones del libro sobre Picos de David Atela (Editorial Sua), siendo esta la vía más fácil para la Torre de Salinas. David Atela la clasifica de F (I grado); en nuestra opinión, sin entrar en este tipo de catalogaciones, y diciendo de antemano que no es una ascensión difícil, nos parece más impresionante que otras ascensiones catalogadas con el mismo grado...

    Desde el Puerto de Pandetrave, seis kms. de pista suaves hasta el Cabén de Remoña (2009, acceso prohibido a vehículos no autorizados). Tras la empinada senda que nos deja en el colladito a 2030 mts., descendemos hacia las Vegas de Liordes unos metros, y en breve cogemos unos hitos a la izda. Más arriba nos espera una pedriza empinadísima, pero con paciencia la superamos.

    El resto de la ascensión es fácil, aunque muy tiesa y envueltos en un gran ambiente que puede impresionar (no asustar) a los menos acostumbrados a estos terrenos de cabras. Tras la pedriza, un giro a la izquierda y posteriormente a la derecha nos llevan a la fácil cresta (hitos). Ojo en la bajada, si queremos bajar por el mismo sitio, porque en algún punto aparecen unos hitos que no sé por donde nos llevarán.